domingo, 30 de septiembre de 2012

Sepia en salsa de tomate y patatas (TMX)


En casa nos encanta la sepia de todas las maneras y por eso voy probando diferentes maneras de cocinarla con la maquinita.

Esta receta la hice en verano. La preparé dos veces y en la segunda añadí un poco de agua a la salsa y nos gustó mucho porque era la mejor manera de mojar pan, pero de las dos formas está muy buena.

Espero que os guste






Ingredientes

- 600 g de sepia sucia troceada

- 200 g de tomate triturado

- 40 g de aceite

- 50 g de vino

- 4 dientes de ajo

- 400 g de cebolla

- 1 hoja de laurel.

- 1 cucharadita de pimentón dulce de la vera (o a gusto)

- 200 g de patatas troceadas

- Sal

Preparación TMX

- Introducir en el vaso la cebolla y los ajos. Trocear 5 segundos en velocidad 4.

- Añadir el tomate y el aceite. Programar 7 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Añadir la sepia, el pimentón, el vino, la sal y el laurel. Programar 5 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Añadir las patatas troceadas. Programar 20 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Dejar reposar y listo para servir.

Nota: Si se desea la salsa más líquida se le puede añadir un poco de agua. 

Bon profit!

viernes, 28 de septiembre de 2012

Pimientos tricolores rellenos (TMX / T / micro)


Esta receta ha sido una adaptación de otra publicada por Elena del blog “Mis Thermorecetas”. Imagino que ya conocéis a Elena, su blog es una maravilla. He visto la receta temprano y como tenía carne picada y pimientos de dos tipos, he decidido adaptarla.

Tenía a un amigo de mi hijo en casa y comen… les ha encantado. Yo he probado un pimiento italiano y a pesar de que sabéis que no soy de carne, me ha parecido que estaba muy bueno. Si queréis preparar la receta de Elena, sólo tenéis que pinchar en el enlace y ver la salsa con la que ha acompañado los pimientos.

Mil gracias Elena por la receta y espero que os guste. 





Ingredientes (para 4 raciones)

Para el relleno
- 200 g de cebolla, cortada en cuartos
- 1-2 dientes de ajo
- 30 g de aceite de oliva
- 500 g de carne picada de ternera y cerdo salpimentada
- 70 g de leche desnatada
- 2 rebanadas de pan de molde
- 1 pellizco de nuez moscada molida
- 1 cucharadita de orégano seco
Para el montaje
- 1 pimientos verde italiano y 2 anaranjados (rectos), no muy grandes, sin pedúnculo ni semillas
- 3 pimientos rojos grandes, sin pedúnculo ni semillas.
- 2 cucharadas de pan rallado
Para el acompañamiento
- setas congeladas
- vino blanco

Preparación TMX
Relleno de los pimientos
- Ponemos la cebolla y el ajo en el vaso, programamos 3 segundos, velocidad 5. Con la espátula, bajamos los restos que hayan quedado en las paredes y en la tapa del vaso hacia las cuchillas.
- Añadimos el aceite y programamos 6 minutos, varoma, velocidad 1.
- Incorporamos la carne picada y la movemos con la espátula para que no quede apelmazada. Programamos 6 minutos, 100º, giro a la izquierda y velocidad 1.
- Pasado este tiempo, colocamos un bol sobre la tapa de la Thermomix, pulsamos la tecla “balanza” y pesamos la leche que echamos en el bol. Añadimos el pan de molde desmenuzado y lo mezclamos bien.
- Echamos el pan con la leche en el vaso, la nuez moscada y el orégano. Programamos, 2 minutos, 100º, giro a la izquierda y velocidad 1.
- Al ser mi pan, casero, he programado, 4 segundos, velocidad 4, para que estuviera más triturado.
- Retiramos del vaso y reservamos.





