domingo, 31 de marzo de 2013

Pan integral de avena y masa madre de Las Chachas (TMX / T)



De poco no llego, pero mi participación era imprescindible ya que las 3 hermanas que junto a su madre, crearon su blog hace 1 año, están de celebración. El blog, “Cocinando con las Chachas”, cumple su primer año de recorrido exitoso por el mundo blogueril y lo celebra con un concurso, “Un año cocinando con las Chachasen el que tenemos que elegir una de sus recetas. 

Tuve la suerte de conocerlas gracias a su participación en mi Reto BBSS y las sigo por Facebook pero no todo lo que quisiera.

Me encantó este pan nada más verlo, pero mi sorpresa ha sido probarlo. Está esponjoso y su corteza crujiente lo hace aún más perfecto. Integral con avena, ideal para mi dieta.

A pesar de que he estado todo el domingo mirando y observando los levados y horneado en vez de estar en el campo celebrando la Pascua, os aseguro que ha valido la pena. Lo he cortado aún caliente porque si no, no podía hacer la foto de corte y quería editar y publicar hoy mismo.
Así que receta en un día y bien elaborada. Os aseguro que lo repetiré, incluso con la panificadora.

Ha sido otra excusa para darle más uso a masa madre Kayser la cual ha tenido una semana movidita entre usos y refrescos. Así de contenta estoy yo con estos resultados.

Espero que os guste y gracias a las tres, Vero, Rocío y Mª José.

Un beso y nos vemos que pronto habrá otro reto BBSS.


Ingredientes

- 300 g de harina integral ecológica
- 200 g de harina de fuerza blanca
- 100 g de copos de avena
- 200 g masa madre (la de ellas integral, la mía masa madre Kayser)
- 370 ml de agua mineral
- 10 g de sal (no le he puesto)
- 1 cucharadita de aceite de oliva virgen ecológico
- 1 cucharada de miel (no le he puesto)
* harina tamizada para espolvorear (opcional)

Utensilios

De las Chachas

Panificadora, un banetón o en su defecto un bol grande para que fermente la masa en él, cuchilla o un cuchillo bien afilado, horno (preferiblemente con aire), rejilla para dejar enfriar.

Míos

Thermomix, un bol grande para que fermente la masa en él, papel film aceitado, un bisturí, horno (he puesto calor arriba-abajo), rejilla para dejar enfriar.


Mi preparación en TMX

- Se ponen en el vaso el agua mineral, la miel y el aceite en primer lugar, y después la harina, los copos de avena, la sal y la masa madre.

- Programamos 6 segundos, velocidad 6. Después 5 minutos, velocidad espiga. Cuesta un poco de amasar ya que lleva bastante harina por lo tanto, tendremos que estar pendientes de la máquina. Si vemos que la masa está demasiado blanda, en mi caso puede ser debido a que la masa madre es bastante líquida, añadimos poco a poco harina hasta que veamos que tiene la consistencia adecuada (no se pega pero no queda dura).

- Vertemos la masa en el bol aceitado y tapamos con film aceitado. Dejamos reposar la masa de 2 a 3 horas o hasta que la masa doble su volumen. Yo la he tenido 2 horas y media metida dentro del horno frío.

- Sacamos la masa del bol, amasamos un poco para desgasificar y damos forma en este caso redonda.

- Yo ya la he colocado sobre la rejilla perforada en la que voy a hornear el pan.

- Dejamos reposar de nuevo de hora y media a dos horas. Tapamos bien la masa y evitamos ponerla cerca de corrientes de aire. Yo la cubro con una bolsa grande de plástico que tengo específicamente para cuando hago pan, la pongo en forma de pirámide y de esa forma no entra el aire.

- Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 250º. Antes de llevarla al horno, hacemos unos cortes sobre la superficie del pan para que éste suba homogéneamente y en mi caso, lo he espolvoreado con harina tamizada con un colador.

- Introducir un recipiente con agua en la base del horno.

