Hogaza de pan con masa fermentada

17 Comentarios


Otra receta distinta con la que elaboramos una hogaza deliciosa y siempre con nuestra TMX. La masa fermentada se elabora muy rápidamente, sólo la dejé 15 minutos, porque era lo que me indicaba la receta que tenía, pero creo que si la tenemos al menos media hora, el resultado mejorará el pan.

Espero que os guste.
Ingredientes para la masa fermentada

- 70 gr. de agua templada
- 20 gr. de levadura prensada fresca, de panadería
- 120 gr. de harina de fuerza

Ingredientes para la masa de pan

- 200 gr. de queso fresco batido desnatado
- 20 gr. de aceite
- 5 gr. de azúcar
- 10 gr. de sal
- 50 g de agua mineral
- 380 gr. de harina de fuerza
¿Cómo preparar la masa fermentada?

- Verter el agua y programar 1 minuto, 37º, velocidad 1. Añadir la levadura en el vaso del Thermomix y programar 10 segundos en velocidad 3.

- Agregar la harina y mezclar 30 segundos en velocidad 4.

- Amasar programando 1 minuto, vaso cerrado, velocidad espiga.

- Sacar la masa y dejar reposar 15 minutos aproximadamente en un bol tapado con un paño húmedo.

Preparación masa de pan

- Poner en el vaso del Thermomix el resto de ingredientes y programar 30 segundos en velocidad 6.

- Amasar 2 minutos con el vaso cerrado, velocidad espiga.

- Incorporar la masa fermentada y volver a amasar el conjunto 3 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.

- Comprobar que las dos masas están bien integradas.

- Dejar reposar en el vaso hasta que doble su volumen.

- Sacar la masa del vaso, darle forma, hacerle unos cortes para darle forma de hogaza y ponerla en una bandeja de horno con papel sulfurizado.

- Con ayuda de un colador, tamizar harina por encima del pan.

- Dejar reposar la masa hasta que doble de volumen.

- Poner el pan en el horno precalentado a 200º unos 30-35 minutos.

Bon profit!

17 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Pan de estrellas

15 Comentarios


Me sobró masa de pizza una noche y como era tarde y no me apetecía congelarla, me inventé este pan con masa de pizza. Creo, modestia a parte, que es original. Además, estaba muy bueno, por suerte, como mis invitados se habían puesto las botas con la pizza, no les quedaron ganas de probar el pan y por eso pude hacerle la foto que no es buena porque de noche, mi cámara no daba para más.

La verdad, es que me lo pasé genial ingeniando el proceso. Y la verdad, no me quedó ni una pizca de masa. El tiempo no lo calculé. Lleva un ratito, ir cortando la masa, pero el resto, se hace en seguida.

Espero que os guste y me lo contéis.
Ingredientes

Para la masa

- 130 g de harina
- 12 g de levadura fresca de panadería
- 50 ml de leche
- 15 ml de aceite de oliva
- 1 cucharadita de sal

Para el relleno

- Queso parmesano rallado en la TMX
- Aceite de oliva virgen extra
- Tomillo seco
- Sal
- Estrellas de masa de pizza
Preparación TMX

- Poner en el vaso la levadura y la leche, programar, 1 minuto a 37º C velocidad 3.

- Añadir el aceite, la sal y la harina, programar, 1 minuto, vaso cerrado a velocidad espiga.

- La masa tiene que despegarse del vaso, si no es así, añadir un poco más de harina.

- Formar una bola y dejar reposar la masa dentro de una bolsa de plástico hasta que doble su volumen.

- Extender la masa sobre una superficie enharinada, aplanar con un rodillo hasta que quede muy fina.

- Cortar la pizza del diámetro que se desee y guardar la masa sobrante.

- Con la ayuda de un rodillo, alisar bien la masa y forrar un molde de la forma deseada. Yo utilicé uno pequeño rectangular.

- Con el resto de masa, y con la ayuda de un cortapastas en forma de estrella o la que deseemos, cortar formas.

- Espolvorear la base del pan con queso parmesano (rallado en la TMX), a gusto.

- Espolvorear el tomillo seco.

- Colocar las estrellas de masa por encima formando el dibujo que nos permita.

- Rociar con aceite y sal.

- Hornear a 180 hasta que veamos que se ha dorado, pero no demasiado.

- Cuando se enfríe, cortar tiras.

Nota:

- Está muy bueno acabado de hacer. Si nos sobra, lo podemos calentar unos 5 o diez segundos en el microondas.

Bon profit!

15 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Fideuà anticrisis

5 Comentarios


Es común en casa y en muchas de las vuestras, tener que cocinar aprovechando fondo de congelador. Éste ha sido el origen de esta fideuà.

Primavera. Sábado, en la playa, pocas cosas en el frigorífico para un fin de semana pero unas cuantas más en el congelador que había que ir consumiendo. Nos estuvo buenísima con tan pocos ingredientes; y es que la fideuà es un plato muy agradecido, no se pasa, como el arroz y puedes ir añadiéndole caldo, según veas. 

Hice tanta, que aún sobró para el día siguiente. Bueno hay que tener en cuenta que mi plato era minúsculo en comparación con el de ensalada que me zampé, y no por falta de ganas… Es lo que hay.

La he llamado anticrisis porque creo que todos somos conscientes de los tiempos que nos están tocando vivir, por desgracia, no a todos por igual. Esta receta es sencilla y muy barata.

Esta vez la hice sin la TMX que se quedó en casa descansando.

Las amas de casa, sabemos hacer de unos cuantos ingredientes un plato delicioso. Así que a seguir con ganas de cocinar y espero que os guste esta fideuà, pero que no se enteren los de Gandía.


Ingredientes

- muy poco aceite, como 3 cucharadas (podéis añadir más)
- 4 dientes de ajo
- 1 cebolla mediana triturada
- 1 pimiento rojo (congelado en trozos)
- 2 tomates medianos triturados
- ½ kg de tiras de pota de calamar (que también tenía congeladas)
- 1 cucharadita y ½ de pimentón dulce de la Vera
- azafrán en hebras o colorante
- 300 g de fideos para fideuà 
- caldo de pescado (preparado con 2 cabezas de merluza, espinas, cola, perejil, un tomate, una patata y un chorrito de aceite), aproximadamente un litro.

Preparación tradicional

- Cortar todas las verduras en dados, a no ser, que las tengamos congeladas, como yo tenía el pimiento.

- Cortar en dados grandes las tiras de pota.

- Cortar los dados en trozos pequeños.

- Pesar los fideos.