Preparación Tradicional

Relleno de los pimientos
- Picamos bien la cebolla y el ajo con un buen cuchillo.
- Ponemos un poco de aceite en una sartén y añadimos el aceite. Sofreímos muy bien cuidando que no se quemen.  
- Incorporamos la carne picada y la removemos con una cuchara de madera para que no quede apelmazada.
- Pesamos la leche. añadimos el pan de molde desmenuzado y lo mezclamos bien para que se ablande con la leche.
- Añadimos el pan con la leche a la sartén. Incorporamos la nuez moscada y el orégano. Seguimos removiendo para que la mezcla vaya cogiendo consistencia.
- Una vez veamos que está en su punto, retiramos la masa de la sartén y la reservamos.
Montaje y cocción
- Vamos rellenando los pimientos italianos con la ayuda de una cucharilla pequeña, intentando que el relleno penetre lo más posible.
- Empanamos la abertura de los pimientos con pan rallado para que no se salga el relleno.
- Cortamos la base de los pimientos rojos. Cortamos 3 trozos cuadrados de papel de aluminio y forramos la base de cada pimiento. Cortamos con unas tijeras de cocina la parte superior de los pimientos una vez rellenos.
- Rellenamos con la mezcla y espolvoreamos con el pan rallado.
- Ponemos los pimientos en una bandeja de horno untada con aceite de oliva y los asamos durante 30-40 minutos, a 180º (dándo la vuelta a mitad de cocción a los italianos). Los rojos, pueden tardar más tiempo. Yo los he horneado en mi microondas que tiene una función “crisp”, que permite usarlo como si fuera un horno y evitar el calor de encender el horno y ahorrar tiempo. Los pequeños han tardado 18 minutos y los rojos unos 30 minutos, más o menos.
- Colocamos los pimientos en una fuente y los acompañamos con la guarnición deseada. En mi caso, unas setas rehogadas con vino.
Notas:

- Con los pimientos italianos he tenido el problemilla de que al hornearlos, el relleno se ha salido un poco del pimiento, pero lo he solucionado rápidamente volviéndolo a introducir con una cucharilla. Igual era porque no eran demasiado anchos y los he rellenado demasiado.

- Se pueden congelar sin problemas, bien envueltos en papel film y dentro de una bolsa especial para congelación.

Bon profit!

jueves, 27 de septiembre de 2012

Mi puré de patatas más ligero (TMX)


Me encanta el puré de patatas. Cuando obtuve mi primera plaza como maestra, tenía sólo 21 años y me enviaron a S. Antoni en Eivissa. A finales de noviembre el pueblo estaba muerto. Recuerdo las recetas que preparaba para cenar con puré de patatas de  sobre, relleno de cualquier cosa y gratinado en el horno. 

Ahora no uso casi nunca el puré en copos, siempre le encuentro un sabor que no acaba de parecerme natural, aunque reconozco que te saca de apuros.

Como tengo que disminuir calorías e hidratos en mis comidas, preparé este puré el otro día y nadie en casa se quejó, sino todo lo contrario. Con la TMX, es rápido y sale con una textura especial.





Ingredientes

- 400 g de patatas

- 150 g de leche desnatada

- 25 g de margarina al aceite oliva

- 1 pizca de sal

Preparación TMX

- Pelar las patatas, cortarlas en trozos y pesarlas.

- Ponerlas en el bol, junto con la leche y la sal.

- Programar 24 minutos, 100°, velocidad 1, giro a la izquierda. Quitar el cubilete.

- Cuando termine el tiempo, quitar el giro a la izquierda y añadir la margarina.

- Mezclar 40 segundos, velocidad 3.

Nota:

- Se puede hacer con mantequilla, si no os importan las calorías.

- Se conserva bien al día siguiente, pero es mejor hacer la cantidad justa y disfrutarlo acabado de hacer.