- Una vez introducido el pan en el horno lo he dejado con calor abajo los primeros 10 minutos, después bajamos la temperatura del horno a 190º y programamos calor arriba-abajo y seguimos horneando unos 50 minutos más aproximadamente. Yo he necesitado sólo 35 minutos. (si hemos optado por dividir la masa en piezas pequeñas deberemos reducir el tiempo de horneado). Sabremos que el pan está perfectamente cocido si al golpear suena como un tambor.

- Es importantísimo dejar enfriar el pan completamente sobre una rejilla antes de abrirlo.


Preparación de las Chachas

- Se ponen en la panificadora el agua, la miel y el aceite en primer lugar, y después la harina, los copos de avena, la sal y la masa madre.

- Encendemos la máquina en el programa masa y dejamos que ella nos haga el trabajo. Este programa suele tardar una hora y media e incluye el primer reposo (si amasamos a mano, dejamos reposar la masa de 2 a 3 horas o hasta que la masa doble su volumen).

- Una vez en este punto, sacamos la masa de la panificadora, damos forma y dejamos reposar de nuevo de hora y media a dos horas en un banetón o en un bol grande que habremos cubierto con un paño de lino bien enharinado. Tapamos bien la masa y evitamos ponerla cerca de corrientes de aire.

- Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 250º y volcamos con mucha suavidad la masa sobre la bandeja de horno. Antes de llevarla al horno, hacemos unos cortes sobre la superficie del pan para que éste suba homogéneamente.

- Después de los primeros 10 minutos bajamos la temperatura del horno a 190º, y seguimos horneando unos 50 minutos más aproximadamente (si hemos optado por dividir la masa en piezas pequeñas deberemos reducir el tiempo de horneado). Sabremos que el pan está perfectamente cocido si al golpear suena como un tambor.

- Es importantísimo dejar enfriar el pan completamente sobre una rejilla antes de abrirlo.


Trucos consejos y variantes de las Chachas

- Este pan se empieza a hacer por la mañana para llevar al horno por la tarde debido al tiempo de reposo que requiere. También puede amasarse por la tarde y hacer el primer reposo en la nevera hasta el día siguiente, después dejamos reposar para que pierda el frío y seguimos con la elaboración (darle forma, segundo reposo, cortes y horneado).

- En los primeros minutos de horneado podemos pulverizar con agua las paredes del horno para provocar vapor, esto hará que le corteza nos quede mucho más crujiente.

- El banetón o bol en el que reposaremos la masa podemos cubrirlo con papel de film aceitado en vez del paño enharinado.

- La temperatura ambiente es muy importante para la fermentación, así en temperaturas frías deberemos dejar reposar un poquito más la masa para que suba bien.

- Es importante no dejar fermentar el pan más de la cuenta (sobrefermentación) porque perderá consistencia. Un pan sobrefermentado baja muchísimo su volumen al formarlo. Un pan fermentado correctamente debe "aguantar el tipo" al darle forma.

- Puedes mejorar la receta añadiendo en el primer amasado semillas de lino, pasas y nueces, incluso especias como el anís en grano.

Bon profit!

miércoles, 27 de marzo de 2013

Apple Pilar, cóctel, con o sin azúcar


Un hotel, el bar, velas sobre las mesas, ambiente acogedor, sin gente; música ambiente en inglés, baladas y alguna canción de Navidad, perdida entre las demás, desentonando porque ya es Marzo.

Una pareja se sienta en uno de los sofás; el camarero trae la carta y allí el primero entre los cócteles sin alcohol llama la atención el “Apple Pilar”. Lo piden, pero no saben nada sobre él. Siguen hablando entre ellos, no hay nadie más y es muy agradable.

El camarero trae una copa alargada, adornada con una rodaja de manzana verde, perfecta, majestuosa... 

Todo parece perfecto, pero… nadie contaba con que además de la manzana, también hay una pajita negra dentro de la copa; una pajita díscola, desafiante, provocativa que se pasa el tiempo queriendo salirse del interior de la estilizada copa. Parece que quiere desafiar a la pareja o tal vez, hacer que se rían o que se enfaden por su mal hacer. Una y otra vez, cuando se la introduce dentro de la copa, la pajita vuelve a protestar y a intentar salir de allí. Una y otra vez el intento vano de que al menos se quede flotando y realizando correctamente su trabajo. La manzana sigue altiva en su puesto, brillante, señorial, como dueña y señora de la situación y el cóctel espera a ser degustado y debe estar pensando por qué la dichosa pajita negra se empeña en molestar.

