Sepia en salsa de tomate y patatas

15 Comentarios


En casa nos encanta la sepia de todas las maneras y por eso voy probando diferentes maneras de cocinarla con la maquinita. Esta receta la hice en verano. La preparé dos veces y en la segunda añadí un poco de agua a la salsa y nos gustó mucho porque era la mejor manera de mojar pan, pero de las dos formas está muy buena.

Espero que os guste.
Ingredientes

- 600 g de sepia sucia troceada
- 200 g de tomate triturado
- 40 g de aceite
- 50 g de vino
- 4 dientes de ajo
- 400 g de cebolla
- 1 hoja de laurel.
- 1 cucharadita de pimentón dulce de la vera (o a gusto)
- 200 g de patatas troceadas
- Sal
Preparación TMX

- Introducir en el vaso la cebolla y los ajos. Trocear 5 segundos en velocidad 4. 

- Añadir el tomate y el aceite. Programar 7 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda. 

- Añadir la sepia, el pimentón, el vino, la sal y el laurel. Programar 5 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Añadir las patatas troceadas. Programar 20 minutos, varoma, velocidad cuchara, giro a la izquierda.

- Dejar reposar y listo para servir.

Nota: Si se desea la salsa más líquida se le puede añadir un poco de agua. 

Bon profit!

15 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Pimientos tricolores rellenos

17 Comentarios


Esta receta ha sido una adaptación de otra publicada por Elena del blog Mis Thermorecetas. Imagino que ya conocéis a Elena, su blog es una maravilla. He visto la receta temprano y como tenía carne picada y pimientos de dos tipos, he decidido adaptarla.

Tenía a un amigo de mi hijo en casa y comen… les ha encantado. Yo he probado un pimiento italiano y a pesar de que sabéis que no soy de carne, me ha parecido que estaba muy bueno. Si queréis preparar la receta de Elena, sólo tenéis que pinchar en el enlace y ver la salsa con la que ha acompañado los pimientos.

Mil gracias Elena por la receta y espero que os guste.
Ingredientes (para 4 raciones)

Para el relleno


- 200 g de cebolla, cortada en cuartos
- 1-2 dientes de ajo
- 30 g de aceite de oliva
- 500 g de carne picada de ternera y cerdo salpimentada
- 70 g de leche desnatada
- 2 rebanadas de pan de molde
- 1 pellizco de nuez moscada molida
- 1 cucharadita de orégano seco

Para el montaje


- 1 pimientos verde italiano y 2 anaranjados (rectos), no muy grandes, sin pedúnculo ni semillas
- 3 pimientos rojos grandes, sin pedúnculo ni semillas.
- 2 cucharadas de pan rallado

Para el acompañamiento


- setas congeladas
- vino blanco
Preparación TMX

Relleno de los pimientos

- Ponemos la cebolla y el ajo en el vaso, programamos 3 segundos, velocidad 5. Con la espátula, bajamos los restos que hayan quedado en las paredes y en la tapa del vaso hacia las cuchillas.

- Añadimos el aceite y programamos 6 minutos, varoma, velocidad 1.

- Incorporamos la carne picada y la movemos con la espátula para que no quede apelmazada. Programamos 6 minutos, 100º, giro a la izquierda y velocidad 1.

- Pasado este tiempo, colocamos un bol sobre la tapa de la Thermomix, pulsamos la tecla “balanza” y pesamos la leche que echamos en el bol. Añadimos el pan de molde desmenuzado y lo mezclamos bien.

- Echamos el pan con la leche en el vaso, la nuez moscada y el orégano. Programamos, 2 minutos, 100º, giro a la izquierda y velocidad 1.

- Al ser mi pan, casero, he programado, 4 segundos, velocidad 4, para que estuviera más triturado.

- Retiramos del vaso y reservamos.
Preparación Tradicional

Relleno de los pimientos

- Picamos bien la cebolla y el ajo con un buen cuchillo.

- Ponemos un poco de aceite en una sartén y añadimos el aceite. Sofreímos muy bien cuidando que no se quemen. 

- Incorporamos la carne picada y la removemos con una cuchara de madera para que no quede apelmazada. 

- Pesamos la leche. añadimos el pan de molde desmenuzado y lo mezclamos bien para que se ablande con la leche.

- Añadimos el pan con la leche a la sartén. Incorporamos la nuez moscada y el orégano. Seguimos removiendo para que la mezcla vaya cogiendo consistencia.

- Una vez veamos que está en su punto, retiramos la masa de la sartén y la reservamos.
Montaje y cocción

- Vamos rellenando los pimientos italianos con la ayuda de una cucharilla pequeña, intentando que el relleno penetre lo más posible.

- Empanamos la abertura de los pimientos con pan rallado para que no se salga el relleno.

- Cortamos la base de los pimientos rojos. Cortamos 3 trozos cuadrados de papel de aluminio y forramos la base de cada pimiento. Cortamos con unas tijeras de cocina la parte superior de los pimientos una vez rellenos.

- Rellenamos con la mezcla y espolvoreamos con el pan rallado.

- Ponemos los pimientos en una bandeja de horno untada con aceite de oliva y los asamos durante 30-40 minutos, a 180º (dándo la vuelta a mitad de cocción a los italianos). Los rojos, pueden tardar más tiempo. Yo los he horneado en mi microondas que tiene una función “crisp”, que permite usarlo como si fuera un horno y evitar el calor de encender el horno y ahorrar tiempo. Los pequeños han tardado 18 minutos y los rojos unos 30 minutos, más o menos.

- Colocamos los pimientos en una fuente y los acompañamos con la guarnición deseada. En mi caso, unas setas rehogadas con vino.

Notas:

- Con los pimientos italianos he tenido el problemilla de que al hornearlos, el relleno se ha salido un poco del pimiento, pero lo he solucionado rápidamente volviéndolo a introducir con una cucharilla. Igual era porque no eran demasiado anchos y los he rellenado demasiado.

- Se pueden congelar sin problemas, bien envueltos en papel film y dentro de una bolsa especial para congelación.

Bon profit!

