Coca colorines de chocolates y naranja

11 Comentarios


“Te doy las gracias por compartir unas recetas tan ricas y maravillosas. Me encanta que nos ayudes tanto y estés siempre innovando. Para mí eres mi ilusión y mis ganas de empezar cada día en la cocina. Es un placer seguirte. Feliz día”. 

Este precioso comentario, me lo escribió el pasado 27 de julio, una seguidora del blog y de mi página de Facebook, Thermofan. No conozco a Alicia, ni sé nada de ella, pero lo que sí puedo asegurar es que debe ser una mamá especial. Su nick en la red social está relacionado con ello, por eso lo deduzco. Alicia Supermamá me emocionó ese día y me alegró mucho. No es muy normal que personas ajenas al mundo de los blogs, escriban comentarios como éste, al menos a mí, no me pasa a menudo. Tan solo, recibo consultas relacionadas con las recetas. Por eso, leer el comentario y saber que puedo ayudar, ilusionar, ser motor de que alguien tenga ganas de cocinar, es muy gratificante para mí. Innovar ha formado parte de mi vida profesional y tal vez por ello y por mis dificultades a la hora de comer, sigo haciéndolo en el blog, siempre que surge.

Pensé dedicarle una receta a Alicia y no podía ser otra que algo elaborado por un niño en mi casa y que le pueda gustar a los pequeñajos o no tan pequeñajos. No sé Alicia, qué edad tendrán tus hijos, de hecho, da igual, pero me encantará que te guste mi regalo y que puedas preparar esta coca en casa y me lo cuentes. 

Mil gracias por tus palabras, por todo el afecto que demuestras a través de ellas. No me conoces y por ello, aún tienen más valor para mí. 

Y ahora, os cuento cómo surgió esta coca de chocolate tan colorida y tan rica.

En verano, suelo tener un invitado pequeñajo que siempre quiere cocinar conmigo algo dulce y a ser posible con chocolate. Es Alejandro, un niño de 9 años al que le gusta comer una barbaridad. La receta que más le gustó fueron estas Magdalenas chocoqueso. Aprovecho para recordarlas. 

Como se hace mayor, igual este verano ha sido el último que se viene a casa. Pidió algo de chocolate y cuando decidimos qué preparar, sus padres llamaron a la puerta, para comprobar que no molestaba. En seguida, les pidió que compraran unos Lacasitos y pensé que le darían el toque especial a esta coca choco-naranja que en un principio iban a ser unas magdalenas, pero las convertí en coca porque lo que interesaba era facilitar el trabajo y ahorrar tiempo.

El proceso siempre es el mismo. Saco la TMX a la terraza, la coloco sobre la mesa y después voy sacando todos los ingredientes. Alejandro va siguiendo las instrucciones y en esta ocasión pidió que pusiéramos más chocolate. Desde el jardín ya nos observa poca gente, pues ya es de sobra conocido que en el primero, vive una especie de loca que no sólo cocina en la terraza, sino que también saca un trípode y se pone a hacer fotos. A mí me da exactamente igual, al fin y al cabo, cada uno en su casa, hace lo que quiere. 

Tenía media pastilla de chocolate blanco que nadie en casa iba ya a consumir y pensé agregársela a la masa. Según me comentaron, las pastillitas de colores, le dan el punto “crunch” al morderla, pero el sabor a naranja y chocolate intenso, junto con el dulzor del chocolate blanco, es delicioso. El resultado no sólo gustó a Alejandro y a su familia, sino también a mi hijo, que precisamente no es muy fan del dulce.

Una coca muy esponjosa, sencilla que os va a gustar, especialmente si tenéis niños. Seguimos inventando y seguimos publicando cocas, porque en este blog nos encantan. ¡Ah! se me olvidaba que iban a ser unas magdalenas. A vuestro gusto lo dejo. Feliz semana.
Ingredientes 

- media naranja con piel
- 4 huevos L
- 200 g de azúcar
- 189 g de aceite de oliva suave o de girassol
- 80 g de cacao en polvo sin azúcar
- 160 g de harina de repostería
- 1 sobre de levadura química 
- 1 pellizco de sal
- ½ tableta de chocolate blanco
- un paquete de Lacasitos (opcional)
*una lata de 31 x 25 o un reciente rectangular apto para horno
*2 hojas de papel sulfurizado.

Antes de empezar…

- Si la naranja no es ecológica, lavar muy bien la piel y cepillarla.