Al fin, se toma la decisión y la pajita sale de una vez de aquella copa, quedando posada sobre la mesa; el cóctel ya listo para ser disfrutado, espera ansioso porque sabe que es una verdadera tentación. La pareja habla, se mira y sabe que ese cóctel de manzana va a ser el principio de una noche especial…

lunes, 25 de marzo de 2013

Gelatina de melón y canela (TMX / T)


A partir de la “Confitura de melón y canela” que ya publiqué, se me ocurrió añadirle agar-agar y obtuve esta gelatina. Aproveché también para regalársela a mi AIG y he tardado mucho en publicarla, pero bueno, es una receta que os adelanto para que podáis preparar en seguida que encontréis melones de calidad.
Espero que os guste esta afrodisíaca gelatina.


Ingredientes

- 660 g de carne de melón cortada en cubos
- 330 de azúcar
- zumo de 1 limón
- 2 cucharaditas de café de canela en polvo (se puede poner una, si no os gusta muy fuerte de sabor o el melón no es muy dulce)
- 3 cucharaditas de agar-agar en copos.

Preparación en TMX

- Poner la mezcla de melón, limón y canela en el vaso. Triturar 2 segundos, velocidad 4.

- Añadir la canela.

- Programar 40 minutos, 100º, velocidad 1. Esta gelatina queda demasiado líquida, es necesario programar 20 minutos más, varoma, velocidad 1. Poner el cestillo para ayudar a la evaporación.

- Añadir el agar-agar y mezclar 30 segundos, velocidad 5 y después 3 miutos, 100º, velocidad 1.

- Verter en botes esterilizados. Ponerlos boca abajo para que se haga el vacío y si desea, se pueden hervir al baño de maría unos 25 minutos.


Preparación tradicional

- La noche antes, cortar el melón en dados y mezclarlo con el limón y el azúcar. Dejar en el frigorífico toda la noche.

- Al día siguiente, añadirle la canela en polvo y cocer, a fuego fuerte y después a fuego medio hasta que espese y sin dejar de remover.

- Añadir el agar-agar y seguir mezclando hasta que vaya espesando y obtengamos la textura de gelatina deseada.

- Verter en botes esterilizados. Ponerlos boca abajo para que se haga el vacío y si desea, se pueden hervir al baño de maría unos 15 minutos.

Bon profit!

miércoles, 20 de marzo de 2013

Yogur natural desnatado, sin azúcar (TMX / T)

¿Cómo he podido esperar tanto tiempo para preparar mi propio yogur casero?.
Recetas guardadas y olvidadas. El reto BBSS me ha servido para recordar y animarme a probar YA. Recibí dos recetas de yogur para el reto y recordé que Elena del blog “Mis thermorecetas” tenía publicada una receta para TMX de yogur desnatado y Pilar, mi amiga del blog “Las delicias de Pilar” me había enseñado otra forma de cuajarlo que me gustaba mucho y un montón de ideas más.

Con un poco de miedo por si el resultado no era el correcto y aprovechando que hice un bizcocho, me puse. Me parecía milagroso. Hace años que tiré a la basura mi vieja yogurtera porque era vieja, redonda y con la tapa que se salía… Ahora no me hace falta para nada. Ya he hecho litros y los que me quedan por tomar. Se acabó comprar ni un yogur.

Como dice Elena en su entrada, “para que quede perfecto, tanto el vaso, como las cuchillas, la tapa, la goma y el cubilete tienen que estar muy limpios y sin olor por otra receta que hayamos preparado antes”. No es fácil quitar olores. Yo caliento agua con vinagre o con detergente y así y todo…

Os recomiendo que lo probéis, desnatado o no, enriquecido o no, vale la pena y está delicioso. El mío, encima es bajo en calorías, pero cuidado que mi sistema “bote grande”, puede provocar, añadir más cantidad de la deseada.

Gracias Elena y Pilar. Sois geniales.

Espero que os guste.