17 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Mi puré de patatas más ligero

12 Comentarios


Me encanta el puré de patatas. Cuando obtuve mi primera plaza como maestra, tenía sólo 21 años y me enviaron a S. Antoni en Eivissa. A finales de noviembre el pueblo estaba muerto. Recuerdo las recetas que preparaba para cenar con puré de patatas de sobre, relleno de cualquier cosa y gratinado en el horno. Ahora no uso casi nunca el puré en copos, siempre le encuentro un sabor que no acaba de parecerme natural, aunque reconozco que te saca de apuros.

Como tengo que disminuir calorías e hidratos en mis comidas, preparé este puré el otro día y nadie en casa se quejó, sino todo lo contrario. Con la TMX, es rápido y sale con una textura especial.


Ingredientes 

- 400 g de patatas
- 150 g de leche desnatada
- 25 g de margarina al aceite oliva
- 1 pizca de sal

Preparación TMX

- Pelar las patatas, cortarlas en trozos y pesarlas. 

- Ponerlas en el bol, junto con la leche y la sal. 

- Programar 24 minutos, 100°, velocidad 1, giro a la izquierda. Quitar el cubilete.

- Cuando termine el tiempo, quitar el giro a la izquierda y añadir la margarina. 

- Mezclar 40 segundos, velocidad 3.


Preparación tradicional

- Lavar y cortar las patatas en trozos sin pelar. Pesarlas. 

- Ponerlas en una olla junto con la leche y la sal. 

- Cocer hasta que las patatas estén blandas.

- Añadir la margarina. 

- Mezclar bien hasta que esté bien integrada.

Notas:

- Se puede hacer con mantequilla, si no os importan las calorías.

- Se conserva bien al día siguiente, pero es mejor hacer la cantidad justa y disfrutarlo acabado de hacer.

Bon profit!

12 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Mi masa madre líquida de Éric Kayser

26 Comentarios


Después de muchas búsquedas y visitas a blogs, asistencia a un taller relativo al tema, lectura de libros… y mucho tiempo temiendo preparar una masa madre, me decidí en el mes de julio, que era verano y hacía calor por una masa madre líquida y cuyo proceso de realización no es largo ni complicado. Sólo tardamos 3 días en tenerla lista; una masa madre, sencilla y burbujeante. Al final, no fue para tanto y ya la he usado unas cuantas veces con buen resultado.

Fue creada por Éric Kayser, un panadero muy apreciado en París, tiene como particularidad que es líquida. Está hidratada al 100%, es decir, que está compuesta por la mitad de agua y la mitad de harina, mientras que otros tipos de masas, llamadas “duras”, se acercan al 60%.

Es muy fácil de refrescar y permite un tiempo de reposo más largo. Esto permite a los “pequeños panaderos”, no agobiarse mucho ya que puede conservarse hasta 15 días sin refrescar. Otra diferencia es que se utiliza añadiendo unos gramos de levadura fresca de panadero.

Como no soy ninguna experta, espero que quien así lo considere, aporte su experiencia.

A los que tengáis miedo a empezar, os aconsejo ésta, porque es muy sencilla y el resultado es bueno.


Día 1

- Mezclar en un bol, 50 g de agua tibia y 50 g de harina integral de centeno de cultivo biológico.

- Con la ayuda de una cuchara de madera, se vierte en un bote de cristal grande (1.7 l) y se cubre con papel film. Se deja 24 horas a temperatura ambiente (entre 20 y 25º C) y sin corrientes de aire.

Día 2 

- Se mezclan 100 g de agua con 100 g de harina de fuerza y 20 g de azúcar en polvo (el azúcar ayuda a potenciar la fermentación).

- Se añade, de nuevo, con la ayuda de una cuchara de madera a la mezcla del día anterior. 

- Se remueve bien con la cuchara y se vuelve a cubrir de nuevo con el papel film. Se deja en espera otras 24 h.

Día 3 

- Se mezclan 200 g de agua con 200 g de harina de fuerza.

- Se añade, de nuevo, con la ayuda de una cuchara de madera a la mezcla del día anterior. Hay que tener en cuenta que el recipiente sea lo suficientemente grande para que la masa pueda leudar y aumentar de tamaño. Dejar reposar 12 horas en un ambiente cálido.

Yo la dejé de nuevo 24 horas.


Día 4

- La masa madre está ya preparada para ser utilizada. Se dejará en el bote cerrado herméticamente en el frigorífico.


Refrescar la masa madre
- Deberemos refrescarla cada 8 días con un mínimo de 50 g de harina y 50 g de agua y tirar los 100 gramos si no lo vamos a utilizar (para que no nos crezca demasiado). No pasa nada si lo hacemos cada 10 o 12 días.

- Se vuelve a mezclar esta mezcla y se deja trabajar a temperatura ambiente durante 24 horas (mejor la noche antes y se deja reposar).

Dependerá de si queremos:

- Hidratación 100%, masa más líquida: por cada 100 g que retiremos, le añadimos 100 g de harina y 100 g de agua.

- Hidratación 50%, una masa más espesa: por cada 100 g que retiremos, le añadimos 100 g de harina y 50 g de agua. 

La dejamos a temperatura ambiente para que vuelva a fermentar 24h y ya la tendremos lista de nuevo.

- Volverá en este estadio a burbujear y a aumentar de tamaño y así estará de nuevo lista. Sólo tendremos que sacar y reponer la cantidad necesaria para la elaboración de nuestros panes

- Se suele utilizar harina de fuerza, pero si no la tenemos a mano, también se puede refrescar con harina de repostería pero será necesario corregir el nivel de hidratación aumentando o disminuyendo la cantidad de agua, para que conserve la consistencia inicial.


Cómo utilizar la masa madre líquida

- Sacar la masa madre líquida de la nevera un poco antes de ser utilizada. He leído que hay quien la utiliza directamente después de sacarla.

- Antes de utilizarla, mezclar bien con una cuchara de madera con el fin de que la masa esté homogénea.

- Sacar la cantidad necesaria, refrescarla con la misma cantidad de harina y de agua, dejarla reposar 24 h y volver a meterla en la nevera.



Cantidad a utilizar en las recetas de pan, si no lo indica la receta

- Según Kayser, se deben poner 20 g de masa madre por 100 g de harina pero hay quien añade un poco de levadura fresca.

- Una dosis adecuada sería añadir 120 g de masa madre para 500 g de harina y 4 g de levadura fresca. ·En este caso, tendremos que añadir al bote 60 g de agua y 60 g de harina de fuerza.