- En una paella (de las que hacemos la paella, la mía es apta para inducción), ponemos el aceite, a no muy alta temperatura.

- Cuando esté caliente, echamos los ajos y la cebolla. Es importante no dejar de remover. En mi caso al poner tan poco aceite, con más motivo. 

- Añadimos el pimiento, yo lo tenía congelado totalmente y eso vino bien para que soltara jugo y ayudara a la cocción de la cebolla que añadí, posteriormente tras darle varias vueltas con una cuchara de madera.

- Cuando veamos que el sofrito está ya un poco hecho, añadimos el tomate. Rehogamos, sin dejar de remover, unos minutos.

- Añadimos la pota y seguimos sofriendo. Hay que controlar que el fuego no esté alto para que no se nos queme el sofrito.

- Calentar el caldo de pescado en el microondas y controlar que no se enfría.

- Ahora es el momento de añadir el pimentón y el azafrán en hebra, previamente tostado, tal y como indica en las instrucciones de la cajita. Remover rápidamente para que el pimentón no se queme.

- Añadir los fideos, dar unas vueltas removiendo bien y echar el caldo caliente. Lo hice a ojo, es decir, cubrí la preparación y fui añadiendo cuando veía que necesitaba un poco más, una sola vez.

- Probar y añadir un poco de sal. Yo no añadí ni gota. Estamos acostumbrados a no catarla y ya ni lo notamos.

- Cocer unos minutos a fuego fuerte, hasta que el caldo hierva. Yo lo tuve 5 minutos, después bajé el fuego y dejé que se fuera consumiendo el caldo hasta que quedó en su punto. A mí no me gusta que se queme por abajo, por eso, es importante que el fuego no esté fuerte.

Bon profit!

5 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Pan francés de Eva

32 Comentarios


Hacer pan es una buena manera de relajarse en la cocina. No siempre nos sale como esperamos, pero si lo disfrutamos, da igual que no esté perfecto.

El pan de hoy es una gran hogaza, simple, pero rica al ser degustada. Ha crecido a su libre albedrío por eso su forma no es de foto de revista. 

El pan de hoy es una gran hogaza, simple pero rica al ser degustada. Ha crecido a su libre albedrío por eso su forma no es de foto de revista.

Espero que os guste.
Ingredientes

- 365 ml agua mineral
- 10 g sal
- 620 g harina de fuerza (yo he puesto 400 de fuerza y 220 de integral)
- 25 g levadura fresca
Preparación TMX

- Poner el agua y la levadura en el vaso y programar 5 segundos velocidad 6.

- Añadir la harina y la sal y programar 3 minutos velocidad espiga.

- Colocar la masa en un recipiente untado con aceite y dejar leudar 1 hora y media. Cubrir el recipiente con un paño evitando las corrientes de aire.

- Pasado el tiempo de leudado, amasar para quitar el aire, dar forma de hogaza al pan, hacer una cruz honda con un cuchillo y pintar con aceite. 

- Dejar leudar ½ hora.

- Precalentar el horno a 210º. Yo lo he cocido en piedra y sólo lo he precalentado a 200º. En mi caso, el horno no tiene función de calor abajo solo. Tengo una función de aire con calor abajo y lo he puesto así durante los primeros diez minutos. Después he cambiado a calor arriba y abajo unos 30 minutos más. Como lo he cocido en la piedra, no he puesto ningún recipiente con agua.

- Dejar enfriar sobre una rejilla. Y si es posible, consumir al día siguiente, cuando esté bien asentadito.

Preparación tradicional

- Poner el agua y la levadura en un bol. Mezclar y disolver bien la levadura.

- Hacer un hueco en la harina que habremos mezclado con la sal. Verter en el hueco la mezcla de agua y levadura e ir amasando hasta que obtener una masa lisa y homogénea.

- Colocar la masa en un recipiente untado con aceite y dejar leudar 1 hora y media. Cubrir el recipiente con un paño evitando las corrientes de aire.

- Pasado el tiempo de leudado, amasar para quitar el aire, dar forma de hogaza al pan, hacer una cruz honda con un cuchillo y pintar con aceite. 

- Dejar leudar ½ hora.

- Precalentar el horno a 210º. Yo lo he cocido en piedra y sólo lo he precalentado a 200º. En mi caso, el horno no tiene función de calor abajo solo. Tengo una función de aire con calor abajo y lo he puesto así durante los primeros diez minutos. Después he cambiado a calor arriba y abajo unos 30 minutos más. Como lo he cocido en la piedra, no he puesto ningún recipiente con agua.

Bon profit!

Fuente:  Ma petite boulangerie (ella en panificadora)

32 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Caviar de berenjenas

11 Comentarios


Os doy una receta refrescante, es muy baja en calorías, además de laxante y diurética y por lo tanto recomendable para dietas de adelgazamiento. La encontré en una vieja revista de cocina "Comer Bien" y la he adaptado a la TMX.

Yo le he puesto 2 dientes de ajo y estaba un poco fuerte, pero nos ha gustado así. Vosotros dependiendo de cómo os guste utilizáis más o menos ajo. Es muy importante dejar las berenjenas escurrir antes de preparar el caviar para evitar que quede muy líquido. Yo las he dejado en el recipiente varoma toda la noche y aún así queda una crema muy ligera.

Espero que os guste.



Ingredientes

- 3 berenjenas grandes (unos 300 g)
- ½ l de agua
- 2 cucharadas soperas de granos de sésamo tostado
- 1 diente de ajo (o 2)
-  el zumo de 1 limón y medio
- una pizca de pimienta
- 1 cucharadita de comino molido
- 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
- sal



Preparación TMX

- Lavar las berenjenas, retirar las extremidades, cortarlas por la mitad y ponerlas a remojo en agua con sal. Después colocarlas en el recipiente varoma. 

- Poner el agua en el vaso, colocar el varoma encima y programar 30 minutos, varoma, velocidad 2.

- Retirar las berenjenas y dejarlas escurrir y enfriar.

- Triturar el diente del ajo 4 segundos, velocidad 5.

- Preparar el zumo con los limones y colarlo.

- Retirar la pulpa de las berenjenas, ponerlas en el vaso, añadir 2 cucharadas soperas de aceite y el zumo de limón. Programar 3 minutos, velocidad 6.

- Añadir las semillas de sésamo, salar y pimentar.

Preparación Tradicional

- Lavar las berenjenas, retirar las extremidades, cortarlas por la mitad y ponerlas a remojo con agua con sal. Después colocarlas en una olla con agua y hervirlas hasta que estén tiernas.