Ingredientes

- 1 l de leche desnatada, a temperatura ambiente
- 1 yogur natural desnatado, 0% m.g.
- 50 g de leche en polvo desnatada
- 10 g de tagatosa u otro edulcorante




Preparación en TMX

- Poner todos los ingredientes en el vaso y programar 4 minutos, 50º, velocidad 4.

- Si aprovechamos el calor residual del horno, esperar a que esté a unos 50-70º. Si no lo hemos tenido enchufado, precalentarlo a 50º.

- Verter en uno o varios tarros, taparlos bien. Poner los tarros en el horno. Yo lo programo 1 hora a 50º y lo apago dejando los tarros dentro y sin abrir el horno toda la noche.

- A la mañana siguiente, se guardan los tarros en el frigorífico.


Preparación tradicional

- Poner a hervir la leche con la tagatosa o el edulcorante deseado.

- Cuando ya empieza a hervir, retirar del fuego y se deja templar a temperatura ambiente hasta que al meter un dedo, no notemos mucho el calor (a 40º).

- No la dejaremos enfriar del todo pues no cuajará.

- Añadir el yogur, la tagatosa y la leche en polvo. Remover muy bien hasta que esté todo bien mezclado.

- Verter en uno o varios tarros, taparlos bien. Poner los tarros en el horno. Yo lo programo 1 hora a 50º y lo apago dejando los tarros dentro y sin abrir el horno toda la noche.

Nota:

Os añado lo que Pilar me ha comentado porque me parece de utilidad para que os salgan aún mejor los yogures. Ella es la experta.
"Intenta no endulzarlos antes de hacer y seguro que te gustan más pues luego cada uno pone la cantidad de azúcar o dulzor que mas les guste y eso hará que se cuajen mejor y quedan menos liquidos (no olvides que cuando los haces después de haber usado el horno a alta temperatura, es conveniente meter los recipientes en una bandeja con agua al baño maría pues esto hace que conserven por mas tiempo la temperatura suave y que cuajen mejor"

lunes, 18 de marzo de 2013

Almoixàvena de Anita (TMX / T)


La “Almoixàvenatambién llamada, “Monjàvinaes un dulce de origen árabe, tradicional de Xàtiva y La Costera, su comarca. Mi pueblo está en La Vall d'Albaida, comarca conlindante a Xàtiva y también se prepara esta rica receta. Es tradicional comerla los jueves de Cuaresma.

Yo nunca la había hecho porque aunque en mi casa había oído a mi abuela, cuando ya era mayor decir muchas veces que lo que más le gustaba era lapasta monxàvinani ella ni mi madre la hicieron en mi infancia, pero está claro que sí era un dulce familiar bien conocido. ¡Qué pena no haberle preguntado si se acordaba de la receta!. Le comenté a mi madre si me podía conseguir la receta y se la pidió a su amiga Anita y es la suya la que he utilizado. La primera vez que la hice fue hace dos años y la publiqué en otro blog que cerré; la he repetido varias veces y ahora en estas fechas me ha apetecido volverla a preparar para publicarla en el blog y darla a conocer a quien todavía no haya oído hablar de ella o para los que ya la conocen y han preparado otra receta.

La revista TMX publicó hace dos años una receta pero le ponían manteca de cerdo por encima y a mí no me gusta ese exceso de grasas. También hay quien le pone chocolate pero me parece que es tergiversar mucho la receta original, aunque seguro que para los adictos al chocolate, será una delicia. Hay recetas en las que se añade azúcar a la masa, en ésta de Anita, no.

Es poco dulce y es asombroso cómo con tan pocos ingredientes se obtiene tan inmejorable resultado. A mí lo que más me ha sorprendido al sacarla del horno ha sido el borde crujiente que se ha formado como si fuera parecido al hojaldre. Después, lo poco dulce que está y las “burbujas” que se forman en la masa. Pierde vistosidad muy rápido por lo que se aconseja comerla en el día, pero sigue estando buena al día siguiente.

Espero que os guste.



