Lentejas con salsa de almendra

6 Comentarios


Como aún no hace mucho calorcito por aquí por Valencia, os propongo un plato fácil y diferente a las recetas tradicionales de legumbres. Esta receta la hacía mi madre cuando yo era pequeña y la he adaptado para la thermo. Son unas lentejas enriquecidas con un picadillo de almendra, ajo, perejil y pan frito. Las llamaba, lentejas en salsa.

Este picadillo hace que salgan un poco más espesas, pero eso también dependerá de la cantidad de agua que le añadamos. El picadillo le confiere a la receta un sabor un poco diferente y son totalmente vegetarianas. Ya veréis como yo en mi blog no abuso de muchas grasas, y tampoco le pongo mucho aceite, por lo tanto es decisión vuestra modificar las recetas a vuestro gusto. 

Espero que os gusten.


Ingredientes

Picadillo

- 3 dientes de ajo pelados
- 20 g de pan 
- una pizca de perejil
- 20 g de almendras peladas y crudas 

Lentejas

- 280 g de lentejas pardinas 
-  40 g de aceite
- 20 g de tomate 
- 80 g de cebolla 
- 1 hoja de laurel 
- 10 dientes de ajo sin pelar
- 10 g de patata 
- 60 g de zanahoria 
- 1 cucharadita de café de pimentón dulce 
- 3 huevos duros
- 700 g de agua 

Preparación en TMX

- Poner las lentejas a remojo en agua la noche anterior, lavarlas y escurrirlas. Cocer los huevos en un cazo diez minutos hasta que estén duros o aprovechar el calor al cocer las lentejas y cocerlos en el recipiente varoma.

Preparar el picadillo.

- Poner en el vaso los ajos y las almendras. Programar 5 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda. Si vemos que no se ha dorado, programamos unos minutos más.

- Añadir el pan troceado pequeño y el perejil y programar 5 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Triturar unos segundos a velocidad 7. Si no nos importa notar la almendra al comer las lentejas, es suficiente con unos segundos, si preferimos que casi no se note, triturar más tiempo.

- Añadir el resto de los ingredientes y la sal.

- Añadir el agua. Dependiendo si nos gustan más espesas o no, rectificaremos en próximas ocasiones la cantidad de agua.

- Cocer 30 minutos, 100º, velocidad 100º, giro a la izquierda. Si vemos que hierve mucho y las queremos un poco más espesas, podemos poner el cestillo sobre el cubilete.

Servir con los huevos duros en rodajas.

Bon profit!

6 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Pain aux oeufs

8 Comentarios


Esto de la Thermomix es un vicio. Yo ya tenía la tmx 21 y la usaba especialmente para hacer pan; por lo tanto, no es una novedad para mí, el amasar, y el olor a pan por toda la casa. Pero desde que tengo el blog, me han entrado ganas de investigar más. Me he encontrado por Facebook con gente que hace unos panes espectaculares y eso aún me ha motivado más.

El de hoy es un pan con sabor a «brioche», le he quitado mantequilla a la receta porque no quería que fuera muy pesado de comer. A mí no me gusta mucho abusar de la mantequilla, si lo puedo evitar. Así y todo, para mi gusto, todavía lleva demasiada.

Es importante, para esta cantidad de harina, que el molde sea grande. Espero que os guste.

Ingredientes

- 250g de leche
- 25g de levadura fresca
- 500g de harina
- 1 + 1/2 cucharadita de sal
- 30g de mantequilla
- 2 huevos

Utensilios

- 1 molde de cake grande

Preparación

- Precalentar el horno a 50º.

- Poner la leche y la levadura en el vaso y programar 3 min 37°, velocidad 1.

- Añadir la harina, los huevos, la mantequilla cortada en trocitos y la sal. Programar velocidad espiga 2 min.