Bon profit!

martes, 25 de septiembre de 2012

Mi masa madre líquida de Éric Kayser


Después de muchas búsquedas y visitas a blogs, asistencia a un taller relativo al tema, lectura de libros… y mucho tiempo temiendo preparar una masa madre, me decidí en el mes de julio, que era verano y hacía calor por una masa madre líquida y cuyo proceso de realización no es largo ni complicado. Sólo tardamos 3 días en tenerla lista; una masa madre, sencilla y burbujeante. Al final, no fue para tanto y ya la he usado unas cuantas veces con buen resultado.

Fue creada por Éric Kayser, un panadero muy apreciado en París, tiene como particularidad que es líquida. Está hidratada al 100%, es decir, que está compuesta por la mitad de agua y la mitad de harina, mientras que otros tipos de masas, llamadas “duras”, se acercan al 60%.
Es muy fácil de refrescar y permite un tiempo de reposo más largo. Esto permite a los “pequeños panaderos”, no agobiarse mucho ya que puede conservarse hasta 15 días sin refrescarOtra diferencia es que se utiliza añadiendo unos gramos de levadura fresca de panadero.

Como no soy ninguna experta, espero que quien así lo considere, aporte su experiencia.

A los que tengáis miedo a empezar, os aconsejo ésta, porque es muy sencilla y el resultado es bueno.


Día 1

- Mezclar en un bol, 50 g de agua tibia y 50 g de harina integral de centeno de cultivo biológico.

- Con la ayuda de una cuchara de madera, se vierte en un bote de cristal grande (1.7 l) y se cubre con papel film. Se deja 24 horas a temperatura ambiente (entre 20 y 25º C) y sin corrientes de aire.

Día 2

- Se mezclan 100 g de agua con 100 g de harina de fuerza y 20 g de azúcar en polvo (el azúcar ayuda a potenciar la fermentación).

- Se añade, de nuevo, con la ayuda de una cuchara de madera a la mezcla del día anterior.

- Se remueve bien con la cuchara y se vuelve a cubrir de nuevo con el papel film. Se deja en espera otras 24 h.

Día 3

- Se mezclan 200 g de agua con 200 g de harina de fuerza.

- Se añade, de nuevo, con la ayuda de una cuchara de madera a la mezcla del día anterior. Hay que tener en cuenta que el recipiente sea lo suficientemente grande para que la masa pueda leudar y aumentar de tamaño. Dejar reposar 12 horas en un ambiente cálido.

Yo la dejé de nuevo 24 horas.

Día 4

- La masa madre está ya preparada para ser utilizada. Se  dejará en el bote cerrado herméticamente en el frigorífico. 


Días 2, 3 y 4

Refrescar la masa madre


- Deberemos refrescarla cada 8 días con un mínimo de 50 g de harina y 50 g de agua y tirar los 100 gramos si no lo vamos a utilizar (para que no nos crezca demasiado). No pasa nada si lo hacemos cada 10 o 12 días.



- Se vuelve a mezclar esta mezcla y se deja trabajar a temperatura ambiente durante 24 horas (mejor la noche antes y se deja reposar).
Dependerá de si queremos:

- Hidratación 100%, masa más líquida: por cada 100 g que retiremos, le añadimos 100 g de harina y 100 g de agua.

- Hidratación 50%, una masa más espesa: por cada 100 g que retiremos, le añadimos 100 g de harina y 50 g de agua.
La dejamos a temperatura ambiente para que vuelva a fermentar 24h y ya la tendremos lista de nuevo.

- Volverá en este estadio a burbujear y a aumentar de tamaño y así estará de nuevo lista. Sólo tendremos que sacar y reponer la cantidad necesaria para la elaboración de nuestros panes


- Se suele utilizar harina de fuerza, pero si no la tenemos a mano, también se puede refrescar con harina de repostería pero será necesario corregir el nivel de hidratación aumentando o disminuyendo la cantidad de agua, para que conserve la consistencia inicial.