- Dejarlas escurrir y enfriar.

- Preparar el zumo con los limones y colarlo.

- Retirar la pulpa de las berenjenas, ponerla en un vaso de la batidora junto con el resto de los ingredientes. Triturar bien.

- Añadir las semillas de sésamo, salar y pimentar.

Nota:

- Se pueden asar las berenjenas en el microondas o en el horno. De esta forma, tienen un sabor más pronunciado y no hay que dejarlas escurrir.

Bon profit!

11 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Felfla. Plato argelino

8 Comentarios


Esta receta la encontré por internet y me apeteció probarla. Es una receta argelina pero podría pasar por turca, perfectamente. La he encontrado aquí, un blog que sigo por el facebook a veces.

Es un plato que nos ha gustado para acompañar un buen pescado a la plancha o como yo me lo he comido, solo con pan. Rico, rico.

Se puede comer frío o tibio.


Ingredientes

- 500 g de pimientos (rojos y verdes)
- 4 tomates de medianos
- 3 dientes de ajo
- 10 g de aceite de oliva virgen extra
- sal y pimienta
- ½ cucharadita pimentón de la Vera ahumado (si no es fuerte podéis poner 1 cucharadita entera o a vuestro gusto)

Preparación en TMX

- Lavar los pimientos y ponerlos en una placa de horno recubierta con papel de cocina. 

- Meter en horno precalentado a 200º y hornear hasta que las pieles estén ennegrecidas y los pimientos estén blandos.

- Sacar los pimientos del horno y meterlos en una bolsa de plástico. Yo los he dejado hasta el día siguiente.

- Pelar los pimientos, quitar las pepitas y cortarlos en trozos grandes. Reservar.

- Poner en el vaso los dientes de ajo. Triturar 5 segundos, velocidad 5. Bajar restos con la espátula.

- Añadir los tomates pelados y cortados en cuartos. Triturar 10 segundos, velocidad 3.

- Añadir el aceite. Programar 10 minutos, 100º, velocidad 1 y 5 minutos más, varoma, velocidad 1.

- Añadir los pimientos y cocer 7 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda. Poner el cestillo cuando falten 3 minutos.

- Dejar enfriar y poner en la nevera.


Preparación tradicional 

- Lavar los pimientos y ponerlos en una placa de horno recubierta con papel de cocina. 

- Meter en horno precalentado a 200º y hornear hasta que las pieles estén ennegrecidas y los pimientos estén blandos.

- Sacar los pimientos del horno y meterlos en una bolsa de plástico. Yo los he dejado hasta el día siguiente.

- Pelar los pimientos, quitar las pepitas y cortarlos en trozos grandes. Reservar.

- Poner los tomates unos segundos en agua hirviendo, pelarlos y cortarlos en trozos pequeños. También se pueden pelar con un buen cuchillo. 

- En una sartén, calendar el aceite y añadir el ajo picado y los tomates.

- Sofreír durante 10 minutos a fuego medio, removiendo a menudo.

- Añadir los pimientos cortados y cocer unos 10 minutos más. 

- Dejar enfriar y poner en la nevera.

Bon profit!

8 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Coca de cebolla especiada con enrejado de boquerones

26 Comentarios


Esta coca surge debido a la compra de medio kg de boquerones pequeñajos que no puedo usar debido a que me quedo sola en casa. ¿Cómo me voy a comer yo solita tanto boquerón? Los limpio bien, los pongo en la nevera y al día siguiente, me invento esta coca y nos la comemos para cenar. Estaba muy rica y eso que no le pongo ni una pizca de sal.

Os recomiendo la receta porque es facilita y tiene un poco de todo: pescado azul, sin espina alguna, hidratos de carbono, verdura, especias. En verano, este tipo de cocas son ideales. 

Las medidas que os doy son para una coca pequeña. No es conveniente hacerla grande porque de un día a otro, la masa pierde y está más blanda, sobre todo por aquí que tenemos más humedad. Es mucho mejor, comerla al poco tiempo de hornearla, una vez se ha enfriado.

Espero que esta coca os guste al igual que las otras ya publicadas.
Ingredientes (Para una coca pequeña)
Masa de la coca


- 250 g de harina de fuerza
- 20 g de levadura fresca
- 1 clara de huevo batida
- 100 g de leche desnatada
- 25 g de aceite de oliva virgen extra

Relleno

- 2 cebollas medianas
- ½ kg de boquerones pequeños, si son grandes, harán falta menos
- pimentón de la Vera y aceite de oliva virgen extra
- sal
Preparación TMX

Masa de la coca

- Poner la leche a calentar en el vaso, 1 minuto, 37º, velocidad 1.

- Desleír la levadura en la clara de huevo y añadirla junto con el resto de ingredientes al vaso.

- Programar 6 segundos, velocidad 6.

- Comprobar si hace falta añadir un poco más de harina y volver a programar 3 minutos, vaso cerrado, velocidad espiga.

- Hacer una bola con la masa y dejarla reposar tapada con papel film untado con aceite. (1 hora, aproximadamente).

- Untar con aceite una lata para el horno (o papel de hornear) y sobre ella estirar bien la masa.

- Dar forma a los bordes y pinchar con un tenedor toda la superficie.

Relleno

- Cortar la cebolla en trozos pequeños y cocerla unos 10 minutos en el microondas.

- Poner la cebolla sobre la masa y rociar con aceite, pimentón y sal.

- Cocer en horno precalentado a 200º, unos 20 minutos.

- Sacar la coca del horno y colocar los boquerones colocándolos con la piel boca arriba y en forma de enrejado.

- Cocer otros 10 minutos.
Preparación tradicional

Masa de la coca

- Poner la harina en un bol, añadir la sal y remover. Deshacer la levadura en la clara batida.

- Poner la leche a calentar (1 minuto en el microondas).

- Añadir la clara con la levadura y la leche al bol y amasar. Si vemos que se queda un poco dura vertemos más leche. También debemos ir vertiendo el aceite a la pasta hasta que se despegue de las manos.

- Hacer una bola con la masa y dejarla reposar tapada con papel film untado con aceite. (la he tenido 1 hora).

- Untar con aceite una lata para el horno (o papel de hornear) y sobre ella se estirar bien la masa.

- Dar forma a los bordes y pinchar con un tenedor toda la superficie

Relleno

- Cortar la cebolla en trozos pequeños y cocerla unos 10 minutos en el microondas.

- Poner la cebolla sobre la masa y rociar con aceite, pimentón y sal.

- Cocer en horno precalentado a 200º unos 20 minutos.