- Sacar los huevos de la nevera para que estén a temperatura ambiente.

- Tamizar la harina y la levadura previamente. A mí me gusta hacerlo dos veces. 

- Cortar el chocolate blanco en trozos pequeños. Reservar.

- Mojar la lata con agua y forrarla con dos hojas de papel sulfurizado superpuestas. Me gusta que el papel sobresalga de la lata, pero como es pequeña, también se puede utilizar una hoja.

- Precalentar el horno a 250º.
Preparación en TMX

- Poner en el vaso la media naranja, los huevos y el azúcar. Triturar, 3 minutos, 37º, velocidad 5. Batir, programando, 3 minutos, velocidad 5.

- Incorporar el aceite y programar, 15 segundos, velocidad 5.

- Agregar el cacao, la pizca de sal y la mezcla de harina y levadura. Programar, 8 segundos, velocidad 6.
Este lacasito quiere ser protagonista, pero olvida que en la coca hay muchos más
Preparación tradicional

- Poner en el vaso de un robot o una batidora la media naranja cortada en trozos, los huevos y el azúcar. Triturar todo bien, hasta conseguir una mezcla homogénea. 

- Incorporar el aceite y seguir batiendo. 

- Agregar el cacao, la pizca de sal y la mezcla de harina y levadura. Batir sólo lo justo para que se integren.

Finalizando la coca

- Verter la mezcla en la lata forrada con papel. Ir introduciendo los trocitos de chocolate blanco en la masa. No deben quedar a la vista porque se quema con facilidad.

- Golpear la lata sobre la encimera de la cocina para evitar que se formen burbujas de aire.

Horneado 

- Bajar la temperatura del horno a 220º e introducir la lata. 

- Hornear durante unos 30 minutos, calor arriba-abajo. El tiempo dependerá del tipo de horno.

- Sacar la lata del horno y antes de que se enfríe la coca, ir introduciendo los Lacasitos en la masa caliente.

- Dejar que se enfríe, sacar de la lata y cortar en trozos.

Notas:

Si en vez de coca, queremos hacer magdalenas, seguiremos los siguientes pasos:

* Verter la masa en una manga pastelera. Rellenar las cápsulas de magdalena hasta las ¾ partes e igualmente, introducirlas unos 30 minutos en la nevera. Espolvorearlas con azúcar antes de hornear. Dejar que se enfríen y guardar en un recipiente metálico.

- Se puede dejar más tiempo la masa en la nevera.

- La coca es de tamaño pequeño, pero suficiente para comerla y que no sobre. Se pueden duplicar las cantidades utilizando un recipiente más grande.

Bon profit!

Receta adaptada del libro Magdalenas (Vorwerk), facilitada por Javier Hidalgo.

11 comentarios:

  1. Querida Marisa, comprendo cómo te sientes, la fidelidad de seguidores como Alicia, demuestra que haces las cosas bien no sólo por hacerlas, sino por toda la dedicación a tu trabajo en el blog.
    No lo digo porque el diseño sea más o menos bonito, que lo es, lo digo por la pasión que le pones a cada post, y eso se nota; aunque por tu profesión de profesora, quizá te sea más fácil escribir que a otros, seguro que no es nada fácil cuando te sientas a editar, las palabras no surgirán por arte de magia, son el punto final a muchas horas de pensar y pensar, desde que vas a comprar lo necesario para cocinar la receta, hasta el último clic al publicar. Por eso enganchas, y por eso me alegra que te lo digan públicamente, aunque solo sea un comentario, y no te hayan dado un Pulitzer, seguro lo sientes con el mismo placer, solo por esto merece la pena tanas horas de trabajo ¿a que sí?
    Y de tu coca ¿qué decir? Solo el ratito de felicidad que pasaste cocinando con tu pequeño amigo, vale la pena (y los vecinos que piensen lo que quieran)
    Los niños son muy francos, y si te tienen que decir lo que piensan, te lo dicen sin meditar en las consecuencias, como en esta ocasión, que seguro está de fábula con lacasitos o sin ellos, porque lo hiciste especialmente para él.
    Un beso muy fuerte, que sigas disfrutando como hasta ahora.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marisa; ese niño contigo estará encantado, vaya coca más bonita te ha quedado y que precioso corte tiene, me ha encantado, y el comentario precioso, ese dia si tienes un bajon con un comentario así te vienes arriba enseguida, que bonito, cuanto gustan esas cosas para la gente como nosotras que se reconozca y que guste nuestro trabjo, pero ni todo el mundo lo reconoce ni suele pasarme a mi lo que a ti jeje...Bess