- Ana, del blog La cocinica de Ana, aconseja: primero sacar la masa madre de la nevera y dejarla a temperatura ambiente. Alimentarla con el agua y la harina, dejar que fermente y sacar los gramos de masa que se vayan a utilizar. Volverla a alimentar, dejar que fermente 24 horas y guardar en la nevera de nuevo. De esta forma la fermentación es mucho mejor, pero claro, no podemos andar con prisas.

Dice que esta forma es mejor que sacar la masa madre que se necesite y alimentarla después. Si lo hacemos así tendremos que tener en cuenta que el último refresco de la masa no se haya hecho hace mucho y que la masa esté en buen estado.

- Si la receta indica otra cantidad, sustituiremos exactamente, la cantidad extraída.


A tener en cuenta:

- Lo ideal es guardarla en un recipiente de cristal (servirá cualquier frasco de conservas que tengamos. Eso sí, debe estar bien esterilizado).

- La mejor forma de conservarla, si no se va a utilizar a diario, es meterla en la nevera, ya que de esta forma se "adormece" por la acción del frio y puede durar años. Si no se ha utilizado durante 8 días, habrá que "alimentarla" añadiéndole la misma cantidad de agua que de harina.

- Si tenemos demasiada masa madre y hace falta refrescarla, no pasa nada si tiramos una poca. Se puede tener en el bote una cantidad de unos 2 cm de alto, con el fin de que al nutrirla no esté demasiado líquida. 

- Si no se utiliza, suele formarse en la superficie un líquido grisáceo. Esto es normal y no afecta a la masa madre, al contrario, la protege, “tiene hambre”. He leído que este líquido se tiene que tirar y también, lo contrario, que no se debe hacer, sino que hay que mezclarlo con el todo. Yo he optado por tirarlo, y "nutrir la masa otra vez" con la misma proporción de agua que de harina. Pueden ser 100 ml. de agua y 100 g. de harina. Dejar a temperatura ambiente 24 horas para que reviva y veremos cómo empiezan a salirle las burbujas. 

- Yo lo que hago para refrescarla es utilizar otro bote de cristal totalmente limpio, esterilizado y más grande (para dejarlo crecer y que no se salga) mezclo 100 g de agua con 100 g de harina de fuerza (si utilizamos mucha masa madre podemos mezclar 200 g de cada), añadimos la masa madre que ya teníamos, mezclamos y dejamos fermentar toda la noche. Lavamos bien nuestro primer bote, lo volvemos a esterilizar y a la mañana siguiente ya podemos volverla a verter en este bote limpio y de nuevo colocarla en la nevera, a no ser, que vayamos a utilizarla para hacer pan.

- Estos consejos que siguen los indica Nieves en su blog Dulce y salado Si nos vamos de vacaciones puede esperarnos 15 días o si vamos a estar más tiempo, se puede congelar. A la vuelta, se deja descongelar a temperatura ambiente, se nutre de nuevo y se guarda en la nevera. 

- Otra posibilidad es "nutrirla” la noche antes de salir de vacaciones y ponerla en la nevera por la mañana. Puede mantenerse así durante 15 días. A la vuelta, se vuelve a “refrescar”. 

El libro de Kayser aquí
Además he consultado aquí y aquí

26 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Mermelada de melón con avellanas sin azúcar

24 Comentarios


Mi mermelada de melón con avellanas, a la que yo llamo, Mermelada turrón fue todo un éxito. Y yo, ¿ me iba a quedar sin comerla?. No, me apetecía muchísimo. Así que manos a la obra.

Este año, pocos melones he comprado que me hayan gustado. El último, se convirtió en esta deliciosa mermelada sin azúcar.

Espero que os guste.


Ingredientes

- 750 g de melón en su punto de maduración
- 25 g de avellanas
- zumo de 1 limón pequeño
- 185 g de tagatosa (unos 300 g de azúcar como mínimo)
- 2 cucharaditas de agar-agar

Preparación TMX

- Colocar las avellanas en el vaso y triturar con 2 golpes de turbo muy cortos. Dejarlas en el vaso.

- Cortar el melón en trozos y pesar 750 g. Ponerlo en el vaso y agregar el zumo de limón y la tagatosa o el azúcar.

- Triturar 5 segundos, velocidad 5.

- Programar 30 minutos, 100º, velocidad 1. Poner todo el tiempo el cestillo.

- Añadir el agar-agar y programar 10 segundos, velocidad 5. Después programar, 3 minutos, 100º, velocidad 1. Seguimos colocando el cestillo encima de la tapa.

- Remover con la espátula y programar de nuevo 3 minutos, varoma, velocidad 1. 

- Verter rápidamente en botes previamente esterilizados en agua hirviendo, llenar hasta el borde y tapar. Poner los botes boca abajo sobre un paño de cocina.

Preparación tradicional

- 12 horas antes de realizar la mermelada o la noche antes, se quita la piel y las pepitas del melón. Se trocea y añadimos la tagatosa o el azúcar, capa de trozos de melón, capa de tagatosa o azúcar. Lo dejamos macerando en la nevera.

- Con el robot que tengamos se pican las avellanas. Se reservan.

- Se mezcla el melón con las avellanas. Se pone en una olla a fuego lento y se va removiendo, de vez en cuando.

- Añadimos el zumo de limón y el agar-agar.

- Dejamos cocer más o menos 1 hora y media más o menos a fuego lento o hasta que poniendo una cucharadita en un plato que hemos puesto en el congelador, la mermelada se desliza con dificultad en él. 

- Pasamos la batidora y volvemos a poner al fuego para que hierva de nuevo.

- El resto, como en la TMX. 

Notas:

- Al ser una mermelada para mí, he reducido la cantidad de avellanas. De este modo, también es diferente la textura para quien la quiera probar con azúcar. Así como la "mermelada turrón" es más compacta y la avellana está más presente, ésta sabe más a melón y se notan los trozos de avellana. Las dos muy ricas.

-Para más seguridad, y más si la vamos a reservar unos meses, es conveniente, cocer los botes al baño maría unos 25 minutos. Así nos quedamos más tranquilos de que no se va a estropear.

Bon profit!