- Sacar la coca del horno y colocar los boquerones colocándolos con la piel boca arriba y en forma de enrejado.

- Cocer otros 10 minutos.

Bon profit!

26 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Bricks de morcilla de cebolla con manzana

15 Comentarios


La morcilla de cebolla de mi pueblo (botifarra de ceba), es la reina de los embutidos. Nunca he comido otra igual y su sabor mejora según dónde se compra.

El otro día fuimos a Ontinyent y la compramos en una carnicería que me habían recomendado. Se puede comprar acabada de hacer (la masa está totalmente cruda), que es la que he utilizado en esta receta, o seca. La morcilla seca, no es fácil encontrarla fuera de allí y está exquisita. Al ser un pueblo del interior, los carniceros disponen de secaderos y las morcillas con el frío se orean y van disminuyendo de tamaño y aumentando su sabor. Cerca de la costa, sería imposible ya que se enmohecerían. Esta morcilla seca se come en los picoteos cortada en rebanadas como si fuera cualquier otro embutido. Tiene bastante sabor a orégano y no deja indiferente a quien la prueba.

Tenía comprado un paquete de hojas de brick y pensé que podría utilizarlas para preparar algo combinando la morcilla con un poco de manzana. Sólo probé un poquito porque está poco indicada para mí, pero tan poca cantidad bastó para deciros que estaba deliciosa. 

No hago publicidad de nada en mi blog, pero si alguien quiere saber cómo adquirirla, me puede escribir y le diré un enlace de internet donde se puede comprar y justamente es de esa carnicería. En los mercadona de Valencia se encuentra, no sé si fuera de aquí también, pero no son de la misma calidad.

No me he esmerado en la confección de los paquetitos porque llevaba a la vez, horneado de pan y un arroz de verduras al horno. ¡Menuda mañana de sábado de calor!

Esta receta la publico porque estoy un poco sentimental ya que la semana próxima son las fiestas de "Moros y Cristianos" y no creo que vaya. Siempre me emociona oír la música y eso que llevo en Valencia muchos más años que allí. Quería dejaros un enlace del vídeo del año pasado, por si os entra curiosidad, pero you tube no me deja. Así que os dejo el enlace a una receta que me inventé el año pasado en la que sí que están los vídeos (me gusta especialmente el de la publicidad de 2010 porque ponen imágenes antiguas). 

Espero que os guste.
Ingredientes (para dos bricks grandes)

- 2 hojas de brick para cada paquete
- 2 morcillas de cebolla de Ontinyent frescas
- 1 manzana golden

Preparación tradicional

- Pelar y cortar la manzana en trozos irregulares. Reservar.

- Quitar la piel a las morcillas y desmenuzarlas. Reservar.

- Poner una hoja de brick sobre la otra, rellenar con la morcilla y la mitad de la manzana, doblar por los dos lados y formar un paquete. Repetir la operación con las otras dos hojas.

- Pintar los paquetes con un poco de margarina o de mantequilla.

- Hornear hasta que estén dorados.

Notas:

- Como el horneado es corto, si nos gusta que la manzana quede más cocida, la podemos poner unos minutos en el microondas. 

- La morcilla le da un sabor especial al arroz al horno. Yo si no es con esta morcilla, no lo preparo porque no me gusta la que venden en Valencia.

- En los mercadona de aquí de Valencia la venden, no sé si en el resto del país, pero no es tan rica como la de las carnicerías y no son las secas, sino las oreadas, es decir no tan frescas como las de la foto.

Bon profit!

15 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Pastelitos ligeros de calabacín y gorgonzola

18 Comentarios


Esta receta la encontré en uno de los muchos libritos de cocina que tengo y que compré en Francia. La tenía como favorita, pero nunca encontraba el día para prepararla porque no tenía queso gorgonzola. Cuando por fin, lo compré, me lo comí casi todo. 

Por fin, la receta ya está hecha y catada. Es una receta ligera porque lleva casi más verdura que nada. Se puede hacer un pastel grande, yo he hecho flanecitos individuales.

Mi idea ha sido rellenar un pimiento de piquillo con uno de los flanecillos. Los he decorado con un poco de tomate concentrado mezclado con unas gotitas de aceite para que le diera más brillo y tiras de pimiento.

El sabor del queso no mata el del calabacín, por eso me ha encantado esta receta.

Espero que os guste.


Ingredientes


- 700 g de calabacines verde claro
- 2 huevos
- 70 g de harina
- 30 g de maizena
- 100 g de leche desnatada
- 1 cucharada de aceite de oliva
- ½ sobrecito de levadura de repostería
- 80 g de queso gorgonzola
- sal y pimienta blanca


Preparación TMX

- Precalentar el horno a 180º.

- Poner todos los ingredientes en el bol, menos el calabacín. Programar 30 segundos, velocidad 4. Recoger los restos con la espátula.

- Cortar los calabacines en trozos grandes, programar, 6 segundos, velocidad 6.

- Verter en un molde de silicona. En mi caso han sido moldes individuales.

- Hornear unos 35 minutos o hasta que al pincharlo con una brocheta, ésta salga limpia.


Preparación Tradicional


- Cortar el calabacín en trocitos pequeños. Sofreírlos en una sartén o cocerlos en el microondas si queremos evitar grasas. Reservar.

- Poner el resto de ingredientes en un bol y triturar con la batidora.

- Añadir los calabacines a la mezcla.

- El resto, como en la preparación en TMX.

Notas:

- Es importante, saber si los moldes de silicona que tenemos son de buena calidad, porque si no es así, se pega la masa y tendremos que untarlos con aceite o mantequilla.

- Es conveniente tapar el molde con papel de aluminio ya que se tuesta con mucha facilidad y nos interesa que quede jugoso.

- Si queremos utilizar la masa una vez cocida para rellenar los pimientos y se nos ha quedado la superficie un poco seca, utilizaremos sólo la parte jugosa.

Bon profit!

18 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Sobrasada vegetal con toque infernal

34 Comentarios



Creo que publico por primera vez dos días seguidos. La razón, que ayer me asaba de calor y ahora, casi la una de la mañana, no me iría a la cama. Estoy en la terraza, a oscuras, pasando un buen rato porque hace fresquito y no me lo puedo ni creer. Me he decidido por esta receta porque este fin de semana la he preparado por segunda vez y nos encanta. Además después de estos calores, nada mejor que una sobrasada sana y vegetal con toque infernal. Chulo el nombre ¿verdad?.