Ingredientes

- 300 g agua
- 150 g aceite de girasol
- 250 g  harina
- 6 huevos  (5 batidos + 1 sin batir)
- azúcar (yo tagatosa) y canela para espolvorear o tagatosa

Preparación en TMX

- Precalentar el horno a 250º.

- Pesar el agua y añadir el aceite. Programar 4 minutos, 100º, velocidad 1.

- Añadir la harina y mezclar 1 minuto, velocidad 2.

- Sacar el vaso de la máquina para que la pasta se enfríe.

- Batir 5 huevos como para tortilla y sin quitar la tapadera del vaso ni el cubilete (éste lo ponemos al revés) mezclar 3 minutos, velocidad 2.

- Añadir 1 huevo entero velocidad 1 hasta que se integre en la masa. A mí me ha tardado 3 minutos y medio. Para integrar mejor programar 20 segundos, velocidad 4.

- Hay quien coloca la masa en una lata engrasada y enharinada. Yo he probado a poner papel vegetal de hornear y me ha funcionado bien. Así la lata no se ensucia ni se quema.

- Extender la masa con la ayuda de una cuchara grande.

- Espolvorear con canela (o tagatosa) y azúcar.

- Bajar la temperatura del horno a 170º y hornear la almoixàvena de 20 a 30 minutos, hasta que esté dorada.

- Si se desea, espolvorear con azúcar glas (o tagatosa) al sacarla del horno.



Preparación tradicional

- Poner al fuego el agua y el aceite, y cuando empiece a hervir añadir la harina de golpe, retirar del fuego y remover.

- Añadir los 6 huevos y batir hasta que esté todo bien mezclado.

- El resto, como en la preparación en TMX.

Notas:

- El tamaño de esta Almoixàvena es grandecito, si no lo queréis muy grande, podéis dividir las cantidades.

- Si os gusta más dulce, se puede añadir un poco de azúcar a la masa. Yo he querido respetar la receta original de Anita.

Paso a paso


Mezcla de harina, aceite y agua
Añadir huevos batidos
Ya mezclado
Faltaba el huevo entero
La mezcla de la almoixàvena ya lista
La masa sobre la lata cubierta de papel de hornear
La masa bien extendida y espolvoreada con la canela y el azúcar o tagatosa
Bon profit!



viernes, 15 de marzo de 2013

Hokkaido buns with Tangzhong, sugar free


No conocía para nada este método y la verdad es que es sencillo de realizar. El pan con el método Tangzhong es una de las propuestas para este mes de marzo del grupo “Baking partners” capitaneado por Swathi Iyer, del blog, “Zesty South Indian Kitchen” en su reto nº 8. 

He investigado mucho menos que otras veces por falta de tiempo ya que ha coincidido con la publicación del Blog y del Reto BBSS y también por mi cansancio. De todas formas, os aconsejo que probéis los panecillos. El grupo nos proponía una receta, buscando, buscando encontré unos panecillos de Hilmar, del blog “Mis recetas favoritas” a la que todos conocéis por la maravilla de panes que elabora, son los Panecillos Hokkaido. He modificado un poco los ingredientes de la receta de Hilmar que no difiere mucho de la del grupo y el resultado me ha encantado. Otro logro más con la tagatosa. Gracias Hilmar por esta receta. Para no alargar la entrada, sólo os indico qué es el tangzhong y si pincháis en el enlace de Hilmar, aún tenéis más información.

El thanzhong surge debido a la “ayuda” a Japón para la reconstrucción del país tras la segunda Guerra Mundial. Los japoneses tuvieron que incorporar el trigo enviado por EEUU y Canadá a su dieta basada en arroz. Al tanzhong también se le llama "water roux". 

Ell tanzhong, es una mezcla de agua (y/o leche) y harina (20% de harina con respecto de la cantidad de agua) que se cuece a temperatura baja sin parar de remover hasta que alcanza los 62ºC y que luego dejamos templar para incorporar siempre frío, en la masa. De esta forma, las partículas de gluten de la harina retienen la humedad del agua volviendo al pan más esponjoso. Este método también es característico de Michel Roux, por ello también se puede conocer como "water-roux". 

Mis panecillos son dulces, ideales para rellenar con cualquier tipo de relleno. En el grupo nos proponen diferentes rellenos, que son los que os añado, pero podéis elegir el que más os guste.

