lunes, 27 de junio de 2016

Polos de chocolate mamá. BBSSeo para el veraneo


En verano, hace años, en aquellos veraneos de los que os hablaba en mi receta de Patatas al horno de mi familia, otra de las cosas que mi madre solía hacernos era helado. No había mucha variedad, pero el de chocolate era habitual y he querido traerlo en forma de polos y sin azúcar. Os traeré su helado original, algún día este verano. Os aseguro que os gustará aún más que estos polos. También preparaba un rico helado mantecado y limón granizado. Teníamos un limonero que nos daba unos hermosos limones durante todo el año y había tanta cantidad que preparar limón, “llimonet”, era casi obligado. Pero eso, igual os lo cuento otro día.

Nuestros veraneos en el campo, los pasábamos en una casa que teníamos muy cerca del pueblo. Allí había un algarrobo centenario, de más de cien años, nos contaba mi abuela; nos decía que no era el único, pero que una gran nevada, había abatido a los otros tres. Su tronco, hueco, permitía que yo colocara dentro, pequeños cacharritos de cocina. Como veis, desde siempre, la cocina y yo, hemos ido cogidas de la mano. Las algarrobas, al finalizar el verano, iban cayendo al suelo. El olor, característico que desprendían, permanece inalterable en mi memoria olfativa.

Recuerdo también con especial cariño el columpio que mi padre nos montaba justo colgado de las viejas ramas de ese algarrobo. Se trataba de un columpio que montaba colgando un cesto de los que se utilizaban para recoger en invierno las aceitunas. Había dos tipos, el que era de esparto y el que era de otro material, negro y menos duro. Si era de esparto, se te clavaba en el culete a base de bien. Dos cadenas bien fuertes eran las que sujetaban las asas de ese “capazo” a la rama. Para mí era divertido subirme allí, pero no os imagináis lo mal que lo pasaba si venía alguna de mis hermanas, con un poco de mala intención y empezaba a darle vueltas al capazo; cuando aquello se enrollaba iba lento, pero al soltarlo, empezaba a dar vueltas bien rápido y yo, que tengo vértigo y me mareo fácilmente, lo pasaba fatal. Pero, a pesar de no pasarlo demasiado bien, repetía una y otra vez. Esa es otra de mis aventuras de veraneo que recuerdo con todo el cariño. Con bien poco era feliz.

Estos polos son sencillos de hacer, pero he tenido dificultades para desmoldarlos. Tengo tres tipos de moldes para hacer polos. Los que utilicé en esta receta de Polos de melón y sandía disfrazada, funcionaron fatal y los polos se me rompieron y no hubo manera de que salieran de una pieza. En cambio, con los moldes que veis en las fotos, me resultó más fácil. Lo más complicado, hacer las fotos sin que se derritieran.

Estos polos de chocolate sin azúcar, son mi aportación dulce para mi 8º Reto BBSS, BBSSeo para el veraneo. Termina el 30 de junio y si os apetece, aún tenéis tiempo.

Espero que os gusten. Sed un ratito niños.



El columpio bajo el algarrobo, se ve al fondo y era el de esparto. Mis abuelas paterna y materna y mi tía.
Ingredientes

- 200 g de chocolate a la taza, en polvo y sin azúcar (ver notas)
- 30 g de azúcar de abedul o la misma cantidad de azúcar
- 20 g de maicena
- 800 g de leche desnatada
- una pizca de sal

Preparación en Thermomix

- Poner todos los ingredientes en el vaso y programar 12 minutos, 90º, velocidad 2. Sacar del vaso y dejar enfriar.

- Verter el contenido en los moldes para preparar los polos. Introducir los palos e introducirlos con cuidado en el congelador hasta el día siguiente, como mínimo.

- Para desmoldar los polos, mojar los moldes con agua y extraer el helado con sumo cuidado.


Preparación tradicional

- Verter dos dedos de leche en un vaso y disolver la maicena. Reservar.

- Poner en un cazo, el resto de la leche, el chocolate en polvo, el azúcar de abedul o el azúcar y la pizca de sal. Cocer a fuego medio removiendo sin cesar y sin que hierva. 

- Cuando empiece a espesar, añadir la mezcla de leche y maicena. Remover sin cesar y, cuando haya espesado, sacar el cazo del fuego y dejar enfriar.

- Verter el contenido en los moldes para preparar los polos. Introducir los palos e introducirlos con cuidado en el congelador hasta el día siguiente, como mínimo.

- Para desmoldar los polos, mojar los moldes con agua y extraer el helado con sumo cuidado.

Que se derrite, que se derrite.

Notas:

- Como me han preguntado la marca de chocolate sin azúcar que uso, os la indico aquí. Al ser el reto BBSS, nunca pongo marcas. Compro en Alcampo el chocolate en polvo Valor sin azúcar en paquetes pequeños y es el que he usado. A veces, en Vidal, he visto también chocolate en polvo sin azúcar de la marca Clavileño. Son chocolates para hacer a la taza.

- Le añadí azúcar de abedul porque quería que estuvieran un poco más dulces, pero aún así, no lo están demasiado. Si utilizáis cacao con azúcar, comprobad si es necesario añadirle azúcar. En ambos casos, dependerá de vuestro gusto.

- A pesar de llevar leche, como no contienen materia grasa tipo nata, la textura es la de un polo de agua.

- Se puede preparar y congelar en cubitos para hacer un helado rápido, o congelar en una tarrina.

Bon profit!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Las más vistas en 7 días