24 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

AIG 2012

4 Comentarios


Es la primera vez que participo en este evento y me hace mucha ilusión. El año pasado quedé muy sorprendida cuando os vi recibiendo paquetes y publicabais: "Ya he recibido mi AIG" y yo no tenía ni idea de qué estabais hablando. 

Si aún no lo habéis hecho y os apetece apuntaros podéis hacerlo en el blog de Joana "Mis recetas Bordadas" que ha organizado todo este trabajazo. Gracias Joana.


El logo para este AIG 2012 lo ha realizado France, la madre de Palmira del blog "Come conmigo". Es muy bonito, ¿verdad? Joana nos indica y da ideas sobre el tipo de regalo que que podemos hacer, así como las normas a seguir.

El regalo debe estar relacionado con la cocina y se compone de tres partes: 

1. Algo hecho por nosotros.
2. Algo relacionado con la cocina y que sea original.
3. Algo más personal, no necesariamente relacionado con la gastronomía. 

El presupuesto debe ser de al menos 20 euros ... según las posibilidades de cada persona.

El plazo de inscripción es del 3 de septiembre hasta el 30 de Septiembre a las 23:00 h.

El 10 de Octubre recibiremos un e-mail con los datos de la persona a la que debemos hacer el regalo y del 25 de Octubre al 5 de Noviembre comenzaremos a enviar los regalos.

Como una de las cosas que más he disfrutado en mi infancia fueron los Reyes Magos (mis padres se lo curraban mucho) me voy a tomar mi primera participación en este AIG muy seriamente, como si se tratara de unos Reyes Magos con la ilusión del adulto. Espero acertar con la persona que me toque y pasarlo bien.

Y ahora, hablando sobre mí, por si mi amigo invisible, no me conoce de nada, o me conoce muy poco, voy a intentar hablar de mis gustos y de mis prohibiciones obligadas. 

- Soy una persona sencilla y mi blog, como bien veis, también lo es. No gasto en utensilios caros, ni tampoco gano nada más que la satisfacción de cocinar y hacer fácil la cocina a los que me visitan.

- Tengo poco espacio en mi cocina y me gustan los cachivaches, pero últimamente, miro cuidadosamente si lo que voy a adquirir, vale realmente la pena y va a tener utilidad. 

- Cualquier útil de esos pequeñajos y originales que pueda hacer más rápido y fácil cocinar, me será de utilidad. Me gustan los moldes, pero prefiero que sean de tamaño pequeño porque en casa somos pocos y yo no puedo comer grandes cantidades.

- No tengo casi libros de la casa Vorwerk (thermomix) y ya he dejado de comprar las revistas porque tengo tantos libros de cocina que prefiero ir adaptando recetas que se adapten a mi dieta. Me encantan los libros en inglés o en francés porque he estudiado y enseñado esas dos lenguas. Todo lo francés, en sí, es mi pasión. Suelo comprarlos en Amazon.

- Debido a mi dieta por enfermedad, no puedo tomar ni azúcar ni sal, lo cual complica un poco el tema, pero así y todo me encanta la repostería y últimamente adapto las recetas dulces y las preparo con edulcorante. No me gusta el tema "fondant", aunque admiro a la gente que hace maravillas con él.

- Desde hace mucho, hago mi propio pan, pero desde que tengo el blog, hacer pan se ha convertido en una "pasión-adicción"; además este verano decidí adquirir la panificadora con el fin de pasar menos calor y ahorrar luz. Le estoy sacando partido, la verdad. Por ahí tenéis otra pista interesante.

- Me gusta mucho la cocina tradicional y dar a conocer recetas de mi tierra y rebuscar para conocer la cocina de otros países.

No se me ocurre nada más… 

A mi AIG, gracias por estar ahí, espero acertar y que te guste mi regalo.

Un beso a tod@s.

4 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Mermelada Turrón y una alegría

48 Comentarios


Hoy es un día muy feliz para mí. Muchos ya sabéis de mi vida un poquito, otros no. Cuando se trata de un hecho importante, no me importa compartirlo con todos vosotros, al contrario, me gusta. 

Hoy cumplo 1 año de vida nueva, sí, un año desde que tuve la gran alegría de que me operaran para hacerme un trasplante de riñón. Como es un día de celebración, no voy a hablar de lo duras que han sido las fases previas que han durado 14 años. Mucho tiempo en el que me ha pasado un poco de todo. Pero mi experiencia no es mejor ni peor que la de otra gente, por eso dedico mi entrada en primer lugar a todos los enfermos renales que todavía están a la espera de ese regalo y luchando contra esta enfermedad tan dura: La insuficiencia renal crónica.

Tampoco puedo olvidar, nunca lo haré, a la persona que me hizo ese regalo maravilloso y a su familia. GRACIAS por tanta generosidad.

A mi hijo y a mi familia que han sufrido y han estado ahí en todo momento. A mi padre, que no tuvo la suerte de poder superar la misma enfermedad hace 32 años y que me ha servido de modelo para seguir luchando y para todo en la vida.

A mis amigos, los incondicionales, los que sabes que siempre van a estar ahí, porque cuando pasas por todo esto, compruebas de verdad, quién se queda para siempre.

A todos los profesionales de la Sanidad Pública que han contribuido a mejorar mi calidad de vida, a que llegara bien a ese momento crucial que es la operación y a que saliera tan bien. 

El blog lo abrí estando en diálisis peritoneal y ha sido una terapia fenomenal. Me ha hecho cocinar, y sigo haciéndolo a pesar de todas las dificultades de dieta, anteriores y posteriores al trasplante. Pero he aprendido a vivir con ellas y creo que casi todas mis recetas, son una copia de mi alimentación diaria. Hay muchas, que ni las pruebo, pero sólo saber que en casa, las disfrutan, ya es una recompensa. Por lo tanto, también gracias a todos los que cada día, comentando o no, elaborando mis recetas o no, me animáis a seguir cocinando y publicando con ilusión.

No quiero dejar de recordar que España, a pesar de esta crisis, sigue siendo según indica la Organización Nacional de trasplantes (ONT) en su web "el primer país en el mundo en trasplantes y en número de donantes y El modelo español ya se está difundiendo en muchos países. Si con esta entrada, contribuyo de alguna forma a que alguien se anime a hacerse donante de órganos, me doy por satisfecha. Tenéis un enlace en el banner del blog siempre activo.