Están muy tiernos, incluso el día siguiente y la corteza es muy blanda. No les he puesto ningún relleno, sino que he espolvoreado algunos con anís en grano o canela. El hacerlos sin azúcar puede haber producido cambios en la textura final pero ninguno en el sabor.

Espero que os guste mi nuevo experimento, que repetiré seguro.



Ingredientes del tangzhong

- 50 g de harina de fuerza
-125 ml de agua y 125 de leche
* Fórmula: por una parte de harina, añadir 5 partes de agua a 65º.

Ingredientes del pan


- 350 g de harina de fuerza
- 30 g de tagatosa o 55 g de azúcar
- 5 g de sal
- 1 huevo L. Si no lo quieres añadir, incrementa la cantidad de leche o añade una patata cocida
- 30 g de leche en polvo (opcional)
- 125 g de leche desnatada
- 120 g de tangzhong
- 7 g de levadura seca de panadería
- 30 g de mantequilla (cortada en cubitos y a temperatura ambiente)

Rellenos
(opcionales)

- 1 taza y media de coco
- ½ taza de anacardos
- ½ taza de fruta escarchada
- ¼ de taza de azúcar ( se puede añadir más)
- 1 clara de huevo o !/4 de taza de leche


Preparación del tangzhong

- Mezcla la harina y el agua bien sin queden grumos. Cuece a fuego medio-bajo, removiendo constantemente con una cuchara de madera, batidor o espátula con el fin de evitar que se queme o se pegue. Yo lo puse en un cazo en la vitro en el número 4 hasta que vi que espesó, pero no demasiado.

- La mezcla se va espesando cada vez más. Una vez que notes que aparecen como unas “líneas” cada vez que remueves con la cuchara, está listo. Si quieres comprobar la temperatura del tangzhong es de unos 65º.

- Vierte el tangzhong a un bol limpio. Cubre con film transparente pegado a la superficie del mismo con el fin de que no se seque. Deja enfriar. Se puede utilizar en seguida que esté a temperatura ambiente. Pesa la cantidad que necesites. El que te sobre puede conservarse en la nevera varios días o hasta que se vuelva gris. Si esto ocurre, debes tirarlo y cocer más cantidad. (Nota: El tangzhong frío debe estar a temperatura ambiente antes de añadir los ingredientes del pan).



Preparación en panificadora (Lidl)

- Pon en la cubeta la leche y el agua.

- Añade el resto de ingredientes menos la mantequilla y programar, programa 6 masa. Deja que amase hasta que todos los ingredientes estén incorporados.

- Agrega la mantequilla, deja que la máquina siga amasando hasta que la masa esté elástica.

- Saca la masa de la cubeta.

- Forma una bola. Colócala en un bol engrasado y cubre con un paño húmedo o film transparente. Deja que leude hasta que doble su volumen, 1 hora, dependiendo de la temperatura ambiente, la mejor, unos 28º. 

- Pasa la masa a una superficie enharinada. Desgasifícala y divídela en porciones de unos 40 g. Dales forma de bolas. Cubre con papel film y deja reposar unos 15 minutos. 

- Aplana las bolas con el rodillo y enrolla la masa sobre sí misma formando bollitos alargados.

- Pasa los bollitos a la bandeja donde se hornearán (yo los tapo con una bolsa grande de plástico cuidando que no se pegue a la masa. Deja y levar durante 1 hora.

- Pinta con huevo batido y decora si lo deseas. 

- Hornear en horno precalentado a 170º si utilizas tagatosa y 175º si utilizas azúcar, de 15 a 20 minutos hasta que se vean dorados. Si utilizas tagatosa, cuida que no se quemen y a lo mejor, necesitas más tiempo de cocción.

- Colócalos sobre una rejilla.

Preparación en TMX

- Pon en el vaso la leche y el agua. Programa 1 minuto, 37º, velocidad 1.

- Añade el resto de ingredientes menos la mantequilla y programa, 3 minutos, velocidad espiga. Comprueba que todos los ingredientes estén incorporados y si es necesario, añade un poco más de tiempo.