- Vaciar la pasta, amasarla un poco y darle forma de rulo. Meterla en el molde y hacerle un corte profundo con un cuchillo. Si no lo hacemos bien, el pan no crecerá bien.

- Dejar que la masa leude unos 30 min en el horno precalentado a 50º.

- Pintar con huevo batido o con aceite de oliva la superficie del pan

- Cocer el pan a 180º durante una media hora. Si nos gusta más dorado, dejarlo unos minutos más.

Nota: Esta receta se puede hacer también añadiendo al pan 2 cucharaditas de azúcar o 3. Yo lo prefiero sin azúcar cuando lo hago de molde y con él si hago pequeños bollitos.

Bon profit!

8 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Caballa en escabeche naranja-limón

3 Comentarios


Hoy vuelve a llover. Ayer fui al mercado y encontré a muy buen precio la caballa fresca. Como más me gusta es en escabeche y como compré otro tipo de pescados, decidí probar una receta nueva. Revisé mi recetario y añadí un poco de imaginación y éste es el resultado. 
Ingredientes

- Caballas 2 o 3 según tamaño
- 200 g de cebolla
- 16 dientes de ajo
- 2 hojas de laurel 
- 100 g de vino blanco
- 60 g de zanahoria en rodajas finas
- una pizca de azafrán en hebras
- 1 palo de canela en rama
- 1 piel de naranja sin la parte blanca
- 1 piel de limón sin la parte blanca
- 100 g de aceite
- 100 g de vinagre de jerez
- unos granos de pimienta
- sal
- 500 g de agua 

Preparación en TMX

- Triturar la cebolla y el ajo 20 segundos, velocidad 4.

- Poner la caballa en la bandeja varoma a rodajas o en filetes.

- Poner el resto de ingredientes en el vaso, colocar la bandeja varoma encima y programar, 22 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Pescar la caballa de la salsa y limpiarla quitándole las espinas y la piel.

- Dejar macerar en la salsa en la nevera. Es mejor comerla de un día para otro.

Bon profit! 

3 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Mermelada de manzana verde a la miel

5 Comentarios


Esta es una mermelada elaborada tras la realización de La tarta fina de manzanas a la mantequilla de miel, es una mermelada de aprovechamiento. Si la queremos preparar, sin hacer la tarta, pesaremos los ingredientes y añadiremos una cucharadita de miel y un chorrito de ron de miel o de calvados. Si la elaboramos tras hacer la tarta, como las cáscaras de manzana se han cocido con la miel y no queremos que la mermelada esté demasiado dulce, reduciremos la cantidad de azúcar

Pesar los restos de pieles y de manzana pelada y completar el peso con pera o más manzana. Poner la misma cantidad de azúcar si la queremos muy dulce o reducir la cantidad en el caso contrario. A mí me quedó de la siguiente manera:


Ingredientes

- 140 g de piel de manzana verde Granny Smith
- 250 g de restos de pulpa de manzana
Total 390 g
- 100 g de pera
- 400 g de azúcar 

Preparación

-Triturar durante 10 seg. Velocidades 5 a 10.

- Cocer 30 min. 100º.

- Cuando falten 10 min. Poner el cestillo encima para que evapore mejor.

Si queremos que quede más espesa, cuando falten 2 min. cocer a temperatura varoma. Envasar en tarros esterilizados y conservar en sitio fresco. 

Bon profit!

5 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Tarta fina de manzana a la mantequilla de miel

13 Comentarios


El viernes 11 de marzo llovía a cántaros en Valencia. Me animé y decidí meterme en la cocina. Esto del blog motiva mucho. Busqué en Wikipedia algo de información sobre la manzana Granny Smith y esto es lo que encontré. 