La sobrasada vegetal es una receta de "La cuina de Gavina" publicada en el blog Las recetas de Ella y el abanico. Se la vi a mi amiga Ana, del blog La cocinera de Bétulo y me gustó mucho. Me ha sorprendido gratamente porque parece sobrasada y tiene un sabor delicioso. La podemos untar en pan tostado. He adaptado la receta a la TMX para que la hagáis como os apetezca. Cuesta mucho más, asar los pimientos, que prepararla. No he cocido los pimientos en el varoma porque tenía el horno encendido para hacer pan, pero creo que estará mejor con los pimientos bien asados en el horno ya que tienen otro sabor.

No he utilizado almendra frita porque siempre evito los fritos, así que he añadido almendra natural molida y también está muy rica. Ya la he preparado dos veces y seguro que lo haré muchas más. Receta estrella del verano. Gràcies Ana.

Espero que os guste.


Ingredientes

- 2 pimientos rojos
- 1 ajo
- 1 cucharadita de pimentón ahumado (yo he puesto de la Vera)
- 100 g de almendras marcona saladas (almendra natural molida)
- 2 cucharadas de pan rallado de calidad
- 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra


Preparación TMX

- Asar los pimientos en el horno. Meterlos en una bolsa de plástico para que suden y poder pelarlos y quitar las semillas.

- Poner todos los ingredientes en el vaso y triturar unos minutos, velocidad 7, hasta que notemos que las cuchillas ya no pueden trabajar. Yo he repetido esta operación tres veces. Después de cada una, he bajado los restos con la espátula, tanto del vaso como de la tapa. Se puede hacer más veces si queremos una textura todavía más suave. Se formará una crema homogénea que sirva para untar.

-Servir untado sobre pan tostado.

Preparación tradicional

- Asar los pimientos en el horno. Meterlos en una bolsa de plástico para que suden y poder pelarlos y quitar las semillas.

- Triturar junto al resto de los ingredientes hasta formar una crema homogénea que sirva para untar.

-Servir untado sobre pan tostado.

Nota:

- Es muy importante que el pimentón sea de buena calidad. Ya sabéis lo que me gusta el pimentón de la Vera, creo que el sabor que le da, además del de la almendra son el éxito de esta receta.

Bon profit!

34 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Espencat

18 Comentarios


Llevamos dos días de calor insoportable, incluso en la playa no se puede estar. Hoy he ido a andar a las 7 de la mañana, el agua, la arena y poca gente, pero no iba cara al aire del calor que hacía. No es normal y te deja hecho polvo. Encima la humedad que te hace sudar y sudar, aunque te duches mil veces. Por eso os dejo una receta fresquita y sencilla, de las que hago toda la vida. Es muy típica en el valle donde está mi pueblo, “La Vall d’Albaida”. Se prepara en verano y se consume como un tipo de ensalada, especialmente para cenar.

La palabra “espencat” en valenciano significa algo así como desmenuzar, es por eso que la verdura y el bacalao, usados en esta receta, se desmenuzan con los dedos, en trozos grandes. Como podéis comprobar, es una receta típicamente mediterránea, similar a "l’escalivada catalana", pero con bacalao.

Como ya os he contado en otras ocasiones, en mi tierra, el bacalao se utiliza en muchísimas recetas, tanto de verano, como de invierno.

Es muy sencilla de hacer, lo único que hay que tener en cuenta es desalar correctamente el bacalao un día antes.
Ingredientes (4 personas)

- 200 g de cebolla (no le suelo poner)
- 300 g de pimiento rojo
- 100 g de tomate muy rojo y maduro
- 200 g de berenjena
- 200 g de bacalao desalado desmigado
- aceite de oliva virgen extra
Preparación tradicional

- Se pone el bacalao a remojo 24 h y se cambia el agua 3 veces. Se desmiga en trozos del tamaño que se desee.

- Se untan las verduras con aceite, se asan en horno fuerte, se dejan enfriar, cubiertas con papel film y se quitan las pieles.

- Se cortan a tiras con los dedos. También se puede hacer con unas tijeras de cocina, pero para mí, ya no sería, “espencat”.

- Las verduras se sirven una bandeja junto con el bacalao, aliñadas con el aceite y sal. Mejor si se dejan reposar en la nevera unas horas antes de tomarlas. A la hora de servirlas, se mezclan cuidadosamente y cada comensal, puede agregar más aceite, si así lo desea.
Notas: 

- Está mucho mejor fresco, que acabado de hacer. Se puede comer de un día para otro.

- En mi casa, nunca se ha puesto cebolla asada, pero yo últimamente, si me apetece la añado.

- Hay gente que le pone pimiento verde no italiano, pero en mi casa nunca se ha utilizado este pimiento.

- No es una receta para preparar con la TMX, tardaríamos mucho en cocer la verdura y está mucho mejor asada. Se puede asar también a la brasa o en una barbacoa. He comprobado que en mi microondas que tiene una función llamada "crisp", se asan las verduras en 15 minutos y quedan exactamente igual, este verano con el calor que hace, lo uso mucho más para preparar l'espencat.

Bon profit!

18 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Nieve de melón con miel y Oporto

16 Comentarios


Si os gusta el melón y no lo utilizáis demasiado en recetas, aquí tenéis una que está muy rica para estos días de calor tan fuerte. El vino de Oporto me encanta desde que estuve por esa ciudad tan bonita y compramos una botella que se ha hecho viejecita en mi armario. Así que he ido dándole salida de cuando en cuando en algún guiso salado. Ésta es la primera vez que lo utilizo con algo dulce. 

Está delicioso y espero que lo preparéis ya que no tiene ninguna dificultad.


Ingredientes


- 650 g de melón maduro
- 60 g de miel liquida o 35 g de tagatosa
- 25 g de vino de Oporto



Preparación TMX

- Quitar la piel y las semillas del melón. 

- Poner todos los ingredientes en el vaso. Programar 30 segundos, a velocidad progresiva 5-10 o hasta que esté bien triturado.

- Verter la mezcla en cubiteras. Meterlas en el congelador toda la noche o 6 horas como mínimo.

- Cuando estén todos los cubitos bien congelados, echarlos en el vaso del Thermomix. Programar 20 segundos a velocidad máxima. Destapar y remover con la espátula para comprobar que no ha quedado ningún pedazo sin triturar. Debido al contenido en alcohol de los cubitos helados de vino su consistencia no es muy dura, por lo que se tritura perfectamente y no queda un sorbete duro, sino un granizado suave.

Preparación tradicional

- Quitar la piel y las semillas del melón. 

- Mezclar la pulpa con la miel.