    ResponderEliminar
  3. Una pinta de auténtico lujo desde luego. Un besazo.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Marisa,que chica tan encantadora Alicia,la verdad es que este mundo de wet,te deja muchas veces con la boca abierta,,,,,,y el corazón henchido,al toparnos con personas maravillosas por nuestro blogs,yo disfruto leyendo sus comentarios y agradezco la sonrisa que muchas veces me sacan y sobre todo en momentos difíciles que he pasado
    Es una de las razones ,por la que seguimos muchas veces quitándonos el tiempo de otras cosas, para poder publicar
    Esta coca me encanta con lo adicta que yo soy al chocolate¡¡¡¡
    Muchos besitos preciosa y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  5. Esos mensajes son los que llenan el corazón y más si vienen de personas como Alicia que no conocemos, pues ella sabe muy bien de las delicias que se cuecen en esta cocina, siempre cálida y llena de colores como esta coca que hiciste con Alejandro y aunque no soy muy chocolatosa esta coca combinada con chocolate blanco y naranja, más todo lo que tiene se ve tan esponjosa y rica y la idea con esos lacasitos esta perfecta para grandes y enanos, así que me llevo un trocito querida Marisa,

    ResponderEliminar
  6. Ésta es la mejor recompensa que hayas podido receibir en años de blog, entre otras, de eso estoy segura. Pero el reconocimiento de un niño se agradece muchísimo, son los más más francos, los más crítios y los que más nos enternecen. me alegro mucho por ello y seguro que estará encantado qon esta coca tan bonita y deliciosa. Mil besos!!

    ResponderEliminar
  7. Hola Marisa! Es la primera vez que visito tu blog pero ya te conozco por todas las menciones que hacen de ti mis blogs amigos con tus retos tan famosos! Y por una primera visita me encuentro con una entrada llena de sinceridad, de agradecimiento y de amor. ¿Por qué habré tardado tanto en venir? Jeje! Me gusta mucho lo que veo y la dedicatoria a tu padre con la foto me ha emocionado...
    En fin, la receta me ha encantado también, tengo a mi niño en casa al que le gusta mucho cocinar y creo que le chiflaría realizar esta receta igual que a tu pequeño visitante jeje! La coca se ve deliciosa y se la ve una miga húmeda como a mi me gusta!!
    No veo ningún botón para seguirte pero volveré ;) Un besito!!

    ResponderEliminar
  8. Hola guapísima !!!
    Esa es la mejor recompensa del blog, los comentarios que te alegran el día y te llenan de orgullo como un pavo real.
    Me parece que de tu amigo por mucho que crezca no te librarás con facilidad, si habría que verle la cara al salir de tu cocina con este pedazo de coca. Además de colorista, que lo es y mucho, leyendo los ingredientes no puedo pensar más que en lo rica que tenía que estar, me ha encantado pero que mucho.
    Besotes mi niña, feliz finde.

    ResponderEliminar
  9. Gracias a comentarios como ese tenemos ilusión por seguir con nuestra recetas, un detalle muy bonito para con esa seguidora!!
    Y también es una suerte tener niños a los que les encanta cocinar y aprender cosas nuevas, mis sobrinos cuando vienen a casa disfrutan mucho cocinando conmigo y yo con ellos. Una coca muy colorida y rica!! Bs.

    ResponderEliminar
  10. Hola!!! Un detalle precioso, el comentario de Alicia. Qué ilusión da este tipo de acciones, dan mucho ánimo y agradecimiento. Los colorines me encantan, le dan un aire divertido y monísimo, seguro que te la quitaba de las manos, jeje, que me conozco... una delicia, petonets!

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola Marisa! Me hace mucha ilusión visitarte otra vez después de mis vacaciones y encontrarme con esta coca deliciosa, especialmente diseñada para este chico motivado con la repostería. Igualmente me gusta el comentario que te ha dejado mi tocaya, cuando esto te ha escrito por algo será. Me guardaré tu coca pues yo también conozco a una chiquita que le entusiasmará la idea de verla al alcance de sus manos. Besitos.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por comentar. Me alegra leer tus palabras y si aprendo de ellas, todo un placer.
Espero tu visita de nuevo.
Este blog no participa en cadenas de premios. Gracias si has pensado en mí.