La Granny Smith o manzana verde de la Abuela Smith es una variedad de manzana creada artificialmente, proveniente de la hibridación entre las especies Malus domestica y M. sylvestris. La primera vez que se tiene conocimiento de ella, es en Australia en 1868, después de que María Ann Smith Sherwood, de quien viene el nombre de "Granny Smith" (Abuela Smith), creara el primer injerto. Más tarde se introdujeron en el Reino Unido, alrededor del año 1935, y en los Estados Unidos en 1972 por Grady Auvil. Además, se pueden encontrar silvestres en Nueva Zelanda.

Las manzanas Granny Smith son de color verde luminoso, aunque algunas pueden tener una piel rosada. Son crujientes, jugosas y ácidas, siendo excelentes tanto para cocinar como para comer crudas. También son fabulosas para las ensaladas porque las rebanadas no se oxidan tan rápido como otros tipos de manzana.En particular, es famosa por ser una de las manzanas más empleadas para la elaboración de tarta de manzana y en general en otros productos de panadería.

Esta tarta la he adaptado de un libro de cocina en francés que me encanta.

Es mi primera tarta del blog. Espero que os guste.
Ingredientes 6-8 Raciones

- 250 g de masa quebrada
- 6 manzanas Granny Smith (las escogí grandecitas y me sobraron)
- zumo de un limón

Para la crema de almendras

- 30 g de azúcar
- 30 g de mantequilla ablandada
- 50 g de almendras molidas tamizadas
- ½ huevo batido
- 3 cucharadas de nata 

Para la mantequilla de miel

- 45 g de mantequilla
- 1 y ½ cucharadas de calvados (yo he utilizado ron miel, un ron elaborado en Canarias)
- 3 cucharadas de vino blanco seco

Preparación en TMX

- Precalentar el horno a 200º.

- Moler la almendra 2 minutos, velocidad 7.

- Preparar la masa quebrada (libro thermomix) o usar una comprada. 

- Forrar un molde acanalado con la masa y dejar en la nevera.

Crema de almendras

- Poco a poco añadir la almendra molida y el huevo batido

- Mezclar 7 segundos, velocidad 4.

- Bajar la mezcla con la espátula y batir 4 segundos, velocidad 4.

- Con la ayuda de una lengua de gato retirar la crema del vaso y reservar en un bol.

- Pelar las manzanas. Reservar las cáscaras.

- Quitarles el corazón y partirlas por la mitad. Rociarlas con zumo de limón para que no ennegrezcan.

- Extender la crema de almendras sobre la masa quebrada. Dejar un poco de crema reservada para usar más tarde.

- Lavar el vaso con agua y secarlo.

- Cortar la manzana en rodajas finas y colocarlas decorativamente formando círculos sobre la crema de almendras.

- Cocinar en horno precalentado a 200º, 30 minutos. Si vemos que la masa se dora demasiado, taparla con papel de aluminio.

- Mezclar el resto de la crema de almendras con 3 cucharadas de nata y mezclar manualmente.

- Cuando la tarta esté cocida, extender la mezcla con un pincel sobre las manzanas.

- Meter la tarta de nuevo en el horno con el grill encendido y dorar 10 minutos, 200º.

Mantequilla de miel

- Colocar las cáscaras de las manzanas junto con la miel y la mantequilla, el calvados y el vino.

- Triturar 5 segundos, velocidad 7.

- Cocinar 10 minutos, velocidad 1, giro a la izquierda, 90º.

- Colar usando el cestillo y reservar la pulpa de la manzana en un bol.

- Cocer el líquido 15 minutos, velocidad 1, 90º.

Acompañar la tarta con la mantequilla de miel y si lo deseamos podemos elaborar más crema de almendras para decorar.

Con la Thermomix, es común aprovechar restos de verduras o frutas para elaborar mermeladas. Con el fin de utilizar los restos de la piel de la manzana de la mantequilla de miel y los restos de manzanas que nos han sobrado de la tarta, haremos una Mermelada con sabor a miel

Bon profit!