- Incorporar el Oporto y verter en un recipiente para congelador. 

- Congelar durante 3 horas. Cada 30 minutos, remover el granizado con un tenedor.

- Meter en el congelador 6 vasos vacíos. 

- En el momento de servir, picar bien el granizado con un tenedor con la finalidad de darle una consistencia como de nieve.

- Repartir en los vasos.

- Decorar con menta si se desea. Servir rápido.

Notas:

- La cantidad de miel o de tagatosa, dependerá de lo dulce que esté el melón. En mi caso, no lo estaba y el granizado tampoco lo está.

- La cantidad de Oporto también puede ser a vuestro gusto. Le da un buen sabor.

- Se puede combinar con un poco de chocolate.

- Con estas cantidades, salen 3 cubiteras. Podemos duplicarlas. Yo he preferido probar con los restos de melón que tenía para ver el resultado.

Bon profit!

16 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Dulce de corteza de sandía sin azúcar y con agar-agar

24 Comentarios


Ayer publiqué esta receta de Dulce de corteza de sandía, pero con azúcar. Era la receta original copiada de un libro publicado por la Caja de Ahorros d’Ontinyent (València), en el que sus autoras, recogieron platos típicos de nuestra comarca, tanto de verano como de primavera.

Ahora os la presento elaborada con tagatosa y con un espesante natural, el agar-agar. No está muy dulce, así que si os apetece, podéis añadirle unos gramos más de tagatosa, pero siempre teniendo en cuenta si vuestra fruta es muy dulce o no. En mi caso, no lo era demasiado.

El agar-agar se utiliza entre otras cosas como estabilizador de algunos alimentos y comestibles y para la realización de gelatinas.

Su poder gelificante es su gran baza pues, con muy poco polvo de gelatina en una proporción de agua abundante, da lugar a una gelatina muy dura y compacta; en caliente gelifica, a diferencia de la gelatina de colas de pescado que tiene que estar completamente fría para que cuaje.

También cabe destacar que gelifica zumos de frutas exóticas (como la piña) y que la gelatina normal no puede gelificar por la acidez de éstos zumos (wikipedia).

Espero que os guste y que os sea de utilidad a los que no podéis o no queréis abusar del azúcar.


Ingredientes

- 1050 g de corteza de sandía y pulpa 
- 100 g de tagatosa
- ½ cucharada sopera de agar-agar
- zumo de medio limón
- 150 g de líquido de la primera cocción 

Preparación TMX

- Esterilizar botes de cristal con agua hirviendo. Dejar boca abajo sobre un paño de cocina y secarlos bien. Reservar.

- Cortar rodajas de sandía. Quitarle casi toda la parte de la pulpa roja, dejando un trozo de un centímetro. Pelar la corteza verde del exterior y desecharla.

- Trocear y poner en el vaso la sandía.

- Programar 4 segundos, velocidad 4 y 20 minutos, varoma, velocidad 1. De cuando en cuando, ir bajando los restos que se quedan pegados en las paredes y bajarlos hacia las cuchillas.

- Comprobar que los trozos están blandos. Si no lo están, programar unos minutos más. 

- Sacar los trozos del vaso, colocar los trozos en el cestillo, escurrirlos reservando 150 g del caldo de cocción. Volver a pesarlos, y añadir el caldo de cocción junto a los trozos. 

- Añadir la tagatosa.

- Trocear 5 segundos a velocidad 4.

- Programar 30 minutos, 100º, velocidad 2. De cuando en cuando, abrir la tapa e ir bajando los restos que se quedan pegados en las paredes del vaso, hacia las cuchillas.

- Añadir el agar agar y programar 10 minutos, 100º, velocidad 1.

- Pasado este tiempo programar, 2 minutos, varoma, velocidad 2. Ir comprobando la textura para añadir o disminuir tiempo. Se puede comprobar, poniendo una cucharadita en un plato frío y observando que se desliza dificultosamente por el mismo.

- Embotar, tapar y colocar los botes boca abajo sobre un paño hasta que estén totalmente fríos. Al darles la vuelta, comprobaréis que el dulce queda más pegado a la tapa que a la base.

Preparación tradicional

- Esterilizar botes de cristal con agua hirviendo. Dejar boca abajo sobre un paño de cocina y secarlos bien. Reservar.

- Cortar rodajas de sandía. Quitarle casi toda la parte de la pulpa roja, dejando un trozo de un centímetro. Pelar la corteza verde del exterior y desecharla.

- Trocear y pesar.

- Poner los trozos en una cacerola y cocer a fuego lento hasta que los trozos estén blandos. 

- Sacar los trozos de la cacerola, conservando un poco del caldo de la cocción, escurrirlos y volver a pesarlos. 

- Volver a poner los trozos en la cacerola y añadir 150 g del caldo de cocción junto a los trozos.

- Volver a poner en la cacerola y añadir la tagatosa, el agar-agar y el zumo de limón.

- Seguir cociendo hasta obtener una textura tipo confitura. Se puede comprobar, poniendo una cucharadita en un plato frío y observando que se desliza dificultosamente por el mismo.

- Triturar un poco con una batidora, si deseamos una textura más fina, pero no es el objetivo.

- Embotar, tapar y colocar los botes boca abajo sobre un paño hasta que estén totalmente fríos.

Notas:

- A pesar de añadir más caldo de cocción y poco agar-agar, la textura sigue siendo más consistente que la de una confitura. Tal vez un poco menos que la del dulce de corteza de sandía, que era lo que yo pretendía. Si la preferimos, menos consistente, simplemente, añadiremos un poco menos de agar-agar o un poco más de caldo de cocción. Es importante saber, que espesa cuando se enfría.

- No hay que olvidar que no se trata de una mermelada o confitura.

- Se puede consumir en seguida, o embotar y utilizar cuando lo deseéis.

- Puede ser un delicioso relleno de pastelitos e incluso de una tarta.

Bon profit!

24 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Dulce de corteza de sandía

17 Comentarios


A la sandía en mi tierra se le llama “meló d’Alger” (melón de Argelia). Fueron los romanos los que la dieron a conocer en todo el Imperio. Se supone que llegó a Valencia desde las costas africanas, Argelia, de ahí ese nombre. Es una fruta de verano muy apreciada, rica en azúcar y agua.

Esta receta la he sacado de un libro publicado por la “Caja de Ahorros d’Ontinyent”, y sus autoras, recogieron en él platos típicos de nuestra comarca, tanto de primavera-verano, como de otoño-invierno. Menos mal que puedo hablaros de una Caja de ahorros por algo que no sea uso indebido de dinero, o “preferentes", la publicación de libros de recetas autóctonas es algo bonito y útil, ¿no?.