- Agrega la mantequilla, deja que la máquina siga amasando en velocidad espiga, hasta que la masa esté elástica.

- Saca la masa del vaso.

- El resto como en la preparación en panificadora.

Preparación tradicional del pan

- Mezcla todos los ingredientes: harina, sal, azúcar y levadura seca en un bol. Forma un volcán con un hueco en el centro. 

- Mezcla los ingredientes húmedos: leche, huevo y tangzhong.

- Viértelos en el hueco formado en la harina.

- Amasa hasta que consigas una masa flexible con el fin de que el gluten se desarrolle.

- Incorpora la mantequilla. Ten en cuenta que la masa estará pegajosa y amasa hasta que esté elástica y no se pegue. Para comprobarlo, estira la masa. Si se forma una membrana fina, está listo. El tiempo dependerá de cómo amases y de lo rápido que lo hagas. 

- El resto como en la preparación en panificadora.

Paso a paso

Notas:

- Es importante esperar con paciencia a que concluyan los tiempos de levado. Mis panecillos quedan pequeños porque yo no quería un tamaño mayor, pero los que cocí en la segunda bandeja crecieron más debido a que el leudado fue 15 minutos más largo.

- Se pueden congelar y descongelarlos a no mucha potencia en el microondas hasta ver que están en su punto. También se pueden sacar con antelación del congelador.

Bon profit!

martes, 12 de marzo de 2013

Knish de queso y … (TMX T )


El Knish se pronuncia (/ˈknɪʃ/) es un aperitivo del Este de Europa muy popular entre las comunidades judías y que lo dieron a conocer en Norte América los emigrantes de esta zona de Europa. Estos inmigrantes llegaron alrededor de 1900 y trajeron los knishes (palabra judía que significa pastelito).

La primera panadería que elaboró el knish, se fundó en Nueva York en 1910 y este pastelito tuvo un nuevo renacer a principio de los años 2000 convirtiéndose en una especialidad en determinados establecimientos en Nueva York y en muchos otros lugares del país.

Un knish consiste en un relleno cubierto de una masa que puede ser cocinada al horno, asada o frita. Los knishes pueden ser comercializados en puestos callejeros, a veces en puestos de hot dog e incluso en carnicerías de ciertas áreas urbanas donde la comunidad judía es mayoritaria.

En las versiones más tradicionales los rellenos se hacen por completo de puré de patatas, sauerkraut (choucroute), cebollas o queso. También se puede rellenar de carne, batata, judías negras, brócoli, tofu o espinacas, entre otros.

Los Knishes pueden ser redondos, cuadrados o rectangulares. Pueden estar totalmente cubiertos de masa o parte del relleno se puede salir por la parte de encima. Los tamaños varían dependiendo de si se van a comer como entrantes o de un solo bocado. (Wikipedia).

Yo he elegido un relleno potente para mi hijo, el más tradicional y uno un poco más ligero, que no demasiado, para mí. La forma me parecía más bonita viéndose el relleno ya que creo que le da mucho colorido.

Espero que os guste mi versión y si no conocíais el Knish, no dudéis en prepararlo, sabiendo de antemano que es un plato consistente. A nosotros nos ha sorprendido gratamente.

Con estos “knishes de queso y...” participo corriendo y deprisa en el concurso "PASTELES, PASTAS, GALLETAS, MERENGUES, TARTAS, PANES DULCES Y SALADOS" que organiza mi amiga Yolanda del blog "COCIDO DE SOPA". Seguro que todos conocéis su blog y mucho más este concurso cuyo regalo es un maravilloso libro, doy fe de que lo es. Gracias Yolanda por ser como eres. Después de darle muchas vueltas y de todos los líos por los que he estado pasando los últimos meses, he decidido que esta receta era la ideal por su relación con NY. Espero que te guste.