13 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Panecillos de leche, Youtubines

14 Comentarios


Estos panecillos los publiqué en el blog nada más abrirlo, sólo 5 días después. Aunque ya llevaba años horneando y amasando, no sabía demasiadas cosas y no variaba recetas. Vi un vídeo en YouTube que me pareció interesante y me puse a preparar los panecillos. Cuando los publiqué los llamé Youtubines en honor a la receta y adjunté el vídeo original. Con el paso de los años, vuelvo por aquí y compruebo que no funciona ya el enlace del vídeo de estos panes, pero sí que está otro vídeo que también inserté entonces y es divertido. No os confundáis, porque no es el original, es otra receta de pan

Me ha venido genial porque en casi 7 años que hace que los hice, ni me gustaba la receta, ni cómo la preparaba, ni las fotos, por supuesto. Mucha mantequilla, mucha levadura, una forma nada apetecible, una masa más dura que esponjosa… 

Como en el Recetario Mañoso de Otoño 2017, el lema es, Cuéntame cómo empezó y nos piden que actualicemos recetas antiguas, ésta me viene perfecta. Además, era el primer pan publicado, lo merecía. Me he puesto a hornear de nuevo, modificando cantidades para obtener un resultado mucho mejor que en aquellos primeros panecillos publicados. No podía ser nada más que un pan, mi primera aportación al Mañoso en esta nueva edición.

A mi hijo le van perfectos para llevarse cada día uno al colegio y coger fuerzas para trabajar en clase con sus niños. Por eso llevan mantequilla, pero también los podemos hacer con aceite de oliva, teniendo en cuenta, que cambiará el sabor y la textura.

Espero que os guste mi primera aportación, Pilar y Sefa. A todos los que me seguís, también.
Ingredientes 10-12 panecillos

- 300 g de leche templada
- 450 g de harina de fuerza blanca
- 30 g de mantequilla baja en grasa
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharadita de azúcar
- 2 cucharaditas de café de levadura seca de panadería (aproximadamente, 3 g)
*2 placas de horno cubiertas con papel de horno

Antes de empezar…

- Sacar de la nevera la mantequilla para que se atempere. Cortarla en dados.

- Tamizar la harina y la sal.

- Si no tenemos la TMX, templar la leche.

- Cubrir las placas con papel de hornear

- Precalentar el horno a 200º unos minutos antes de hornear. Poner en la base un recipiente con agua.
Preparación en TMX

- Poner en el vaso, la leche y la levadura. Programar, 1 minuto, 37º, velocidad 1.

- Añadir el azúcar, la mantequilla y la mezcla de harina y sal.

- Programar, 6 segundos, velocidad 6. Amasar 3 minutos velocidad espiga. Cuando pase el primer minuto, quitar el cubilete para que la masa se airee. Comprobar si la masa se despega de las pareces y si tiene una textura homogénea y elástica. Si es necesario, añadir un poco de leche o de harina.

- Formar una bola y colocarla en un bol untado con aceite, cubrir el bol con un trozo de film transparente también untado con aceite y colocarlo en un lugar caliente hasta que haya doblado su volumen. El tiempo, dependerá de la temperatura. Yo lo suelo meter dentro del microondas, sólo si no hace calor.

Preparación tradicional

- Tamizar la harina y la sal en un cuenco grande. Incorporar la mantequilla en dados hasta que se integre.

- Mezclar con el azúcar y la levadura y seguir mezclando.

- Formar un hueco en el centro e ir añadiendo la leche templada poco a poco, sin dejar de amasar, hasta obtener una masa de textura blanda.

- Colocar la masa sobre la superficie de trabajo ligeramente espolvoreada con harina y amasar hasta que tenga una textura homogénea y elástica. Si es necesario, añadir un poco de leche o de harina.

- Formar una bola y colocarla en un bol untado con aceite, cubrir el bol con un trozo de film transparente también untado con aceite y colocarlo en un lugar templado hasta que haya doblado su volumen. El tiempo, dependerá de la temperatura. Yo lo suelo meter dentro del microondas, sólo si no hace calor.
Leudado y horneado

- Sacar la masa del bol y colocarla sobre la superficie de trabajo espolvoreada ligeramente con harina. 