Cómo utilizar la masa madre líquida


- Sacar la masa madre líquida de la nevera un poco antes de ser utilizada. He leído que hay quien la utiliza directamente después de sacarla.


- Antes de utilizarla, mezclar bien con una cuchara de madera con el fin de que la masa esté homogénea.


- Sacar la cantidad necesaria, refrescarla con la misma cantidad de harina y de agua, dejarla reposar 24 h y volver a meterla en la nevera. 



 



Cantidad a utilizar en las recetas de pan, si no lo indica la receta


- Según Kayser, se deben poner 20 g de masa madre por 100 g de harina pero hay quien añade un poco de levadura fresca.


 - Una dosis adecuada sería añadir 120 g de masa madre para 500 g de harina y 4 g de levadura fresca. ·En este caso, tendremos que añadir al bote 60 g de agua y 60 g de harina de fuerza.


- Ana, del blog “La cocinica de Ana”, aconseja: primero sacar la masa madre de la nevera y dejarla a temperatura ambiente. Alimentarla con el agua y la harina, dejar que fermente y sacar los gramos de masa que se vayan a utilizar. Volverla a alimentar, dejar que fermente 24 horas y guardar en la nevera de nuevo. De esta forma la fermentación es mucho mejor, pero claro, no podemos andar con prisas.
Dice que esta forma es mejor que sacar la masa madre que se necesite y alimentarla después. Si lo hacemos así tendremos que tener en cuenta que el último refresco de la masa no se haya hecho hace mucho y que la masa esté en buen estado.


- Si la receta indica otra cantidad, sustituiremos exactamente, la cantidad extraída.


A tener en cuenta:

- Lo ideal es guardarla en un recipiente de cristal (servirá cualquier frasco de conservas que tengamos. Eso sí, debe estar bien esterilizado).

- La mejor forma de conservarla, si no se va a utilizar a diario, es meterla en la nevera, ya que de esta forma se "adormece" por la acción del frio y puede durar años. Si no se ha utilizado durante 8 días, habrá que "alimentarla" añadiéndole la misma cantidad de agua que de harina.

- Si tenemos demasiada masa madre y hace falta refrescarla, no pasa nada si tiramos una poca. Se puede tener en el bote una cantidad de unos 2 cm de alto, con el fin de que al nutrirla no esté demasiado líquida.

- Si no se utiliza, suele formarse en la superficie un líquido grisáceo. Esto es normal y no afecta a la masa madre, al contrario, la protege, “tiene hambre”. He leído que este líquido se tiene que tirar y también, lo contrario, que no se debe hacer, sino que hay que mezclarlo con el todo. Yo he optado por tirarlo, y "nutrir la masa otra vez" con la misma proporción de agua que de harina. Pueden ser 100 ml. de agua y 100 g. de harina. Dejar a temperatura ambiente 24 horas para que reviva y veremos cómo empiezan a salirle las burbujas.

- Yo lo que hago para refrescarla es utilizar otro bote de cristal totalmente limpio, esterilizado y más grande (para dejarlo crecer y que no se salga) mezclo 100 g de agua con 100 g de harina de fuerza (si utilizamos mucha masa madre podemos mezclar 200 g de cada), añadimos la masa madre que ya teníamos, mezclamos y dejamos fermentar toda la noche. Lavamos bien nuestro primer bote, lo volvemos a esterilizar y a la mañana siguiente ya podemos volverla a verter en este bote limpio y de nuevo colocarla en la nevera, a no ser, que vayamos a utilizarla para hacer pan.

- Estos consejos que siguen los indica Nieves en su blog "Dulce y saladoSi nos vamos de vacaciones puede esperarnos 15 días o si vamos a estar más tiempo, se puede congelar. A la vuelta, se deja descongelar a temperatura ambiente, se nutre de nuevo y se guarda en la nevera.