Ingredientes

Para la pasta

- 190 g de harina para todo uso
- 1 cucharadita de levadura química tipo Royal
- 2 cucharadas de aceite de oliva o de girasol
- 1 huevo L
- 6 o 7 cucharadas de agua (depende del tipo de harina)
- una pizca de sal

Para el relleno

- 320 g de patatas cocidas(2 o 3)
- 100 g sw cebolla
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- 1 cucharada de pan rallado
- 100 g de cheddar o cualquier queso no cremoso
- 1 cucharadita de azúcar
- 1 huevo L
- sal y pimienta

Para el relleno light

- los mismos ingredientes pero sin añadir bacon
- 4 cucharadas de espinacas cocidas o al vapor
- piñones

Para acompañar

- verduras cocidas al vapor (en mi caso las que vienen preparadas para cocer en el microondas en 6 minutos).



Preparación en TMX

Preparación Tradicional

De la pasta

Introducir todos los ingredientes en el vaso y programar 6 segundos, velocidad 6 y 1 minuto velocidad espiga. Comprobar que hemos obtenido una masa homogénea.

Del relleno

Aprovechar que estamos preparando un puré y poner las patatas cortadas en dados en el recipiente varoma. Programar 25 minutos, varoma, velocidad 1. Dejar escurrir en el recipiente y reservar.

Lavar el vaso. Poner la cebolla y triturar 5 segundos, velocidad 5.

Añadir el aceite y programar  7 minutos, 90º, velocidad 1.

Añadir la patata cocida, el queso cortado en dados, la sal, el azúcar, la pimienta, el huevo (reservar dos cucharadas de huevo para pintar)y el pan rallado. Dar 3 o 4 golpes de turbo de 1 segundo.

Sacar del vaso la farsa y dividir la masa en dos partes no necesariamente iguales. A una le añadiremos el bacon y a la otra las espinacas.

De la pasta

Mezclar todos los ingredientes hasta obtener una masa homogénea.

Del relleno

Pelar las patatas y cortarlas en trozos pequeños. 

Colocarlas en una cacerola con agua fría. Cuando el agua hierva, cocer las patatas durante 20 minutos o hasta que estén tiernas. Escurrir y reservar.

Trocear finamente la cebolla y sofreírla en el aceite hasta que tome color, unos 10 minutos aproximadamente.

Triturar las patatas con un tenedor o con un utensilio especial para ello. Añadir la cebolla y el queso cortado en dados pequeños. Mezclar bien.

Incorporar el pan rallado y el huevo batido (reservar dos cucharadas de huevo para pintar).

Salpimentar.

Dividir la masa en dos partes no necesariamente iguales. A una le añadiremos el bacon y a la otra las espinacas.


Dar forma y cocción del Knish

- Enharinar bien la superficie de trabajo, separar un trozo de masa para preparar el knish de espinacas y piñones, si lo vamos a hacer, sino, no es necesario.

- Aplanar la masa hasta obtener un rectángulo y que tenga poco grosor.

- Extender el relleno a lo largo sobre el borde más largo y enrollar. Sellar los dos extremos con el fin de que el relleno no se salga (pintar con agua el interior de la masa y pegar presionando con una cuchara con cuidado).
- Cortar porciones del tamaño deseado con un cuchillo bien afilado y lavado antes de cada corte. Se obtienen discos abiertos por los lados ( a parte de las extremidades que quedan cerradas).
- Colocar cada disco sobre una bandeja de horno recubierta con papel sulfurizado con el fin de tener el relleno por encima y por abajo.
- Dar forma de metiendo con los dedos la masa hacia adentro, como si estuviéramos formando una flor o dejarlos redondos.
- Pincelar con el huevo batido tanto la masa como por encima del relleno.
- Hornear de 20 a 40 minutos en horno precalentado a 180° hasta que estén dorados (yo con 20 he tenido suficiente, dependerá del tipo de horno).
- Poner la bolsa de verduras en el microondas y cocerlas.
- Servir los knish acompañados con las verduras rociadas con un poco de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal.
Notas:
- Es una receta que nos ha sorprendido en casa.
- Debido a su composición, llena mucho por lo tanto, si no sois muchos comensales, sobrará. Se pueden recalentar o congelar, pero como recién hechos, nada.
- Otro tipo de acompañamiento puede ser, el queso blanco, una salsa, pero creo que mi versión es muy adecuada porque de verdad es un plato muy contundente.
Bon profit!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Las más vistas en 7 días