Adapté la receta a la TMX pero también os añado la original. No ha sido fácil la adaptación porque no era una receta que hubiera hecho de forma tradicional y no tenía el libro delante para ver la foto. He ido trabajando poco a poco, controlando la cocción para que quedara a mi gusto y eso agota un poco. La textura es como la de un calabazate triturado, mucho más compacta que una confitura. 

Espero que os guste y que la hagáis antes de que termine el verano y alguien me envía una foto, que no sabéis la ilusión que me hace. También la he preparado sin azúcar y me quedó menos espesa pero igualmente rica.

Esta receta es mi segunda aportación al concurso de María, del blog Cosicas dulces… y alguna salada, que trata sobre recetas tradicionales de nuestra familia o la zona de donde somos. Espero haber sido original.

Hoy 15 de agosto, mis deseos se han visto cumplidos y María Rosa, conocida por Roski del blog Roski cocina y algo más ha convertido este dulce en una mermelada y le ha quedado genial. Es otra manera de hacerlo un poco diferente a la mía y da una idea muy buena que es ir congelando lo que retiremos de la sandía al comerla y congelarlo. Gracias guapa, me ha hecho mucha ilusión. Os pongo el enlace y añado su foto al final.


Mis ingredientes

- 1500 g de corteza de sandía y pulpa
- 600 g de azúcar
- 30 g de zumo de limón
- 100 g de líquido de la primera cocción

Ingredientes de la receta original
- 1 sandía
- 800 g de azúcar


Mi preparación en TMX

- Esterilizar botes de cristal con agua hirviendo. Dejar boca abajo sobre un paño de cocina y secarlos bien. Reservar.

- Cortar rodajas de sandía. Quitarle casi toda la parte de la pulpa roja, dejando un trozo de un centímetro. Pelar la corteza verde del exterior y desecharla.
- Trocear y poner en el vaso los trozos de sandía.

- Programar 4 segundos, velocidad 4 y 20 minutos, varoma, velocidad 1. De cuando en cuando, ir bajando los restos que quedan pegados en las paredes del vaso, bajándolos hacia las cuchillas.

- Comprobar que los trozos están blandos. Si no lo están, programar unos minutos más. 

- Sacar los trozos del vaso, colocarlos en el cestillo, escurrirlos reservando 100 g del caldo de cocción. Volver a pesarlos, y añadir el caldo de cocción junto a los trozos. 

- Añadir el azúcar y el zumo de limón.

- Trocear 5 segundos a velocidad 4.

- Programar 30 minutos, 100º, velocidad 2. De cuando en cuando, abrir la tapa e ir bajando los restos que se quedan pegados en las paredes del vaso, bajándolos hacia las cuchillas.

- Pasado este tiempo programar, 8 minutos, varoma, velocidad 2. Ir comprobando la textura para añadir o disminuir tiempo. Se puede comprobar, poniendo una cucharadita en un plato frío y observando que es dificultoso que se deslice por el mismo. Como he dicho más arriba, no es una mermelada o una confitura.

- Triturar 20 segundos, velocidad 5.

- Embotar, tapar y colocar los botes boca abajo sobre un paño hasta que estén totalmente fríos. Comprobaréis que al darles la vuelta, el dulce queda más pegado a la tapa que a la base.

Preparación tradicional (la receta del libro)

- Esterilizar botes de cristal con agua hirviendo. Dejar boca abajo sobre un paño de cocina y secarlos bien. Reservar.

- Cortar rodajas de sandía. Quitarle casi toda la parte de la pulpa roja, dejando un trozo de un centímetro. Pelar la corteza verde del exterior y desecharla.

- Trocear y pesar los trozos de sandía (no habla de cantidades).

- Poner los trozos en una cacerola y cocer a fuego lento unos 15 minutos, hasta que estén blandos, pero sin deshacerse. 

- Sacarlos de la cacerola, dejar que se escurran.

- Pesar 1 kg y ponerlo en una cacerola con el azúcar.

- Ir removiendo, a fuego muy lento hasta que el dulce, al cogerlo con una cuchara no se caiga fácilmente.

Notas:

- Sale el doble de la cantidad que veis en las fotos, porque al ser la primera vez que lo elaboraba, he preparado la mitad por si acaso no me quedaba bien. 

- Se reduce mucho el peso con la cocción. También dependerá del tamaño de los botes que utilicéis. 

- Si queréis que quede menos espeso, añadid un poco más de líquido de cocción, pero recordad que es un dulce, no una confitura.

- Se puede guardar en la nevera e ir consumiendo, si no vamos a preparar más, pero se puede conservar en botes, varios meses.

- Como veis, en la receta original no reservan caldo de cocción ni nada. Yo lo he hecho porque el verano pasado fue la primera vez que elaboré el dulce en la TMX y se quedó como una piedra. Creo que queda mejor de esta forma. No lo he realizado de la forma tradicional.

Bon profit!



La mermelada de Roski, una pasada ¿verdad?

17 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Pimientos rellenos de arroz y bacalao. Pimentons farcits d'arròs i d'abaetxo

22 Comentarios


Sigo con los recuerdos. Este plato que os presento hoy es una de mis recetas favoritas y está en muchos de los recuerdos culinarios de mi infancia. En mi casa se han hecho toda la vida tal y como os los presento. En mi tierra, por la Vall d’Albaida son muy típicos y también en muchos otros sitios en Valencia, pero esta versión con bacalao no la he visto nunca aquí en la ciudad de Valencia; casi siempre son con magro de cerdo y a mí no me gusta. 

Yo los he hecho incluso con bacon o con pollo y verduras. Pero, como os decía, mis preferidos, son éstos de bacalao.

Es una receta que no es fácil de elaborar porque muchas veces el arroz queda un poco crudo, pero desde que descubrí cómo hacerlos con la TMX, además de ahorrar tiempo, he ganado en seguridad y por eso los hago muchas más veces. El secreto es añadir el agua al arroz. En la receta tradicional, el arroz se cuece sólo debido al caldo que suelta el tomate y por eso hay que ponerle bastante, el pimiento al asarse también contribuirá a la cocción. El resto, es maña y un poco de suerte.