Esta receta la publico hoy porque está relacionada con este tema. La elaboré para hacer un regalo de agradecimiento a las farmacéuticas y a las auxiliares de farmacia que cada quince días me "proveen de mi lista de la compra de medicamentos" siempre con una sonrisa y con un comentario amable. Se sorprendieron con el regalo y me han dicho que les ha gustado mucho esta mermelada, a pesar de que engorda una barbaridad. 

Es una delicia, un regalo que se puede preparar ahora para ser consumido en Navidad, de verdad, no lo descartéis, sabe como a turrón y tiene mucha clase para ser regalada. Se me ocurrió y mezclé los ingredientes sin saber muy bien cuál iba a ser el resultado y la verdad es que sorprende mucho el sabor, por eso la he bautizado como "mermelada turrón".

Sólo tomé una cucharadita y decidí en seguida preparar otra sin azúcar y con menos avellanas, la Mermelada de melón con avellanas, sin azúcar el resultado es totalmente diferente y también está muy rica. Los panecillos que acompañan a la mermelada son los Panecillos integrales con poolish de yogur, receta de Xavier Barriga.

Espero que os encante la receta y me lo contéis. Gracias por estar ahí.

M Jesús, del blog, Siguiendo a Nenalinda, ha elaborado esta mermelada del modo tradicional. Gracias Chus porque desde el principio te gustó y veo que no sólo a ti.


Ingredientes

- 500 g de melón en su punto de maduración
- 200 g de avellanas
- zumo de 1 limón pequeño
- 255 g de azúcar
- 1 cucharadita de agar-agar

Preparación TMX

- Colocar las avellanas en el vaso y triturar a velocidad máxima hasta que veamos que las cuchillas ya no pueden continuar. Nos quedará como una pasta marrón. Sacarla del vaso y reservar.

- Cortar el melón en trozos y pesar 500 g. Ponerlo en el vaso y agregar el zumo de limón y el azúcar.

- Triturar 5 segundos, velocidad 5.

- Añadir las avellanas. Programar 40 minutos, 100º, velocidad 1. Quitar el cubilete y poner el cestillo.

- Añadir la cucharadita de agar-agar y programar 5 minutos, varoma, velocidad 1. Quitar el cubilete y poner el cestillo.

- Remover con la espátula y programar de nuevo 5 minutos, varoma, velocidad 1. Quitar el cubilete y poner el cestillo.

- Verter rápidamente en botes previamente esterilizados en agua hirviendo, llenar hasta el borde y tapar. 


Preparación tradicional

Voy a seguir el método de mi amiga Roski, más o menos; publica unas mermeladas increíbles.

- 12 horas antes de realizar la mermelada o la noche antes, se quita la piel y las pepitas del melón. Se trocea y añadimos el azúcar, capa de trozos de melón, capa de azúcar. Lo dejamos macerando en la nevera.

- Con el robot que tengamos se pican las avellanas. Se reservan.

- Se mezcla el melón con las avellanas. Se pone en una olla a fuego lento y se va removiendo, de vez en cuando.

- Añadimos el zumo de limón y el agar-agar.

- Dejamos cocer 1 hora y media más o menos a fuego lento o hasta que poniendo una cucharadita en un plato que hemos puesto en el congelador, la mermelada se deslice con dificultad. 

- Pasamos la batidora y volvemos a poner al fuego para que hierva de nuevo.

- El resto, como en la TMX. 

Notas:

- Si le hubiera puesto más agar-agar, la consistencia no hubiera sido de mermelada.

- No es necesario darle la vuelta a los botes, porque el agar-agar contribuye a que la mermelada quede pegada a la tapa y queda un hueco en la base del bote. 

- Para más seguridad, y más si la vamos a reservar unos meses, es conveniente, cocer los botes al baño maría unos 25 minutos. Así nos quedamos más tranquilos de que no se va a estropear.

Bon profit!

Como no he hablado de sensaciones, ni de sentimientos, ni de emociones... porque quería que fuera una entrada de alegría y agradecimiento, esta foto resume muy bien algo de lo que sentimos.


Mermelada de M. Jesús.

48 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Pan exprés con forma de flor

31 Comentarios


Este pan ha sido toda una sorpresa, me llamó la atención por la rapidez de su elaboración y en la TMX. El resultado ha sido, excelente, la miga, muy esponjosa, y su sabor, un poco dulce, nos ha encantado. Se lo han comido, incluso, mojado en leche, como si fuera un bollo dulce.

Seguiré experimentando con esta receta tan sencilla. Aunque es muy fácil de adaptar al modo tradicional, como ya va siendo costumbre en el blog, os dejo la forma tradicional también.

Espero que os guste y me lo contéis.
Ingredientes

- 320 g de agua mineral
- 450 g de harina de repostería
- 100 g de harina integral de trigo
- 15 g de levadura fresca de panadería
- 1 cucharada sopera de azúcar (tagatosa para mí)
- 1 cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra
- 2 cucharaditas de sal
Preparación TMX

- Precalentar el horno a 60º.

- Recubrir un molde de papel sulfurizado. Yo he cortado la forma de la base y un borde para colocar alrededor. No quería untar el molde, igual se puede hacer así y queda también bien. Lo he hecho así porque en este molde, se me suelen pegar las cosas, a pesar de ser de silicona. 

- Verter el agua y la levadura en el vaso. Programar 2 minutos, 37°, velocidad 2.

- Añadir el resto de ingredientes 2 minutos, velocidad espiga. 

- Dar forma al pan. Yo he dividido la masa en 6 bolas, una de ellas de mayor tamaño para colocarla en el centro. He pesado un total de 900 g de masa, le he quitado 200 g y he dividido el resto en 5 partes. El problema, que con el calor, las primeras han levado un poco más mientras hacía las otras.

- Para dar forma a cada bola lo que hago es aplastar la masa y cerrar los bordes hacia adentro, sellando bien la masa y dejando los pliegues en la parte de abajo, de esta forma no se deformarán las bolas. He hecho unos cortes con unas tijeras de cocina en cada una de las bolas, pero no es necesario.

- Sin quitar el recipiente con agua de la base del horno, colocar el molde con el pan y dejar leudar a 60º durante 20 minutos.

- Sacar el pan y programar el horno a 200º. 

- Pintar el pan con leche.

