Panecillos con masa madre

13 Comentarios


Ya tenía muchas ganas de publicar una receta de pan. Hace unos años os enseñé este Pan integral con masa madre y lo repito muchas veces, en especial, cuando voy a casa de mi madre y quiero dejarle pan hecho en poco tiempo, amasado a mano y horneado en su horno que es antiguo, pero maravilloso. Formo hogaza o barras e incluso un día lo cocí en una cazuela de porcelana vieja y quedó genial. La receta es del libro Imprescindible de la TMX 31 y también está en la del nuevo libro de la 5, pero no han inventado nada nuevo. Hacer una bola flotante de masa madre es un método antiguo que ya utilizaban nuestras abuelas y que se llama de formas diferentes según las zonas. También se utiliza para los roscones. Confiere esponjosidad a la masa y es un método sencillo y rápido si no tenemos masa madre refrescada o nunca la hemos utilizado.

Esta receta funciona muy bien, ya os lo he dicho, pero quería probar a hacer unos panecillos. Ya os comenté que desde que mi hijo trabaja, me pide que le haga bocadillos con pan casero. Ayer mismo, volví a hornear para él. 

Os recomiendo la receta, a la vez que recuerdo la primera vez que la publiqué. La habéis visitado mucha gente silenciosamente, pero no viene mal mostrarla de nuevo.

Aprovecho para daros las gracias por la gran acogida que ha tenido, On the 30th. Diciembre 17. 52 recetas de Roscón de Reyes y unas torrijas... tanto aquí en el blog, como en mi Fanpage de Facebook. También sé que más de uno ha preparado un roscón a partir de este recopilatorio. 
Ingredientes para 10 panecillos de 100 g aproximadamente

Masa madre

- 50 g de agua mineral
- 5 g de levadura fresca de panadero
- 1 cucharada de azúcar
- 110 g de harina panadera

Para la masa de pan

- 300 g de agua mineral
- 10 g de levadura fresca de panadero
- 540 g de harina panadera
- 1 cucharadita de sal

*2 bandejas cubiertas de papel sulfurizado o bandejas perforadas
Preparación en TMX

Masa madre

- Poner todos los ingredientes en el vaso y mezclar 15 segundos, velocidad 4. 

- Formar una bola con las manos, hacer una cruz con un cuchillo y ponerla en un bol con agua templada. Dejar reposar hasta que comprobemos que la bola flota.

Masa de pan

- Echar el agua en el vaso y programar 2 minutos, 37º, velocidad 1.

- Añadir la bola de masa madre y el resto de ingredientes.

- Mezclar 6 segundos, velocidad 6 y 5 minutos velocidad espiga. Quitar el cubilete al cabo de un minuto para que la masa se airee. La masa no debe pegarse a las paredes del vaso y tiene que estar lisa, pero un poco pegajosa.

- Sacar la masa del vaso y colocarla en un bol untado con aceite cubierto con un paño o con papel film previamente embadurnado con aceite para que la masa al leudar no se pegue.

Preparación tradicional

Masa madre 

- Poner todos los ingredientes en un bol y mezclar hasta que estén integrados. 

- Formar una bola con las manos, hacer una cruz con un cuchillo y ponerla en un bol con agua templada. Dejar reposar hasta que comprobemos que la bola flota. 

Masa de pan

- En un bol, mezclar la harina y la sal.

- Añadir la levadura diluida en el agua tibia.

- Añadir la bola de masa madre, mezclar bien y amasar hasta obtener una masa lisa, pero un poco pegajosa.

- Sacar la masa del bol y colocarla en otro untado con aceite cubierto con un paño o con papel film previamente embadurnado con aceite para que la masa al leudar no se pegue.
Leudado, formado y horneado

- Dejar leudar la masa unas 2 horas o hasta que doble su volumen. Yo la tuve sólo una hora porque había crecido lo suficiente. Dependerá de la temperatura ambiente.

- Volcar la masa sobre una superficie un poco enharinada, desgasificarla amasando un poco.

- Pesar porciones de 100 g más o menos. Bolear cada pieza hasta que no quede señal de ningún pliegue por debajo.

- Colocar los panecillos sobre las bandejas. Dejar espacio entre ellos.

- Al colocar cada panecillo, aplanarlo con la mano con cuidado. 

- Tapar los panecillos con un paño un poco enharinado y dejar leudar 1 hora.