Otra posibilidad es "nutrirla” la noche antes de salir de vacaciones y ponerla en la nevera por la mañana. Puede mantenerse así durante 15 días. A la vuelta, se vuelve a “refrescar”



lunes, 24 de septiembre de 2012

Mermelada de melón con avellanas sin azúcar (TMX / T)


Mi mermelada de melón con avellanas, a la que yo llamo, Mermelada turrón
fue todo un éxito.
Y yo, ¿ me iba a quedar sin comerla?. No, me apetecía muchísimo.
Así que manos a la obra.
Este año, pocos melones he comprado que me hayan gustado. 
El último, se convirtió en esta deliciosa mermelada sin azúcar.

Espero que os guste.


Ingredientes
- 750 g de melón en su punto de maduración
- 25 g de avellanas
- zumo de 1 limón pequeño
- 185 g de tagatosa (unos 300 g de azúcar como mínimo)
- 2 cucharaditas de agar-agar

Preparación TMX

- Colocar las avellanas en el vaso y triturar con 2 golpes de turbo muy cortos. Dejarlas en el vaso.

- Cortar el melón en trozos y pesar 750 g. Ponerlo en el vaso y agregar el zumo de limón y la tagatosa o el azúcar.

- Triturar 5 segundos, velocidad 5.

- Programar 30 minutos, 100º, velocidad 1. Poner todo el tiempo el cestillo.

- Añadir el agar-agar y programar 10 segundos, velocidad 5. Después programar,  3 minutos, 100º, velocidad 1. Seguimos colocando el cestillo encima de la tapa.

- Remover con la espátula y programar de nuevo 3 minutos, varoma, velocidad 1.

- Verter rápidamente en botes previamente esterilizados en agua hirviendo, llenar hasta el borde y tapar. Poner los botes boca abajo sobre un paño de cocina.



Preparación tradicional

Voy a seguir el método de mi amiga Roski, más o menos; publica unas mermeladas increíbles.

- 12 horas antes de realizar la mermelada o la noche antes, se quita la piel y las pepitas del melón. Se trocea y añadimos la tagatosa o el azúcar, capa de trozos de melón, capa de tagatosa o azúcar. Lo dejamos macerando en la nevera.

- Con el robot que tengamos se pican las avellanas. Se reservan.

- Se mezcla el melón con las avellanas. Se pone en una olla a fuego lento y se va removiendo, de vez en cuando.

- Añadimos el zumo de limón y el agar-agar.

- Dejamos cocer más o menos 1 hora y media más o menos a fuego lento o hasta que poniendo una cucharadita en un plato que hemos puesto en el congelador, la mermelada se desliza con dificultad en él.

- Pasamos la batidora y volvemos a poner al fuego para que hierva de nuevo.

- El resto, como en la TMX.

Notas:

- Al ser una mermelada para mí, he reducido la cantidad de avellanas. De este modo, también es diferente la textura para quien la quiera probar con azúcar. Así como la "mermelada turrón" es más compacta y la avellana está más presente, ésta sabe más a melón y se notan los trozos de avellana. Las dos muy ricas.

-Para más seguridad, y más si la vamos a reservar unos meses, es conveniente, cocer los botes al baño maría unos 25 minutos. Así nos quedamos más tranquilos de que no se va a estropear.

Bon profit!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Preferidas en los últimos 30 días

Los largos caminos exigen largas fidelidades. Cuanto más largos son los caminos, más hermosas son las fidelidades. Andrés Hurtado (ecologista colombiano)

"Vida solo hay una: Disfrútala, pero no la malgastes, cuídala, pero no se la des a cualquiera, arriésgate, pero no dejes que nadie te lo destruya".

"Pórtate mal, para pasártelo bien", de mi amiga Isabel

"El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños". Eleanor Roosevelt

"A thankful heart is not only the greatest virtue, but the parent of all other virtues.". Un corazón agradecido no es la mayor virtud, pero sí la madre de todas las demás virtudes. Julie, my friend from America