- Cuando el horno esté caliente meter el pan de nuevo y cocer de 20 a 30 minutos. Yo con 20 he tenido suficiente y ha sido necesario cubrirlo con un papel porque se quemaba. 

- Desmoldar y dejar sobre una rejilla. Esperar a que se enfríe para cortarlo.
Preparación tradicional

- En un bol, mezclar la harina y la sal.

- Añadir la levadura diluida en el agua tibia.

- Añadir el resto de ingredientes y amasar hasta obtener una masa lisa pero un poco pegajosa.

- Volcar la masa sobre una superficie enharinada y seguir las instrucciones al igual que en el modo TMX.

Notas:

- He hecho una especie de flor pero podéis darle la forma al pan que más os guste. Pan de barra, una hogaza o panecillos… 

- Cuidar la cocción para que no se queme.

- Cada horno es diferente, por lo tanto controlad el tiempo la primera vez. Puede ocurrir que al desmoldar el pan veáis que por la base no está demasiado cocido debido a que el molde no le ha dejado dorarse igual que por la superficie. Si os ocurre esto, volved a meter el pan en el horno con calor abajo solamente y dejadlo a la misma temperatura de 5 a 10 minutos.

- Lo mismo ocurre con las harinas, a veces, la receta no se adapta bien al tipo de harina que tenemos en casa y hemos de añadir más. Eso se va aprendiendo con la práctica.

- En el corte, no se ve muy esponjoso porque lo tuve que cortar caliente, iba a tener poca luz en seguida y no quería hacer las fotos el día siguiente. Queda muy esponjoso.

- Congela bien.

* Dicen que la sal ayuda a la fermentación del pan. Yo no le pongo casi nunca porque no la puedo tomar desde hace tiempo. En mi casa se han acostumbrado y tiran de salero o ni eso. El pan me sale igualmente bueno.



31 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Piñas heladas al Oporto con toque de chocolate

21 Comentarios


Mai, del blog Hierbas y especias es una mujer especial. Me encanta el lema de su blog: «La vida pa’comérsela. La conozco muy poco tiempo y ya hemos conectado una barbaridad y eso que ella está muy lejos de aquí. Tenemos experiencias vitales parecidas y eso une y es bonito. Mai, tiene una Revolución en su cocina con el fin de conseguir una mejor vida. Los objetivos los tenéis en su blog. La idea, es elaborar un libro de recetas de piña y de banana. Este es el reto en el que presento esta receta. Como siempre la he elaborado sin azúcar, pero os pongo las cantidades para que la hagáis con él también. 

Está rico y eso que mi piña, muy dulce, no estaba. Es facilito de elaborar y con ingredientes accesibles, pero si no teneis o no encontráis vino de Oporto, podéis ponerle otro licor, o nada.

Muchas gracias Mai por tu generosidad, por toda la información que nos das con el fin de concienciar. Espero que consigas muchos de esos logros que te has propuesto.

Espero que os guste.
Ingredientes

- 50 g de leche desnatada
- 700 g de piña en trozos
- 80 tagatosa (160 g de azúcar glas)
- 2 cucharadas de Oporto
- 1 tableta de chocolate negro (con o sin azúcar) por molde
*moldes de silicona en mi caso con forma de piña
Preparación con TMX

- Si se va a usar azúcar, programar, 10 segundos, velocidad progresiva 5/9. Reservar, no es necesario triturar la tagatosa.

- Pelar la piña y quitarle la parte central. Cortarla en trozos grandes. 

- Colocar la piña en trozos en el vaso. Programar, 10 segundos velocidad progresiva 5/9.

- Añadir la tagatosa o el azúcar glas y programar, 7 segundos velocidad progresiva 5/9. 

- Colocar en cubiteras y esperar a que la crema esté congelada.

- Como no obtendremos mucha cantidad de cubitos, no es necesario dividir la cantidad para triturarlos. Por lo tanto, programaremos varios minutos, velocidad 6-7 hasta que veamos que está ya bien triturado. Si por el contrario, vamos a elaborar el doble de cantidad, pondremos la mitad de los cubitos en el vaso y programaremos el mismo tiempo y velocidad. Repetir la operación con la otra mitad de los cubitos. 

- En ambos casos, para que no quede ningún pedazo de crema sin triturar, parar la TMX de vez en cuando y remover con la espátula. Se obtendrá un helado cremoso. Si lo queremos más firme, lo meteremos un par de horas en el congelador.

- Colocar una onza de chocolate en cada molde. Poner en el microondas e ir programando de 10 en 10 segundos con el fin de que se ablande pero no se derrita del todo.

- Con la ayuda de una cucharilla, ir rellenando los moldes con el helado. Volver a meter en el congelador y dejarlos hasta que estén de nuevo totalmente duros.

- Servir, si se desea, con chocolate caliente.

Preparación tradicional

- La noche antes, mezclar la piña en trozos, el Oporto y el azúcar o la tagatosa. 

- Al día siguiente, añadir la leche. Triturar todo bien con la batidora.

- Colocar en cubiteras y triturar si tenemos una batidora de vaso. Si no es así, triturar y meter en un molde. Cada dos horas, sacarlo del congelador e ir triturando la crema.

- El resto, como en la preparación en TMX.

Notas:

- Si los niños van a tomar el helado, no le añadiremos Oporto.

- El helado no está muy dulce. Si os gusta muy dulce, podéis añadirle más cantidad de tagatosa o de azúcar.
Bon profit!

21 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Fartons pegajosos con glaseado de horchata, sin azúcar

36 Comentarios


Ayer os presenté mi receta de Orxata de xufes valenciana. La preparé con la finalidad de elaborar esta receta de fartons con el glaseado de horchata. Es una receta un poco larga de elaborar, pero el resultado es fabuloso. 

Según cuentan en la web de la familia Polo, creadora de la receta de los “fartons” sus orígenes provienen de los años 60 cuando la familia Polo creó un bollo alargado, dulce, tierno y esponjoso, un producto único pensado especialmente para absorber la horchata sin romper y para mojar en el vaso con más comodidad. Así nacieron los Fartons Polo, que continúan fabricándose hoy en el corazón de la huerta valenciana tal y como los hermanos Polo los preparaban en el viejo horno de la plaza tiernos, esponjosos, como los de toda la vida.