- Aplastar la masa para desgasificarla y dividirla en 12 porciones del mismo peso. 

- Formar panecillos alargados de unos 13 cm de longitud y acabados en punta.

- Colocarlos en las bandejas dejando espacio entre ellos.

- Tapar la bandeja con un lienzo especial o un paño ligeramente enharinado para que no se pegue a los panecillos.

- Dejar leudar en un sitio cálido durante una media hora.

- Precalentar el horno a 200º.

- Con una cuchilla especial o un cuchillo bien afilado, hacer un corte transversal en los panecillos y pintarlos con leche.

- Hornear los primeros 5 minutos, calor sólo abajo y 15 minutos más, calor arriba-abajo. El tiempo de horneado dependerá del tipo de horno. En esta ocasión, dejé el recipiente con agua durante toda la cocción.

- Cuando estén dorados y la base suene a hueco, sacarlos del horno y dejarlos sobre una rejilla hasta que se enfríen.

Notas:

- Los panecillos, tienen un ligero gusto a mantequilla. Se puede sustituir perfectamente por aceite, pero normalmente, los panes de leche llevan mantequilla. Yo la utilicé, baja en grasa.

- Si se desea obtener una costra más crujiente, se pueden dejar unos 5 minutos más dentro del horno ya apagado y con la puerta entreabierta. Normalmente suelo hornear panecillos durante 10 minutos, calor abajo, pero en este caso, se quemaba la base demasiado y por eso, aconsejo reducir el tiempo a 5 minutos. Siempre dependerá del tipo de horno que tengamos.

- Mi amiga Pilar Calleja, me ha comentado algo que yo no sabía. Los panes que llevan leche, se doran más rápido, por eso con 5 minutos, calor abajo, es suficiente.

Bon profit!

14 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Sorbete de naranja al Grand Marnier

7 Comentarios


Valencia ya está en Fallas todo un espectáculo de luz, sonido y color. Las Fallas también tienen unos protagonistas culinarios: la paella, como no, no podía faltar. Los valencianos viven la fiesta en la calle. En cada "Casal Fallero" es típico cocinar paellas en el suelo, con leña, con el fin de concursar para ver cuál es la mejor. La ciudad se llena de puestos de churros y del tradicional y típico "buñuelo de calabaza". Yo voy a intentar ser original y os presento una receta fresquita para desempalagarnos de churros, buñuelos y chocolate calentito. Y para darle un toque festivo a este sorbete, lo enriquezco con nuestro producto estrella, la naranja, que en esta época está deliciosa. Y para darle un toque de sabor especial, le añado un poquito de licor de naranja, el Grand Marnier. Espero que os guste.


Ingredientes

Para confitar las naranjas

- 2 naranjas
- 300 g de azúcar
- 150 g de agua

Para el sorbete

- 2 limones pelados sin pepitas ni piel blanca
- 1 naranja pelada sin pepitas 
- 200 g de azúcar 
- 800 g de naranjas peladas, a gajos y congeladas Si es muy difícil de triturar, añadir 50 gr. de agua.
- 1 cubilete de Grand Marnier 

Preparación en TMX

Naranjas confitadas

- Lavar bien y cortar las naranjas en rodajas y sin pelar).

- Ponerlas en el vaso con el agua y el azúcar, 1 hora , 100º giro a la izquierda, velocidad cuchara.

-Sacarlas del vaso , separando la naranja del almíbar. Cortarlas cuando se enfríen en tiras y éstas las volvemos a poner en el vaso y trituramos a velocidad 4, 5 seg.

Para el sorbete

- Con el vaso muy seco, echar el azúcar y pulverizar a velocidad máxima.