Mi hermana Inma, ha aprendido a hacerlos sin la thermomix y me dice que le salen exquisitos pero que es mejor utilizar arroz bomba porque no se pasa. ¡Cómo somos de pejigueros los valencianos con el arroz!. Os pongo también su receta sin la TMX

Con esta receta participo en el concurso de María, del blog “Cosicas dulces… y alguna salada”, que trata sobre recetas tradicionales de nuestra familia o la zona de donde somos. Si no la conocéis visitadla, ella y su hija llevan el blog con mucho cariño y profesionalidad. Yo la conocí por su brazo de gitano espectacular, también una receta familiar.

Pensando en recetas de toda la vida, de las que más me gustaban y me gustan y que aún no hubiera publicado, ésta se lleva el premio. Gracias María por este concurso, participaré con una segunda receta que ya tengo preparada y es bastante original.

Espero que os gusten y si los hacéis me lo digáis.


Ingredientes de mi receta (para 4 personas)

- 4 pimientos rojos y hermosos (1 por persona)
- 200 g de arroz (mejor bomba)
- piñones (a gusto)
- 300 g de agua (sólo si los hacéis en TMX)

Para el sofrito

- 30 g de aceite de oliva virgen extra
- 200 g de bacalao desalado
- 2 tomates medianos pelados y triturados (200 g aprox.)
- perejil
- 2 dientes de ajo
- sal
- azafrán de hebra
- colorante (opcional, yo no le pongo)

*He editado las fotos. no sólo porque estaban horrorosas, sino porque desde hace casi 3 años, no había horneado estos pimientos. Así que, ya no había excusa para repetir. Como tenía all i oli, aún más ricos.


Preparación en TMX

- Desalar el bacalao veinticuatro horas antes o más, dependiendo de nuestro gusto.

- Lavar bien los pimientos, cortar el casquete superior, reservarlo quitando todas las semillas. Untar bien cada pimiento con aceite. Reservar. Es importante identificar a qué pimiento corresponde cada casquete para que después encajen lo mejor posible.

- Triturar los ajos y el perejil, 2 segundos, velocidad 4. Si es necesario, repetir la operación hasta que quede triturado a nuestro gusto. A mí me gusta más lonchear los ajos manualmente y encontrármelos, pero si voy con prisa, lo hago en la TMX. 

- Añadir los tomates y triturarlos, programando 5 segundos velocidad 5. Bajar los restos de las paredes.

- Añadir el aceite y rehogar 2 minutos, varoma, velocidad cuchara.

- Añadir el bacalao y la picada. Rehogar, 8 minutos, varoma,velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Añadir el agua. Programar, 7 minutos, varoma, velocidad 1, giro a la izquierda.

- Como se tiene que seguir cocinando en el horno hay que dejarlo un poco entero.

- Añadir los piñones al arroz.

- Rellenar los pimientos poniendo cada vez una cucharada sopera de la mezcla en cada pimiento para así repartir el contenido por igual (3/4 partes del pimiento); colocar en cada pimiento el casquete correspondiente.

- Colocarlos de pie en un recipiente apto para horno, uno al lado del otro sin que se puedan caer y meterlos en el horno un mínimo de 45 minutos, a 180ºC. (dependerá de cada horno y del grosor de la carne del pimiento).

- Comprobar que el arroz está bien hecho y si no, dejarlo 5 minutos más. La carne de los pimientos debe quedar cocida y blandita y si la piel se desprende, mucho mejor. Si se quema un poco por la parte superior, no pasa nada. Si no queremos que se queme, podemos taparlos con papel de aluminio cuando veamos que ya están un poco tostados. A mí no me gusta que quede duro el pimiento y me encanta si está un poco quemadito.

- Dejarlos reposar unos 5 minutos para que el pimiento acabe de soltar su jugo y porque están muy, muy calientes.

Ingredientes de mi hermana Inma

- 1 pimiento rojo por persona
- 150 g de bacalao desalado, troceado y sin piel ni espinas
- 1 tomate natural pequeño
- 2 cucharadas de tomate triturado
- ajos laminados a gusto
- piñones a gusto
- perejil troceado a gusto
- 1 tacita de café llena de arroz bomba por pimiento
- azafrán
- aceite

Preparación tradicional de mi hermana Inma

- Precalentar el horno a 180º.

- Desalamos el bacalao veinticuatro horas antes o más, dependiendo de nuestro gusto.

- Lavamos bien los pimientos, les cortamos el casquete superior, lo reservamos y los vaciamos de pepitas. Untamos cada pimiento con aceite. Reservamos. Es importante identificar a qué pimiento corresponde cada casquete para que después encajen bien las tapaderas.

- Cortamos los ajos y el perejil no muy picado. Reservamos por separado.

- En una sartén ponemos el aceite y doramos los ajos sin que se quemen.

- Añadimos el bacalao y sofreímos un poco, después el tomate y sofreímos a fuego lento pero sin que se pierda todo el caldito. Es necesario para que ayude a que el arroz se cueza.

- En este punto, añadimos el arroz y lo sofreímos, dándole unas vueltas. Mejor utilizar una cuchara de madera.

- Añadimos los piñones y el perejil. Si queremos añadir sal, es el momento. Damos unas vueltas con una cuchara de madera y apagamos el fuego.

- Rellenamos los pimientos poniendo cada vez una cucharada sopera de la mezcla en cada pimiento para así repartir el contenido por igual. No deben estar llenos del todo (3/4 partes); colocamos en cada pimiento el casquete correspondiente.

- Los colocamos de pie en un recipiente apto para horno, uno al lado del otro sin que se puedan caer, los tapamos con papel de aluminio para crear más vapor y los metemos en elhorno a 200ºC, calor arriba y abajo durante una hora y media o dos. (esto dependerá del tipo de horno que tengáis, así que la primera vez, tendréis que estar pendientes y anotar cuánto tiempo tarda en vuestro horno).

- Comprobar que el arroz está bien hecho y si no dejarlo 5 minutos más. La carne de los pimientos debe quedar cocida y blandita. Si se quema un poco por la parte superior, no pasa nada.  A mí no me gusta que quede duro el pimiento y me encanta si está un poco quemadito.

- Dejarlos reposar unos 5 minutos para que el pimiento acabe de soltar su jugo y porque están muy, muy calientes.

Notas:

- Tened cuidado con la sal ya que el bacalao ya lleva. A mí, a veces, me pasa que lo desalo demasiado y no sabe a nada. 

- Si sobra algún pimiento, lo suelo congelar envolviéndolo en papel de aluminio. No está tan bueno, como recién hecho, porque el arroz está un poco pasado, pero el sabor es el mismo.

- Hay quien mezcla el arroz con la carne del pimiento para comerlo, o quien se lo come por separado. A mí me gusta mezclarlo. 

Bon profit!

22 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.