El nombre no sé muy bien de dónde viene pero imagino que se puede referir al significado en valenciano de la palabra “fartó”; significa “comer mucho, un “fartó” es una persona que come una barbaridad. No sé si se puso porque este dulce es muy absorbente y se chupa la horchata o la leche muy rápido. Otra razón podría ser que el que los prueba, no deja de comerlos. Si alguien, me lo explica, lo agradecería, porque lo he buscado en internet y no he encontrado nada al respecto.

Acabados de sacar del horno, están deliciosos, de hecho en Alboraia los sirven tibios. Para repetir y no parar de comer. La glasa de horchata que me he inventado es pegajosa pero está muy rica.
Los he preparado sin azúcar porque quería dar opción a toda la gente, que como yo, no podemos tomarlo, tengan a mano esta receta y la disfruten. Estoy muy contenta del resultado porque no es igual de fácil que te salgan bien las recetas con edulcorante, como cuando usas azúcar. Igualmente, la horchata, también era sin azúcar igual que el glaseado.

Con esta receta participo en el concurso Recetas con horchata y chufa de Valencia Patrocinado por Nova Orxata y el blog, Cocinando en un rincón del mundo.

Aquí tenéis el enlace de Nova Orxata en el que publican mi receta.

Espero que os guste, encontréis un hueco y los preparéis.

Ingredientes

Para los fartons


- 400 g de harina de repostería (igual tenéis que añadir un poco más)
- una pizca de sal
- 100 g de horchata de chufas sin azúcar
- 70 g de aceite de oliva (tras visitar Fartons Polo, ellos recomiendan el aceite de girasol)
- 60 g de tagatosa (120 g de azúcar o la misma cantidad de azúcar de abedul)
- 2 huevos (preferiblemente pequeños)
- 40 g de levadura fresca de panadería desmenuzada

Para la glasa


- 50 g de tagatosa (100 g de azúcar glas)
- 75 g de horchata (150 g de horchata, si utilizamos azúcar)

Preparación en TMX

Del azúcar glas


- Triturar el azúcar 20 segundos, velocidad progresiva 5-10 y la tagatosa unos 7 segundos a la misma velocidad. Sacar del vaso y reservar.

De la masa de los fartons


- Precalentar el horno a 160º (Si utilizamos azúcar a 200º).

- Introducir los ingredientes de la masa en el vaso. Programar 6 segundos, velocidad 6. Poner muy poca horchata e ir añadiéndola según veamos que la necesita la masa. Es mejor que añadir más harina.

- Programar, 2 minutos, velocidad espiga. 

- Verter la masa (es pegajosa, y cuesta un poco trabajarla por eso hay que tener cuidado al añadir la horchata para que no esté demasiado pegajosa (o el agua si los preparamos así)) sobre una superficie enharinada. 

- Con las manos enharinadas y con la ayuda de una espátula de plástico duro ir cortando la masa y dividiéndola en bolas de unos 25 g cada una.

- Dejar leudar las bolitas unos 15 minutos aproximadamente. 

- Dar forma de cilindro a los fartons. Tienen que tener una longitud aproximada de unos 20 cm. Explico en notas, cómo lo he hecho.

- Ir colocándolos sobre una bandeja de horno forrada con una lámina de silicona o papel sulfurizado.

- Dejar leudar hasta conseguir que tripliquen de volumen. Dependerá de la temperatura ambiente, 1 hora más o menos, de si hace más o menos calor. 

- Hornear a 160º (200º) de 5 a 9 minutos con aire caliente. El tiempo real es orientativo y dependerá de cada horno, por lo tanto habrá que controlar la cocción desde el principio para evitar que se quemen y sacarlos cuando comprobemos que están hechos. Yo con 7 minutos, he tenido suficiente. Es necesario que saber que con la tagatosa cualquier masa horneada se dora en seguida por encima, por eso se debe tapar con papel vegetal cuando veamos que va cogiendo color.


De la glasa


- Introducir los ingredientes de la glasa en el vaso y programar 5 minutos, 100º, velocidad 2 (si se utiliza azúcar, 7 minutos).

- Dejar enfriar y verter la glasa en un recipiente. Ir pintando la parte superior de los fartons con la ayuda de una brocha de silicona cuando aún están calientes. 

Preparación tradicional

- Disolver la levadura en un poco de horchata, reservando el resto para ir añadiéndola poco a poco. 

- Mezclar el resto de los ingredientes y remover bien con una cuchara de madera. También se puede utilizar una amasadora. Se tiene que obtener una masa homogénea y lisa. La masa no tiene que quedar demasiado pegajosa. Por eso iremos añadiendo la horchata poco a poco, según vayamos viendo y evitar añadir más harina.

- El resto, como en la TMX.


Proceso de formado de los fartons 


- Es complicado sacar la masa del vaso si está demasiado blanda. Esto dependerá del tipo de harina que utilicemos y del tamaño de los huevos. Es necesario que los huevos no sean grandes. Por eso os aconsejo ir añadiendo la horchata poco a poco. Si os ocurre que os queda demasiado pegajosa tendremos que ir añadiendo poco a poco harina y volver a amasar. 

- Con la superficie de trabajo y las manos bien enharinadas, ir pesando las bolitas de masa. Comprobaremos que el tiempo que va pasando mientras realizamos este proceso, hace que las bolas de masa vayan leudando y la masa es un poco más consistente. Al cabo de los 15 minutos de leudado, todavía más.

- El proceso que he seguido para formar los cilindros ha sido un poco teniendo en cuenta mi experiencia panadera.

- He utilizado una espátula de plástico duro que es la que uso cuando amaso pan a mano. La espátula me ha servido para ir despegando las bolas de masa y con las manos enharinadas, las he amasado un poquito con el fin de desgasificar la masa.

- Con las manos enharinadas, he trasladado las bolas de masa a una lámina de silicona. Justo la mía, tiene en el borde una cinta métrica. Me ha servido para más o menos medir la longitud de los fartons.

- Como si de plastilina se tratara, he ido girando la masa primero con una mano, después con las dos, hasta obtener el cilindro. Si veía que quedaba muy desigual, volvía a repetir la operación. Aún así, no pasa nada porque estamos hablando de fartons caseros y no es necesario que estén perfectos.

- He ido trasladando los fartons a bandejas de horno cubiertas con papel vegetal, dejando espacio entre ellos. 