- Pasado el tiempo, espolvorear con harina tamizada.

- Precalentar el horno y colocar un recipiente con agua en la base. No lo quité durante todo el horneado.

- Hornear en horno precalentado a 200º durante 10 minutos, calor sólo abajo y 10 minutos, calor arriba - abajo. El tiempo dependerá de cada horno. Tienen que quedar muy poco tostados.

Notas: 

- Aunque la receta es la misma, estos panecillos quedan más blanditos y esponjosos porque los horneo a menos temperatura y no dejo que se tuesten demasiado. Se puede aumentar la temperatura un poco y obtener una corteza más crujiente.

- Esta vez he utilizado la mitad de levadura fresca, como suelo hacer últimamente.

Bon profit!

13 comentarios:

  1. Estos panecillos para hacer bocadillos a mis chicas son ideales, que bien te han quedado, tiernos y sabrosos como a mi me gustan, me han encantado Marisa, aunque tu los panes hija de mi alma te quedan todos divinos, hay que ver que bien se te dan estas cosas....Bess

    ResponderEliminar
  2. Marisa a mí lo de hacer la masa flotante me ha gustado mucho. Cosa distinta es que tuviese otros percances que hicieran que mi roscón quedara blando por menos tiempo, pero nada mejor que saber reconocer los errores para poder ponerles remedio y aprender para masas futuras.

    A mí me encantó el recopilatorio de roscones. De hecho ya tengo algunos más que vistos para futuros años que ya sabes que hay que ir variando para seguir compartiendo recetas. Y de paso te doy las gracias por haberme incluído.

    Me ha gustado además la coincidencia de que publiquemos casi a la vez una receta con la bola flotante de masa madre, son esas pequeñas sorpresas agradables que la vida nos depara.

    Me ha gustado muchísimo el comentario que has dejado en mi blog. Queda más que claro que a medida que la vida pasa uno se centra más en el día a día que en hacer planes de futuro. Creo que yo me encuentro en la mitad del camino y aunque me gusta hacerme algunos propósitos que más que propósitos son pequeñas metas a alcanzar para mejorar algunas cosas que me apetece cambiar también soy consciente de que mejor aprovechar el hoy y no vivir para llegar a un mañana incierto.

    En fin, que me disperso del tema y no te digo nada de estos panecillos que seguro tu hijo agradece en cada almuerzo y estará deseando que llegue la hora de comer. Aunque ahora no tenga mucho tiempo para panes, masas y levados me guardo la receta

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla Marisa!!
    Como se nota que se te da de maravilla las masas!! Y lo rico que tiene que oler toda la casa, eso si que es placentero :)

    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de aduerdo contigo lo de dejar la masa en agua no es nada nuevo pero no hay como revivir viejas recetas y ponerlas de moda para que parezca algo novedoso ,esta es una practica que al igual que guardar masa para la siguiente hornada ya le vi hacer a mi abuela.
    No me extraña que tu hijo te pida estos panecillos para sus bocadillos te han quedado de relujo ademas de estar de rexupete nada como el pan echo en casa ojala dispusiera de mas tiempo para hacerlo siempre .
    Bicos mil y feliz semana wapisima.

    ResponderEliminar
  5. Esos panecillos los tengo que hacer! Y me gustan así blanditos como tortas de antequera. Tomaré nota de la receta para hacerlos en breve, me quitan el pan de las manos!!. Un besito Marisa, tengo mono de "charrada".