- Incorporar el resto de los ingredientes incluido el Grand Marnier y triturar a velocidad máxima, ayudándose con la espátula en movimiento rotativos hacia un lado y otro hasta conseguir una crema de naranja homogénea.

- Añadir la naranja confitada. Envolver con la espátula rápidamente para que no se derrita.

- Servir en copas adornándolo con media rodaja de naranja.

Bon profit!!!

Nota: Haced el sorbete en época de naranjas de calidad y congelarlo en recipientes. En el verano, os encontraréis con la sorpresa de encontrar un sorbete de naranja delicioso.

7 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Coca de pimentó i tomata de mi tía María

11 Comentarios


Hola buenas noches. Siguiendo la ruta gastronómica de mi infancia, no podía faltar un plato muy especial. También me trae recuerdos de meriendas-cenas de verano. Un olor especial que provenía de la cocción en el horno de leña donde mi tía María iba a cocer la coca, en el antiguo barrio de La Vila. En ese barrio nací yo. También se elabora para comerla en la famosa Entrada de moros y cristianos, la música festera y el buen paladar nunca han estado reñidos. Probadla, os encantará, especialmente en el verano, es ideal para una cena informal o una merienda cena.
Ingredientes

Para la masa

- 50 g de aceite de oliva virgen
- 100 g de agua
- 50 g de manteca de cerdo
- 25 g de levadura fresca de panadería (un cubito de los que venden en los supermercados)
- 300 g de harina de fuerza
- 1 cucharadita de sal

Para el relleno

- 2 pimientos rojos grandes
- 1 pimiento verde grande (no italiano)
- 800 g de tomate de lata triturado sin líquido
- 1 calabacín o 2, según tamaño
- 1 cabeza de ajos
- 50 g de aceite.
- sal
- un pellizco de azúcar
Mi pueblo, Ontinyent (València)
Preparación con TMX

Preparar el frito de tomate calabacín y pimiento

- Trocear los ajos, 2 segundos, velocidad 4.

- Trocear los pimientos uno a uno, ya que son grandes, 4 segundos, velocidad 4. Reservar.

- Trocear el calabacín 4 segundos, velocidad 4.

- Poner todo el pimiento en el vaso, añadir el aceite y programar 20 minutos, varoma, giro izquierda, velocidad cuchara. Añadir el calabacín cuando veamos que el pimiento ha recucido su tamaño en el vaso. 

- Programar unos minutos más hasta que veamos que ambas verduras están casi hechas.

- Echar el tomate con el azúcar y programar 40 minutos, varoma, giro a la izquierda, velocidad cuchara (quitar el cubilete y poner el cestillo encima de la tapa para que no salpique.

- Cuando falten 5 minutos añadir una cucharadita de sal. (a mí no me gusta salado).

- Reservar en un colador para que suelte el líquido con el fin de que no moje demasiado la masa de la coca. Si se hace el frito de un día para otro es mejor.

Preparar la masa de la coca

- Poner en el vaso el aceite, el agua y la manteca. Programar 30 segundos, 37º, velocidad 2.

- Añadir la levadura y mezclar durante 5 segundos, velocidad 4.

- Incorporar la harina, la sal y el azúcar. Mezclar 20 segundos, velocidad 6.

- Retirar la masa del vaso e introducirla en una bolsa de plástico, dejándola reposar hasta que doble su volumen. Una media hora dependiendo de la temperatura ambiente.

- Precalentar el horno a 200º.

- Colocar la masa en una lata para horno especial para cocas o en una bandeja de horno previamente engrasada con aceite. Extenderla con las manos, dejándola muy fina.

- Hornear 10 o 12 minutos.

- Sacar del horno, cubrir con el frito de tomate, pimiento y calabacín.

- Introducir 2 o 3 minutos más en el horno.

Preparación tradicional

Preparar el frito de tomate calabacín y pimiento

- Trocear los ajos.

- Trocear los pimientos y el calabacín en trozos no demasiado grandes. Reservar.