- Nada más colocarlos, he cubierto cada bandeja con una bolsa de basura grande y negra. Lo hago con el pan. Abro la bolsa por un lateral y la coloco sobre la bandeja como si fuera una pirámide cuidando que la bolsa no se pegue a los fartons. A veces pongo una botella al lado para que ayude a la bolsa a mantenerse en alto.

- Pasada una hora desde que he llenado la primera bandeja y tras haber precalentado el horno, los he ido introduciendo por tandas. 

- Me han salido 27, creo, porque no he podido dejar de probarlos recién sacados del horno.

Notas: 


- Con la práctica, veremos que es fundamental el leudado. Los fartons tienen que triplicar su volumen antes de ser horneados si queremos que queden esponjosos.

- La glasa, una vez fría, está deliciosa. Muy dulce ya porque la horchata ya llevaba tagatosa, de vicio.

- No he podido congelarlos porque han desaparecido, pero creo que si los vamos a congelar es mejor hacerlo sin la glasa y congelar ésta en un recipiente separado.

- Si queréis utilizar en lugar de tagatosa, azúcar de abedul, pesaréis la misma cantidad que de azucar.

Bon profit!

36 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.

Orxata de xufes valenciana, con o sin azúcar

11 Comentarios


Publico esta receta con mucha ilusión porque la horchata me encanta y no tenía la receta en el blog. En valenciano se llama “orxata” y por si no lo sabéis, la ciudad donde se produce la chufa (“xufa”) desde hace mucho tiempo y se puede tomar una rica horchata, es Alboraia, un pueblo de la huerta valenciana que ya está totalmente unido a la ciudad. Existen numerosos establecimientos, unos más famosos que otros, pero no por ello, la horchata está menos rica, y sí que cambia el precio. Con esta "orxata casera" sin azúcar, he preparado unos Fartons deliciosos.

Nunca he comprado horchata de super embotellada. No soporto el sabor. Mis recuerdos de infancia se remontan a la feria de mi pueblo y a la fiesta de S Antón en enero, incluso a las fiestas de moros en verano, en los que comprábamos chufas hidratadas. Nos las ponían en un cucurucho de papel de estraza y no las comíamos tal cual. Tengo que reconocer que desde que puse las chufas en remojo, he visitado la cocina a picar y comer alguna. Hacía tanto tiempo…

También mis recuerdos de la horchata están relacionados con comprarlas en las heladerías del pueblo. Eran heladeros que venían de Xixona, la ciudad del turrón y nos la servían con un cazo metálico. Deliciosa. 

Existe una leyenda que seguro conocéis porque corre por internet que dice que la palabra “orxata” la inventó el rey Jaume I, que en un día de la reconquista de las tierras valencianas, gustándole mucho el sabor de la bebida que le sirvió una chica joven, preguntó el nombre de la bebida. La chica le respondió en valenciano: "això es llet de xufes" (esto es leche de chufas), y el rey le contestó: "Això no és llet, això és or, xata!" (esto no es leche, esto es oro, chata). No deja de ser una leyenda, pero es simpática.

Le he dado un toque personal, no todo el mundo le añade canela o limón, pero a mí me gusta. 

Una vez leída la información que venía en el paquete (denominació d’origen xufa de València), leí con asombro que habla de las propiedades de la horchata sin azúcar. Escribo y traduzco literalmente lo que pone: La horchata contiene “arginina”, un aminoácido esencial, generador natural de la insulina, por lo que la horchata sin azúcar está altamente recomendada para los diabéticos.

Así que para darme el placer y seguir experimentando con la tagatosa, la he preparado con este edulcorante, porque reconozco, que sin azúcar, no me gusta nada y yo azúcar no puedo tomar. No se nota nada la diferencia.

A probar esta rica bebida muy fresca y espero que os guste mi receta.
Ingredientes

- 250 g de chufas (peso en seco) y 280 g (peso tras remojo)
- 180 g de azúcar, o de azúcar de abedul o 90 g de tagatosa
- 1 litro de agua mineral muy fría
- ½ cucharadita de canela en polvo
- un trocito de piel de limón sin la parte blanca 

Preparación en TMX

- Lavar las chufas, ponerlas en un bol y cubrirlas con agua y dejarlas en remojo 24 horas, cambiando el agua de 2 a 3 veces.

- Desechar el agua y lavar bien las chufas con agua. Después escurrirlas con la ayuda de un colador.

- Poner las chufas, el azúcar o la tagatosa, el limón y la canela en el vaso. Triturar 20 segundos, velocidad progresiva 5 /9. Tiene que quedar como una pasta espesa.

- Bajar los restos con la espátula y añadir el agua. Triturar 1 minuto, velocidad progresiva 5/9. Apoyar la mano en el cubilete por si se sale líquido por el bocal. Se saldrá seguro si la goma de la tapa no está en buen estado.

- Dejar en reposo en un bol cubierto con papel film para que macere de 2 a 3 horas, como mínimo a temperatura ambiente. En el paquete que compré, incluso habla de 24 horas y en la nevera. Yo lo he dejado todo este tiempo, pero creo que con 3 horas es suficiente. Este proceso potenciará el sabor de la horchata.

- Colar bien utilizando un colador cubierto con una gasa o con una servilleta fina de algodón. Ir presionando con una cuchara para extraer todo el jugo. Yo he utilizado el mazo de un mortero y me ha ido muy bien.

- Comprobar la textura para que esté a nuestro gusto y si nos gusta más líquida, añadiremos más agua o unos cubitos de hielo, volviendo a triturar 1 minuto, velocidad progresiva 5/9.

- Verterla en un recipiente. Yo utilizo una botella de cristal y la meto en la nevera. 
Preparación tradicional 

- El proceso es el mismo que con la TMX, pero se utilizará otro utensilio, una picadora, por ejemplo, o una batidora de vaso para triturar las chufas. 

Notas:
- Es mejor consumirla en el día, no dejarla más de 24 horas y siempre en la nevera. 

- Antes de tomarla, agitaremos la botella porque se forma un poso en el fondo.

- Se puede congelar.

- Si queréis utilizar en lugar de tagatosa, azúcar de abedul, pesaréis la misma cantidad que de azucar.

Bon profit!

11 comentarios:

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.