    ResponderEliminar
  6. Querida Marisa, siempre es un placer venir a tu cocina, pero especialmente cuando haces pan. Despierta en mi sensaciones reconfortantes de cuando era pequeña, y la tahona de mi pueblo hacía cuatro hornadas de pan al día, pero nada que ver con el pan de hoy, aquello sí que eran panes ricos, los vecinos hacíamos colas, ordenadas y amenas, sin necesidad de coger número, solo pedir la vez era suficiente, y mientras esperabas turno, charlabas con otros clientes, o como yo que era una niña tímida pero inquieta, prestaba atención a todo lo que se cocía a mi alrededor, ¡que tiempos! Tus panecillos me recuerdan a unos molletes redondos que solo hacían por la tarde, y mi madre nos mandaba a las cinco de la tarde a mi Carmen y a mi, a comprarlos para merendar, aquellos eran lisos y con tres agujeros en forma de triangulo en el centro, que le daban una nota de distinción.
    Espero que sigas amasando, y regalándonos recetas como esta, aunque de momento no me lanzo con el pan, ya sabes porqué, guardo con celo todo lo que haces, para un futuro espero no lejano.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Siempre que veo alguna receta de pan me quedo "pegadita" siguiendo los pasos.
    Lo cierto es que has obtenido un resultado fantástico, dan ganas de comerlos ¡con lo mucho que me gusta a mí el pan!
    Tiene que ser un deleite para el paladar el poder comer un pan recién horneado.
    Tengo que probar, por lo menos intentarlo un día.
    Ha sido un placer visitarte.
    Cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  8. Marisa, ara fa dies que no faig pa a casa. Aquesta recepta teva tan ben explicada i il·lustrada m'ha engrescat de valent! L'ha vist la meva filla i m'ha dit..."mare, em pots fer aquests panets per mi?" Com li puc dir que no?
    Petonets, Marisa!
    Olga

    ResponderEliminar
  9. Me falta probar este tipo de masa madre flotante...aunque viendo el resultado de estos panecillos creo que no tardaré en hacerla. Se ven esponjosos y tiernos, para unos bocadillos perfectos. Besitos.

    ResponderEliminar
  10. Hola guapa !
    Te han quedado estupendos como es normal en ti. Tu hijo es un suertudo con una mami con esas manos de oro.
    Yo también hago este pan y está muy rico . No hay nada más gratificante , aunque no siempre se disponga de tiempo para ello.
    Gracias por el recopilatorio de roscones, ya te las di por face , por fijarte en una de mis recetas para incluirla.
    Que tengas un buen día Marisa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hola Marisa. Como ya no sé si te he deseado un feliz año vuelvo a deseartelo ahora porque vale más pecar por exceso que por defecto jj.
    Al leer tu entrada he visto lo de los roscones. Como eran días en los que me encontraba fuera no pude verlo, ya sabes que suelo colaborar en casi todo lo que propones y digo casi porque a todo no alcanzo jj. He leído en tu comentario que habías buscado por si tenía alguno, lo tenía lo había hecho hace años y volví a repetir este año pero con otra receta y sin masa madre.
    Ya sabes que en cuestión de masas y panes no soy muy ducho. Solo hice pan una vez y fue gracias a ti jj, desde entonces no he vuelto a intentarlo pero como el que come pan solo soy yo no es cuestión de tener un almacén en casa jj.
    Quien estará contento con tu pan será tu hijo. Tiene una suerte inmensa porque eso de llevar pana recién horneado todos los días no tiene precio.
    Al igual que estos panecillos que por el aspecto que tienen y por la esponjosidad de la masa que presenta ya se sabe que tienen que estar de fábula.
    Espero, y estoy seguro, que habrás recibido muchos regalos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Mi querida Marisa, en medio de un hueco estoy intentando no desaparecer del todo este mes, y de manera intermitente visitarlas, aprovechando ratos en los que practicamente ando desaocupada en casa de mis suegros, en medio del clima infernal de la ciudad de gorcho no dan mas ganas que tomar cosas frías, frutas frescas, ensaladas y cerrar los ojos para traer el frío con la mente, porque la verdad soy más del clima frío de mi ciudad, la verdad me encanta poder cubrirme con sacos, bufandas y no sudar..., a cantaros, a no ser de que estemos en una ciudad con mar.., pero eso es otra historia.

    Esta semana veo que coincidiremos con panes, porque vienen unos que tenía pendientes por compartir.. Me sorprende siempre que una receta de pan dependiendo de las manos, y de tantos factores... puede quedar completamente diferente, que el tiempo de levado, que la temperatura del horno, que el lugar donde lo horneamos si es base metálica, de hierro fundido..., que si la temperatura es alta o media, que si le ponemos vapor, podemos tener resultados completamente diferentes y es que esa es la magia del pan.

    Lo de la levadura fresca, me parece clave, de igual manera la masa madre le aporta un sabor y aroma especial, te ha quedado una miga preciosa, un panecillo divino que tanto tu madre como tu hijo deben saber apreciar.
    Como todas las cosas que haces mi querida amiga, espero te encuentres bien, te mando un beso grande!

    ResponderEliminar
  13. Hola! me gustan blanditos y tiernos, te han quedado muy bien :) Así da gusto comer bocadillos, petonets.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.