- En una olla con tapa poner el aceite y los ajos junto con los pimientos y el calabacín. Comprobar que no se quemen y darle vueltas de cuando en cuando con una cuchara.

- Cuando veamos que ya están un poco hechos, echar el tomate con el azúcar y la sal y dejar sofreír hasta que veamos que el sofrito está en su punto.

- Reservar en un colador para que suelte el líquido con el fin de que no moje demasiado la masa de la coca. Si se hace el frito de un día para otro es mejor.

Preparar la masa de la coca

- Calentar en un cazo el agua, el aceite, el agua y la manteca, dando vueltas con una cuchara hasta que se deshaga y sin que hierva.

- Añadir la levadura desmenuzada y mezclar bien.

- Incorporar la harina, la sal y el azúcar. Mezclar hasta que se forme una masa que no se pegue en las manos.

- Formar una bola con la masa e introducirla en una bolsa de plástico, dejándola reposar hasta que doble su volumen. Una media hora dependiendo de la temperatura ambiente.

- Precalentar el horno a 200º.

- Colocar la masa en una lata para horno especial para cocas o en una bandeja de horno previamente engrasada con aceite. Extenderla con las manos, dejándola muy fina y pincharla con un tenedor.

- Hornear 10 o 12 minutos.

- Sacar del horno, cubrir con el frito de tomate, pimiento y calabacín.

- Introducir 2 o 3 minutos más en el horno.

Bon profit!

11 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Cassola d'arrós al forn d'Ontinyent

11 Comentarios


Por fin me pongo a escribir mi primera receta. Hoy es el día de la mujer trabajadora. Buen día para empezar a publicar en un blog.

Os cuento un poco más acerca de mí. Es importante para que sepáis el origen de algunas de mis recetas. Soy de Ontinyent, un pueblo del sur de la provincia de Valencia, capital de comarca de la Vall d'Albaida, también llamada, la Vall Blanca. Aunque salí de allí con diecisiete años para venirme a estudiar a Valencia y me quedé, me siento de allí y no podría ser yo sin mis recuerdos de la infancia. De esa época me vienen los recuerdos culinarios. El olor a dulces y tortadas de almendra recién hechas para celebrar especialmente los santos de mi padre o mi madre. Los cumpleaños entonces no eran tanta fiesta como ahora.

Y un recuerdo muy especial, el del olor de la Cassola, así es como allí se llama al arroz al horno que está muy bueno. Es un arroz que se hace en la Comunidad Valenciana pero allí tiene el sabor especial que le da la no menos famosa morcila de cebolla, "botifarra de ceba", que es deliciosa. Yo no puedo hacerlo con morcillas de aquí de Valencia, no me sabe igual. Recuerdo a las mujeres llevar la "cassola" a cocer al horno (En Valencia a las panaderías las llamamos "horno" "forn") del barrio antiguo "la Vila", haciendo equilibrios por la calle para que no se vertiera el caldo y el olor a pan recién hecho.

Os pongo la receta y si tenéis alguna duda, no dudéis en escribir.

Este primer plato se lo dedico a mi madre, sé que se emocionará. Como sus "cassoles" no hay otras. Prepararlo de forma tradicional es lo ideal, pero si andamos con prisas, la maquinita nos ayuda.
Ingredientes 3 raciones

- 2 patatas medianas
- 25 g de aceite de oliva virgen extra
- 1 cabeza de ajos
- 2 tomates (uno cortado por la mitad para colocar en la superficie)
- 1/2 pimiento rojo
- sal al gusto
- azafrán en hebra
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 100 gramos de costillas de cerdo
- 100 gramos de panceta
- 1 o 2 morcillas de Ontinyent frescas u oreadas, no secas
- 2 o 3 longanizas de Ontinyent (opcional)
- 500 g de caldo de pollo
- 2 puñados de garbanzos cocidos - 300 g de arroz redondo
- colorante (opcional, yo no le pongo)

Preparación en TMX

- Preparar un caldo de pollo y cocer al mismo tiempo los garbanzos puestos a remojo la noche anterior (se puede preparar con antelación). Reservar.

- Sofreír las patatas en una sartén. Reservar.

- Pesar el arroz y reservar en el cestillo.

- Añadir 1 tomate pelado y cortado y el pimiento. Trocear, 3 segundos, velocidad 4. Con la espátula, bajar los restos de verduras de la tapa y del interior del vaso hacia las cuchillas. Reservar para su posterior utilización.

- Sofreír los ajos en el aceite, 3 minutos, 90º, velocidad 1.

- Poner la mariposa. Sofreír las costillas de cerdo y la panceta durante, 10 minutos 100º, velocidad 1, giro a la izquierda.

- Cuando falten 5 minutos, añadir el tomate y el pimiento.

- Quitar la mariposa. Añadir las hebras de azafrán y el pimentón dulce. Salar a gusto. Añadir el caldo de pollo una vez pesado y cocer 20 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Precalentar el horno a 200º, pero si vamos a utilizar una cazuela de barro, mejor a 230º-250º (ver nota).

- En una cazuela de barro, porcelana, o cristal apto para horno, colocar el arroz bien repartido. Lo tradicional es hacerlo en un recipiente de barro "cassola", tal y como veis en la foto.

- Repartir por encima la carne, los garbanzos, la morcilla o morcillas y las patatas. Medir el caldo por si al cocer ha disminuido y tenemos que añadir un poco más (seguir el truco que pongo al final ). El caldo siempre tiene que estar caliente. Salar y probar para comprobar si está a nuestro gusto.

- Cocer en el horno a 200º, media hora, dependerá del tipo de horno. Si se utiliza una cazuela de barro, tarda más tiempo. Id observando la cocción y si se dora mucho por arriba, cubrid con papel de aluminio o bajad un poco la temperatura.

- Dejar reposar 5 minutos, emplatar y a disfrutar.
Preparación tradicional

- Preparar un caldo de pollo y cocer al mismo tiempo los garbanzos puestos a remojo la noche anterior.

- Sofreír las patatas en una sartén hasta que estén doradas. Reservar.

- Pesar el arroz y reservar.

- Precalentar el horno a 200º, pero si vamos a utilizar una cazuela de barro, mejor a 230º-250º (ver nota).

- Picar el tomate y el pimiento. Reservar.

- Sofreír los ajos en el aceite (necesitaremos un poco más de aceite que con la TMX).

- Sofreír las costillas de cerdo y la panceta hasta que estén bien dorados. Reservar sobre papel de cocina.

- Reducir la cantidad de aceite y sofreír el tomate y el pimiento reservado.

- Añadir las hebras de azafrán y el pimentón dulce, cuidando que no se queme. Añadir el arroz y sofreírlo en la mezcla dándole vueltas con una cuchara de madera.

- El resto, como en el modo TMX.

Notas importantes:

- Este arroz tiene que quedar seco, sin nada de caldo. Yo tengo un truco que es multiplicar la cantidad de arroz por 2 y restarle 100 y el resultado es la cantidad de caldo o agua. Me explico: 300 g de arroz por 2 = 600 - 100= 500 de agua o caldo. Me lo copié de mi madre y funciona.

- Si utilizamos una cazuela de barro, es mejor al principio poner el horno a 230º-250º hasta que el barro haya transmitido bien el calor y el caldo empiece a hervir.

Bon profit!
¡Buen provecho!

Más información.

Venta de embutidos on-line (no tengo comisión ninguna, os pongo varios enlaces que considero que son de calidad y que he encontrado en internet)

http://embotitsontinyent.es
http://www.alforins.com/vinos/art.php?ref=EMB008
http://www.carniceriadonat.es/

Tenéis esta receta reeditada aquí.

11 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.